La Feria del Libro en León entre reliquias, refranes, iglesias y rascacielos

El buen tiempo siempre ayuda y desde el sábado la plaza de San Marcelo ha tenido en el sol un aliado inmejorable a la hora de conseguir que la gente se acerque a los ‘stands’ de la edición número 38 de la Feria del Libro de León, curiosee e incluso adquiera algún volumen. Ayer, la presencia de Julio Llamazares fue sin duda uno de los principales alicientes de la jornada y de todo un evento este año refugiado masivamente en nombres y temas locales pero ausente de nombres de altura —incluyendo los vinculados a esta tierra—.

Fue algo sobre lo que reflexionó ayer Llamazares, autor sin pelos en la lengua que lamentaba cómo León, pese a contar con la nómina de escritores «más importante» de toda España, cuenta con «una de las ferias del libro más pobres» en las que haya participado. El autor nacido en la desaparecida localidad de Vegamián firmó ejemplares de muchas de sus obras, en especial de su última novela, Distintas formas de mirar el agua, pero también de la reciente reedición de El entierro de Genarín, cuyo ilustrador, Antonio Santos, también participó en un encuentro con los lectores. David Rubio y su libro Los cuatro palos del tiempo, Eleuterio de Prado con Nanas del abuelo y otros poemas y Joaquín Alegre con Cuaderno de arena fueron otros de los autores ayer participantes.

El programa de hoy incluye la presencia de títulos eminentemente basados en el patrimonio, aunque sin olvidar, eso sí, el género narrativo. De esta manera, Maximiano Pastrana presentará Manual de la historia y el patrimonio de León, una obra rigurosa y amena a través de la cual se puede seguir el devenir de León desde su prehistoria hasta la actualidad mientras que Carlos J. Taranilla dará a conocer Breve historia del arte, una panorámica completa del arte universal a lo largo de todas las épocas y Javier Rúa firmará su gran compilación de refranes tradicionales leoneses sobre el tiempo.

Tampoco faltarán a la cita dos novelas, esa singular unión del calecho leonés y la novela negra americana que es Filandón negro, de Fernando Montes, y El sol entre los rascacielos, de Epigmenio Rodríguez, en torno a los anhelos y nostalgias de una saga de emigrantes.

Fuente: El Diario de León.es 11-05-2015

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *