El leonés De la Huerga gana el Premio de la Crítica

El escritor leonés afincado en Valladolid José Manuel de la Huerga, autor de ‘Pasos en la piedra’. EDUARDO MARGARETO -

José Manuel de la Huerga se alzó ayer con el Premio de la Crítica de Castilla y León por su novela Pasos en la piedra, que transcurre en abril de 1977, en plena Semana Santa, cuando fue legalizado el Partido Comunista.

Entre los diez finalistas al premio que convoca la Fundación Instituto Castellano y Leonés de la Lengua había otros tres autores leoneses, Antonio Colinas, José María Merino y el periodista del Diario de León Carlos Fidalgo; además de Pilar Salamanca, que pasó su niñez y adolescencia en León.

El jurado calificó ayer como «novela redonda» el último libro De la Huerga, quien confesó que este galardón, en el que ha sido cuatro veces finalista, le da seguridad. «Cuando un escritor, que trabaja en soledad con sus fantasmas, recibe un reconocimiento así es como si hubiera alguien al otro lado», dice. De la Huerga valora especialmente este premio porque en el jurado hay profesores, críticos, periodistas y libreros.

El escritor leonés refleja en la novela esa España que vislumbraba la libertad. Un libro que transcurre en cinco días —entre el Miércoles Santo y el Domingo de Resurrección—, con el sonido de cornetas y tambores de fondo. José Manuel de la Huerga (Audanzas del Valle, 1967), autor de Apuntes de medicina interna, no sólo ha sabido conciliar mundos tan antagónicos como el de las cofradías de Semana Santa con los militantes de un partido que trata de salir de la clandestinidad, sino que presentó la novela en la sede del PC de Valladolid y también en una localidad tan semanasantera como Medina de Rioseco. Pasos en la piedra es un thriller «en el que se entrecruzan los pasos de varios personajes», en una de esas ciudades del Poniente de Antonio Pereira. De la Huerga tiene grabada en la retina aquella época en la que el ritmo de las ciudades se detenía al paso de unas procesiones íntegramente de hombres.

A la caza de ballenas

De la Huerga ya está trabajando en su próxima novela, en la que

vuelve a la tradición para rescatar a aquellos balleneros del Cantábrico. Un libro que delata su admiración por Moby Dick, de Herman Melville, y Gran Sol, la olvidada novela de Ignacio Aldecoa. Casado con una cántabra, este profesor de fuertes raíces en el Páramo reconoce que «el mar tiene un imán como pocas cosas». Una atracción que es más poderosa con las gentes de ‘tierra adentro’, como es su caso.

Al autor de Solitarios le gusta «dar una vuelta a las tradiciones», como en Pasos de piedra, que no es, ni mucho menos, una exaltación de la Semana Santa. De hecho, el autor no oculta que no es creyente, aunque sí seguidor de las procesiones, que contempla desde el punto de vista antropológico y artístico. Por Pasos en la piedra (Editorial Menoscuarto), desfilan los más variados y singulares personajes, como el pajarero, un profesor de Biología que lleva cincuenta años buscando un pájaro solitario que únicamente canta en los días de Pasión, y cómo esa obsesión le mantiene vivo; o la pareja de adolescentes que se estrena al amor. Tampoco faltan los jóvenes revolucionarios, que ansían la legalización del Partido Comunista. Personajes cuyas vidas se van cruzando conforme se suceden las procesiones.

Fuente: El Diario de León.es 08-03-2017

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *