La física explica las extrañas canicas que tu vecino deja caer por la noche

Si el insomnio nos llega al caer la noche, los sentidos nos pueden jugar malas pasadas. Por muy poca luz que haya, la oscuridad no es total: parece estar recorrida por pequeñas hormigas luminosas. El efecto se exagera si presionamos nuestros párpados: aparecen patrones luminosos y geométricos, los llamados fosfenos, a causa de la estimulación mecánica de la retina. A veces, la casa parece estar viva: a causa del viento o por la contracción de los materiales, relacionada con los cambios de temperatura del día y la noche, los ladrillos y las vigas crujen y el silencio muere entre chasquidos.

Resultado de imagen de golpe ariete tuberias agua

Leer la noticia completa

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *