Feliz día de San Valentín

Flechazo

Frank Uyttenhove

(Fotocomposición: Frank Uyttenhove)

En su  boca había un amago de sonrisa, en los ojos una luz verde y traviesa. La había visto al entrar en el vagón del metro y ahora la sentía a su espalda. Se apretaba contra él hasta transmitirle el calor de sus pechos. Ese calor se le subió a la nuca y movilizó todo su cuerpo, no para agitarlo sino para aletargarlo. Solo al salir de la estación comprendió que le había robado la cartera con los escasos veinte euros que llevaba. La buscó durante dos semanas, hasta que la volvió a ver en la misma estación. De nuevo le robó. Pero ahora llevaba en la cartera recién estrenada una foto suya en la que se encontraba muy favorecido y un billete de cien euros con una pequeña nota en la que venía su número de teléfono. “Llámame, por favor, me gustaría conocerte mejor”, decía.

(El juego del diábolo, de Juan Pedro Aparicio.
Páginas de Espuma, 1ª ed.,  pag 120)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *