VII Curso de Extensión Universitaria CNDM/ULE: El legado musical, músicas históricas

Print Friendly, PDF & Email

Creamos un nuevo Jardín

FILOSOFÍA Y LETRAS YA CUELGA EL MACROMURAL INSPIRADO EN EL ‘JARDÍN DE LAS DELICIAS’

Un macromural de cinco metros de ancho por seis de alto cuelga desde esta mañana en el hall de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de León (ULE). Es el resultado del trabajo de un centenar de personas que han creado su visión particular de la reconocida obra ‘El Jardín de las Delicias’ de El Bosco, desde que la iniciativa ‘Queremos crear un nuevo Jardín’ fuera impulsada el pasado mes de marzo por la Biblioteca de Filosofía, la tercera que organiza con el único objetivo de hacer trascender el espacio bibliotecario a la sociedad.

El dibujante Lolo, y la responsable de la biblioteca, Leticia Barrionuevo son el alma mater de este trabajo colaborativo en el que han participado estudiantes, profesores, artistas y personal de la comunidad universitaria. La idea surgió tras la anterior colaboración entre la Biblioteca y el dibujante Lolo quien impartió un taller de pintura sobre retratos de célebres clásicos de la literatura que hoy decoran las salas de biblioteca. El interés de Barrionuevo y Lolo por promover iniciativas para que las bibliotecas “sean un sitio abierto a la sociedad y no una mera sala de estudio”, hizo que surgiera la composición de un nuevo jardín partiendo del panel central del tríptico de El Bosco.

A partir de ahí, trocearon la obra en 98 fragmentos que fueron entregados a cerca de 80 personas quienes trabajaron desde el óleo al carboncillo, la acuarela o el pastel, y al mismo tiempo se contó con la colaboración de la Asociación RAZA de Sariegos para la elaboración de una serie de figuras sobre el tercer panel del tríptico, ‘El Infierno’, que están ubicadas a los pies del macromural en el hall de Filosofía y Letras. Moñi de Castro, representante de este colectivo, destacaba esta mañana el importante trabajo que han elaborado cerca de 30 mujeres del municipio en estos últimos meses. El macromural ya se presentó en la Feria del Esoterismo el pasado verano en El Bierzo y próximamente se llevará a Sariegos y no descartan llevarlo a otros foros turísticos y culturales.

Con la presentación de hoy, la Biblioteca de la Facultad de Filosofía y Letras de la ULE vuelve a demostrar que la programación de actividades en la misma sala y más allá de sus puertas genera un cambio en la visión de las bibliotecas como lugares cerrados y exclusivos para los universitarios. Su primera propuesta fue ‘La Biblioteca te guía’, la siguiente ‘#miblioselfie’ una novedosa iniciativa en la que se llamaba al público a hacerse un selfie con los retratos de Góngora, Quevedo y Cervantes y sus frases célebres que fueron pintados por Lolo y sus alumnos, ahora la inspiración en El Bosco para crear un nuevo Jardín y ya trabaja en una nueva propuesta, esta vez combinará gastronomía y literatura. Un reto desde la universidad, abierto a la sociedad y la cultura.

(Contacto medios: Leticia Barrionuevo, Responsable Biblioteca Letras, 987 29 10 04)

Print Friendly, PDF & Email

Sosa Wagner reedita su novela “Es indiferente llamarse Ernesto”

Resultado de imagen de francisco sosa wagner

El catedrático de la Universidad de León Francisco Sosa Wagner rescata Es indiferente llamarse Ernesto (Editorial Funambulista). En esta novela, que tiene como protagonistas a los miembros de una familia española de mediados del siglo XX, se retratan las ambiciones, las fantasías y las frustraciones, las esperanzas y las desconfianzas, las amistades y sus venenos; en definitiva, los pliegues y repliegues del alma humana. De este libro (merecedor del Premio Miguel Delibes de narrativa en 1992) el académico Emilio Alarcos Llorach comentaba en su prólogo: «Se hace en la obra un análisis despiadado de las actitudes humanas: interesadas, insolidarias, estúpidas o ridículas. Al descarnarlas con fría disección, no se llega sin embargo, al esperpento porque sobre la impávida visión pesimista se cierne un aura liviana de compasión inteligente. La censura acerba se convierte en ironía indulgente; quiere esto decir que la prosa de la novela conserva los rasgos típicos de la tradición del humor español». Es indiferente llamarse Ernesto es en palabras de Sosa Wagner, autor de un millar de artículos costumbristas, «una obra hija de la pasión por la escritura y nieta de la observación mordaz y humorada de la vida». En ella se conjugan los episodios en una acción vívida y llena de sorpresas que no dejarán de fascinar al lector.

Sosa Wagner, ex diputado del Parlamento Europeo, es autor de numerosos libros, que se mueven en el mundo del Derecho, la Historia y la Literatura.

Fuente: El Diario de León.es 07-11-2017

Guardar

Guardar

Print Friendly, PDF & Email

La Catedral, próxima parada de la Sociedad Coral de San Pablo

 

Los miembros de Sociedad Coral de San Pablo. DL -

La Sociedad Coral de San Pablo (St. Paul Choral Society), uno de los principales coros polifónicos de Malta, será la encargada de abrir hoy a partir de las 21.00 horas el mes más musical del año en la Catedral de León con un concierto del ciclo Coro maltés cantando por el Camino de Santiago.

El recital se enmarca dentro de la gira que esta agrupación polifónica iniciará en la Catedral de Burgos el día 4 y que culminará en Santiago de Compostela los días 7 y 8.

El programa del concierto que la Sociedad Coral de San Pablo ofrecerá en la Pulchra, integrada por 42 voces bajo la dirección del fundador de esta agrupación, Hugo Agios Muscat, y con el acompañamiento de la organista Elisabeth Conrad, se abrirá con una primera parte coral que echará a andar con la interpretación de la pieza I cieli immensi narrano de B. Marcello.

Le seguirá O quam gloriosum de T. L. de Victoria, Dixit Maria de H. L. Hassler, Exsultate justi de L. G. de Viadana, Virgo prudentissima de F. Azopardi, para concluir con Sancta Maria, Mater Dei de W. A. Mozart.

Un amplio repertorio para un programa con el que la Sociedad Coral de San Pablo, fundada en el año 1988, ofrecerá un recorrido musical que va desde el siglo XVI hasta el tiempo actual y que es el objeto de trabajo de este coro polifónico.

Lugar: Catedral de León.

Hora: 21.00.

Entrada: gratuita (hasta completar aforo).

Fuente: El Diario de León.es 05-09-2017

Guardar

Guardar

Print Friendly, PDF & Email

III Congreso Internacional de Jóvenes Investigadores «Mundo hispánico: cultura, arte y sociedad»

Print Friendly, PDF & Email

La cresta de la Catedral está herida

Resultado de imagen de pinaculos catedral leon

Un trabajo de altura. Lento. Caro. Engorroso. Patrimonio aprobó ayer la restauración de tres nuevos pináculos de la crestería del claustro de la Catedral de León. Se trata de la tercera fase. Con ellos serán nueve los que han pasado la ‘ITV’. Quedan aún otros quince. Unos trabajos que financia en su mayor parte la Diputación —que aporta 20.000 euros—, además de los 8.000 procedentes de la entrada que pagan quienes visitan el templo gótico. Pero hay más obras en cartera, algunas aplazadas durante décadas. El Cabildo quiere destinar parte de la recaudación de la taquilla a recuperar la policromía del pórtico norte y al rosetón de la fachada principal. La Catedral no era inicialmente tan gris como ahora. Muy al contrario, los estudios efectuados en la piedra revelaron que la de León fue una de las catedrales góticas con mayor profusión cromática. Los maestros constructores nunca concebían la piedra desnuda. La portada de la Virgen del Dado (la que da paso al claustro) es la que quiere rescatar el Cabildo, porque es la única que aún conserva la policromía original del siglo XVI.

La capilla más secreta de la Catedral podría abrir sus puertas este año. Y todo gracias al Museo de la Semana Santa, que obligará a traslada el Taller de Vidrieras desde el Seminario a un inmueble que el Cabildo está acondicionando y que permitirá, a su vez, despejar el mausoleo del Conde Rebolledo, utilizado desde hace décadas como trastero. Esta capilla vetada al público, a la que se accede por una puerta enrejada del claustro, alberga el espectacular sepulcro del Conde Rebolledo; una estancia donde hay otros tesoros, como la esfera del penúltimo reloj de la fachada principal de la Catedral, de 1788, lápidas funerarias medievales de gran valor o las cuatro tallas de madera del primitivo órgano barroco

Fuente: El Diario de León.es 30-03-2017

Print Friendly, PDF & Email

IV JORNADAS DE LA RED INTERNACIONAL DE UNIVERSIDADES LECTORAS SOBRE LITERATURA ACTUAL

Se podrá conseguir el certificado de créditos, siguiendo la retransmisión en streaming, en directo o visionando posteriormente las grabaciones de las conferencias, cuyo enlace se pondrá a disposición de los interesados.

Print Friendly, PDF & Email

El leonés De la Huerga gana el Premio de la Crítica

El escritor leonés afincado en Valladolid José Manuel de la Huerga, autor de ‘Pasos en la piedra’. EDUARDO MARGARETO -

José Manuel de la Huerga se alzó ayer con el Premio de la Crítica de Castilla y León por su novela Pasos en la piedra, que transcurre en abril de 1977, en plena Semana Santa, cuando fue legalizado el Partido Comunista.

Entre los diez finalistas al premio que convoca la Fundación Instituto Castellano y Leonés de la Lengua había otros tres autores leoneses, Antonio Colinas, José María Merino y el periodista del Diario de León Carlos Fidalgo; además de Pilar Salamanca, que pasó su niñez y adolescencia en León.

El jurado calificó ayer como «novela redonda» el último libro De la Huerga, quien confesó que este galardón, en el que ha sido cuatro veces finalista, le da seguridad. «Cuando un escritor, que trabaja en soledad con sus fantasmas, recibe un reconocimiento así es como si hubiera alguien al otro lado», dice. De la Huerga valora especialmente este premio porque en el jurado hay profesores, críticos, periodistas y libreros.

El escritor leonés refleja en la novela esa España que vislumbraba la libertad. Un libro que transcurre en cinco días —entre el Miércoles Santo y el Domingo de Resurrección—, con el sonido de cornetas y tambores de fondo. José Manuel de la Huerga (Audanzas del Valle, 1967), autor de Apuntes de medicina interna, no sólo ha sabido conciliar mundos tan antagónicos como el de las cofradías de Semana Santa con los militantes de un partido que trata de salir de la clandestinidad, sino que presentó la novela en la sede del PC de Valladolid y también en una localidad tan semanasantera como Medina de Rioseco. Pasos en la piedra es un thriller «en el que se entrecruzan los pasos de varios personajes», en una de esas ciudades del Poniente de Antonio Pereira. De la Huerga tiene grabada en la retina aquella época en la que el ritmo de las ciudades se detenía al paso de unas procesiones íntegramente de hombres.

A la caza de ballenas

De la Huerga ya está trabajando en su próxima novela, en la que

vuelve a la tradición para rescatar a aquellos balleneros del Cantábrico. Un libro que delata su admiración por Moby Dick, de Herman Melville, y Gran Sol, la olvidada novela de Ignacio Aldecoa. Casado con una cántabra, este profesor de fuertes raíces en el Páramo reconoce que «el mar tiene un imán como pocas cosas». Una atracción que es más poderosa con las gentes de ‘tierra adentro’, como es su caso.

Al autor de Solitarios le gusta «dar una vuelta a las tradiciones», como en Pasos de piedra, que no es, ni mucho menos, una exaltación de la Semana Santa. De hecho, el autor no oculta que no es creyente, aunque sí seguidor de las procesiones, que contempla desde el punto de vista antropológico y artístico. Por Pasos en la piedra (Editorial Menoscuarto), desfilan los más variados y singulares personajes, como el pajarero, un profesor de Biología que lleva cincuenta años buscando un pájaro solitario que únicamente canta en los días de Pasión, y cómo esa obsesión le mantiene vivo; o la pareja de adolescentes que se estrena al amor. Tampoco faltan los jóvenes revolucionarios, que ansían la legalización del Partido Comunista. Personajes cuyas vidas se van cruzando conforme se suceden las procesiones.

Fuente: El Diario de León.es 08-03-2017

Print Friendly, PDF & Email

El Instituto de Humanismo de la ULE investiga la colonización y conquista de América y Filipinas

De izquierda a derecha, Jesús Paniagua, Paz Benito del Pozo, Mª Luisa Alvite y Eduardo Álvarez del Palacio.

Un equipo dirigido por Jesús Paniagua, profesor del departamento de Historia de la Universidad de León (ULE) –y formado por especialistas en áreas de filología, historia de América, arte, geografía, documentación y cartografía histórica– trabaja en un proyecto de investigación sobre estudios y ediciones de autores españoles y americanos, así como sobre la vida intelectual y cultural desarrollada en España y América durante un amplio periodo cronológico, del siglo XVI a finales del XIX.

Las investigaciones –‘La herencia clásica. Descripciones y representaciones del Mundo Hispánico. Siglos XVI-XIX’ y ‘Tradición clásica y patrística y exégesis bíblica en el humanismo (Pedro de Valencia y Lorenzo de Zamora)’–, cuentan con una importante financiación del Ministerio de Economía y Competitividad. Los proyectos se prolongarán hasta el 2019 y suponen la continuación de otros anteriores que abordaban temáticas relacionadas. En esta ocasión, los estudios analizarán aspectos como las obras de Fernando Montesinos y José Rivilla y Bonet, las descripciones geográficas en los denominados ‘territorios de frontera’, el epistolario de Pedro de Valencia, los problemas de autoría y análisis de los Discursos sobre el Eclesiastés de Salomón, y la educación físico-corporal en el humanismo médico español, entre un extenso listado de documentos, textos y catálogos.
Estos proyectos de investigación responden al espíritu multidisciplinar que el Instituto LOU de Humanismo y Tradición Clásica desarrolla desde su creación en 2006, que dio lugar al reconocimiento de un grupo de excelencia por parte de la Junta dos años después de su fundación.

Jesús Paniagua, director del instituto, insiste en fomentar ese carácter interdisciplinar. «Al principio comenzamos con áreas de conocimiento como Cartografía, Filología Clásica, Educación Física, Filología Hebrea, Historia de América… y, a posteriori, más recientemente, se han sumado otras áreas, como Derecho Romano, Biología, Geografía Humana, Documentación…».

Inculcar reflexión y diálogo

Potenciar el estudio del humanismo y la tradición clásica en Europa y América y contribuir a la reflexión y al diálogo en torno a las cuestiones relativas al hombre y a la sociedad son los grandes objetivos sobre los que se asienta el trabajo de los treinta docentes implicados en el fortalecimiento investigador de este instituto que dirige Paniagua junto a un equipo directivo integrado por Eduardo Álvarez del Palacio, profesor de Educación Física y Deportiva, y Paz Benito del Pozo, profesora de Geografía.

Fruto de la tarea investigadora, el instituto atesora colecciones consideradas como referentes en Humanismo y Tradición Clásica a nivel nacional e internacional, como ‘Humanistas españoles’ (38 volúmenes), y ‘La Tradición Clásica y Humanística en España y América’ (14 volúmenes publicados). «El prestigio de estas colecciones hace que se encuentren reseñas en prestigiosas publicaciones de todo el mundo y algunos de sus volúmenes han formado parte de los libros recomendados y publicitados por el portal del hispanismo del Instituto Cervantes», explica Paniagua, para quien la labor divulgadora de nuestras investigaciones a través de estas publicaciones «es fundamental», pues, una de las fortalezas del instituto es, «la sensibilidad con el entorno, tanto en la investigación, como en la docencia y la divulgación».

En esa exigencia de adaptación al medio, el Instituto de Humanismo se encuentra inmerso en un Plan Estratégico de mejoras y potencialidades dentro de una política que exige una mayor transversalidad, una exigencia que –según Paniagua– como grupo investigador «ya iniciamos en los años noventa cuando vivía el doctor Morocho Gayo». Desde esa transversalidad pretenden contribuir al desarrollo, la innovación y la conservación, así como a la sostenibilidad del patrimonio y su conservación. «Todo ello a pesar de la creencia generalizada de que las Humanidades no son competitivas, ni rentables, ni pueden contar con criterios cuantitativos ajustados a la realidad de la investigación», concreta el director del instituto, al tiempo que recuerda que las Humanidades «ayudan a reforzar los vínculos humanos, generan cultura y desde ellas se favorece la relación entre las personas y las sociedades, incluso se generan los fundamentos que evitan el desarraigo de una sociedad».

Máster en pensamiento europeo

Una competencia añadida al Instituto de Humanismo es la coordinación –con el respaldo del Instituto de Estudios Medievales de la ULE- del Máster en Cultura y Pensamiento Europeo: Tradición y Pervivencia, con un plan de estudios que combina aspectos formativos sobre Historia, Arte, Filología, Filosofía y Literatura, así como materias de carácter metodológico orientadas a la investigación en Humanidades. Uno de los valores del máster es el convenio que mantiene con la Universidad de Bonn que permite el intercambio de alumnos y profesores entre ambas instituciones, «y contribuye a la internacionalización de los posgrados de la ULE», explica Mª Luisa Alvite, profesora y coordinadora del Master. En la actualidad, 12 estudiantes procedentes del máster han inscrito sus correspondientes tesis doctorales en el Programa de doctorado ‘Mundo hispánico: raíces, desarrollo y proyección’, y tres cuentan con becas.

Fuente: El Diario de León.es 16-02-2017

Print Friendly, PDF & Email

San Isidoro abre su sala “secreta”

La Capilla de los Quiñones, pese a estar situada en el claustro, a pocos pasos del Panteón Real, es una de las salas más secretas de San Isidoro. El tesoro de los reyes de León se ha trasladado a esta estancia del siglo XII que sólo abrió puntualmente en 1993 para albergar doce piezas del Metropolitan de Nueva York. Ahora, 27 joyas que los monarcas leoneses donaron a San Isidoro han encontrado refugio en la que fue también sala capitular de la colegiata.

La mudanza se ha hecho por cuestiones prácticas; la nueva sala permitirá que el museo exhiba sus mejores piezas y, por consiguiente, siga teniendo público, mientras la Cámara del Tesoro, también denominada Cámara de Doña Sancha, queda despejada para que los restauradores inicien la recuperación de los frescos renacentistas arrancados de las paredes hace 55 años por orden del arquitecto Menéndez Pidal.

Cuatro tallas románicas —dos de Santa Ana, de los siglos XIV y XV; y dos vírgenes sedentes con niño, de los siglos XII y XIII— flanquean la entrada a la nueva estancia, que aún conserva algunas pinturas murales. El enclave que el conde Luna eligió como mausoleo, convertido en establo durante la invasión napoleónica, preserva la antigua puerta norte de la basílica, hoy cegada e inutilizada.

Esta estancia se restauró hace dos años con el fin de exhibir en ella la espléndida colección de telas regias y sagradas de la colegiata, incluido el conocido Pendón de Baeza. La estrella iba a ser el ajuar de la infanta doña María, una de las piezas textiles más importantes de la Edad Media de cuantas se conservan en España, ya que apenas existen prendas tan antiguas como estas, del siglo XIII. Muy probablemente los tesoros que se han trasladado —vitrina incluida— acaben en otras ubicaciones cuando se lleve a cabo la reforma del Museo, presupuestada en 4,8 millones de euros, de los que la Junta sufraga 2,3 millones; la Fundación Montemadrid, otros dos millones y el Cabildo, 500.000 euros.

Entre las joyas que ahora decoran la antigua sala capitular está el arca de las reliquias de san Isidoro, el Arca de los Marfiles y la Arqueta de los esmaltes de Limoges. Sin duda, una de las mejores colecciones de orfebrería medieval del mundo. De hecho, dieciséis investigadores de cinco países están actualmente inmersos en averiguar —a partir de 33 piezas del tesoro— cómo llegaron a San Isidoro estos objetos —muchos de ellos de origen musulmán— y la utilización que de ellos hicieron los monarcas, tanto como obsequios para los aliados, como reservas financieras que se podían despiezar en tiempos de necesidad.

Otra vitrina custodia una de las piezas más enigmáticas de San Isidoro, un diminuto relicarios del siglo X que podría ser un ídolo vikingo o la pieza de un antiguo juego parecido al ajedrez y que en la década de los noventa atrajo la atención de investigadores daneses.

La nueva sala del tesoro, a la que se accede desde el claustro, permitirá la entrada a personas con movilidad reducida, para quienes era infranqueable la angosta escalera de caracol que conduce a la Cámara del Tesoro.

Fuente: El Diario de León.es 09-02-2017

Print Friendly, PDF & Email