Lili Boulanger (1893-1918): 100 años de la muerte de un ángel de la música

Resultado de imagen de Lili Boulanger

“Como amigo de Francia, me gustaría expresar mi asombro de que Lili Boulanger no sea considerada la persona que realmente es, ¡la mejor compositora en la historia de la música!”.

Estas vehementes declaraciones fueron hechas por el director de orquesta Igor Markévitch, que estuvo al frente de la orquesta que realizó el primer registro discográfico de las obras de Lili Boulanger en 1960.

No es el único que ha manifestado una opinión similar al enjuiciar la breve, pero intensa carrera musical de la compositora francesa. Desgraciadamente, esa brevedad fue el fruto lógico de su corta vida. Lili falleció el 15 de marzo de 1918 a los 24 años de edad.

Su corta y dolorosa vida está estrechamente relacionada con la biografía de toda su familia, pero especialmente con la de su hermana mayor Nadia (1887-1979). Y con el Conservatorio de París. A través de su extraordinario talento, pudo alcanzar una gran madurez artística como compositora en el escaso tiempo de su vida.

Lili Boulanger nació el 21 de agosto de 1893. Era parte de la tercera generación de una familia de músicos. La familia Boulanger dominó el Conservatorio de París durante casi dos siglos. La hermana mayor, Nadia Boulanger, permaneció fiel a esta institución hasta su muerte en 1979.

El padre, Ernest Boulanger (1815-1900) fue compositor y director de orquesta y recibió el codiciado “Prix de Rome” a la edad de 19 años, pero luego se dedicó al canto y en 1871 se convirtió en profesor de canto en el Conservatorio de París. Se casó con una de sus alumnas, 43 años más joven, la rusa Raïssa Myschetsky (1858-1935).

Mientras que a su hermana Nadia inicialmente no le gustaba la música. Lili Boulanger empezó a cantar a la edad de dos años y medio. Sin embargo, enfermó de bronconeumonía, de la cual no se recuperó por completo a lo largo de su vida. Las enfermedades infecciosas frecuentes en el tracto gastrointestinal le atormentaron para siempre.

La primera composición de Lili Boulanger fue escrita en 1900, probablemente con motivo de la muerte de su padre. La composición, de la cual solo se quedan bocetos, se llama “La lettre de mort”.

Su primera aparición pública fue el 5 de septiembre de 1901, donde apareció como solista de violín. Además del violín, también tocaba violonchelo, arpa y piano.

En 1909, fue admitida oficialmente en el conservatorio, aunque rara vez se la encontraba allí. Ella se comunicaba por escrito con sus maestros. Lili Boulanger fue una de las primeras alumnas en composición.

En los primeros años de Lili (1910-1911) en el conservatorio, frecuentemente  tuvo que permanecer fuera debido a sus continuos problemas de salud. Desde el año 1912, Lili Boulanger parece haberse centrado específicamente en obtener el prestigioso “Prix de Rome”.

File:Nadia et Lili Boulanger 1913.jpg

Nadia y Lili Boulanger en 1913. Fotografía: Agence Meurisse

El primer paso, la admisión oficial a la clase de composición del Conservatorio de París, fue solo una cuestión de forma: su talento, la red de contactos dentro del prestigioso centro y la reputación de sus antepasados ​​allanaron el camino para ella.

Sin embargo, debido a su salud, tuvo que abandonar este objetivo en mayo de 1912. Durante los siguientes seis meses, la enfermedad no le dejó más remedio que tomar un descanso obligatorio.

El año 1913 finalmente le trajo el éxito deseado. Ella ganó el “Prix de Rome” a la edad de 19 años por la cantata compuesta para la ocasión “Faust et Hélène”, siendo la primera mujer en conseguirlo. Con este premio, ahora se la consideraba oficialmente como compositora, era financieramente independiente e inmediatamente firmó un contrato con la editorial Ricordi. Los premiados con el “Prix de Rome” se quedaban en la Villa Medici de Roma para ampliar sus estudios. comenzaron en marzo de 1914 y tuvieron que interrumpirlo en agosto de ese año por el estallido de la Primera Guerra Mundial.

lili 2

Lili Boulanger con sus Compañeros en la Villa Medici de Roma (1914)

Desde 1915 en adelante, Lili Boulanger, junto con su hermana, se dedicó a tareas caritativas hasta su muerte, a favor de colegas del Conservatorio reclutados para el frente. Después de un descanso de un año y medio, regresó a Roma en febrero de 1916. Su enfermedad se hizo cada vez más implacable, a menudo atándola a la cama e interfiriendo con su trabajo creativo en Villa Medici. En junio de ese año, regresó a París.

En su trabajo, los acordes oscuros de “Dans l’ inmensa tristesse” reflejan su estado de ánimo en ese momento, que se caracterizó por períodos de depresión severa. En febrero de 1917, abandonó París por orden de su médico, para someterse a una cirugía en Arcachon, cerca de Burdeos, donde ella y su familia tenían grandes esperanzas. Pero el éxito fue de corta duración. Consciente del poco tiempo que le quedaba, Lili Boulanger se esforzó por completar composiciones previamente iniciadas, principalmente las religiosas. A la edad de 24 años, el 15 de marzo de 1918, Lili Boulanger murió de la enfermedad de Crohn (una enfermedad inflamatoria intestinal crónica) y fue enterrada en el cementerio de Montmartre.

Debido a su precaria salud, muchas de las obras de Lili Boulanger solo están disponibles en bocetos, están incompletas o perdidas. De las 64 obras catalogadas, se publicaron 24, 12 no se publicaron, 10 están incompletas o en boceto y se perdieron 18.

Resultado de imagen de lili et nadia boulanger

La vida y el trabajo de Lili Boulanger están bien documentados, sobretodo por la información proporcionada por su hermana Nadia. Su trabajo se caracteriza por una profunda religiosidad que probablemente se reafirma por el reconocimiento de la brevedad de su vida acortada por su enfermedad. Al menos 15 de sus 64 obras son religiosas. Otros trabajos transmiten ya en el título un sentimiento bastante pesimista. Su lenguaje musical oscila entre lo tradicional y lo vanguardista, sus obras con orquesta son a veces tremendamente poderosas, en línea con contemporáneos como Igor Stravinsky, y fue una pionera para compositores como Olivier Messiaen y Arthur Honegger.

Entre sus composiciones destacan el Salmo XXIV, Salmo CXXIX (1916), Salmo CXXX  (Du Fond de l’abîme) (1916) y la “Vieille Prière Bouddhique”, que son consideradas sus cuatro obras maestras. Dejó sin concluir la ópera que escribió sobre La Princesse Maleine de Materlinck y, además, de su larga producción también pueden citarse “Pie Jesu”  (1918) y los poemas sinfónicos “D’un Soir Triste” y “D’un Matin de Printemps” (1918).

Lili Boulanger fue una rosa asfixiada por sus propias espinas, pero sin embargo, sus pétalos eran de acero. Y esa rosa nos ha dejado un aroma que ha llegado hasta nuestros días. 100 años después de su desaparición, su recuerdo, y el de su obra, permanece vivo. Alargando perennemente una existencia corta en el tiempo, pero plena y extensa en creatividad y talento.

Resultado de imagen de lili boulanger sus obras

Faust et Hélène (1913)

Veille Priére Bouddhique (1914)

Salmo 24 (“La Terre Appartient à l’Éternel”) 1916

Salmo 129 (“Ils M’ont Assez Opprimé dès ma Jeunesse”) (1916)

Saimo 130 (“Du Fond de l’abîme”) 1917

Pie Jesu (1918)

“D’un Soir Triste” / “D’un Matin de Printemps” (1918)

 

Print Friendly, PDF & Email

2 pensamientos en “Lili Boulanger (1893-1918): 100 años de la muerte de un ángel de la música

    • Impresiona su madurez compositiva para su corta edad. Nadie sabría hasta donde hubiera podido llegar. Muchas gracias por su visita y comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *