Fallo de la III edición de los Concursos de fotografía y microrrelatos

En 1995, la UNESCO proclamó el 23 de abril «Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor». Su  celebración suscita cada vez más adhesiones y hoy participan en ella millones de personas de más de cien países, reunidas en centenares de asociaciones, escuelas, organismos públicos, instituciones y empresas. 

Nosotros hemos escogido esta fecha para hacer público el resultado de los concursos de fotografía y de microrrelatos que convocamos en colaboración con el CEI Triangular-E3, BUCLE, el Programa de Acercamiento Intergeneracional entre personas mayores y estudiantes universitarios, el Programa interuniversitario de la Experiencia y el Vicerrectorado de Estudiantes y Empleo y el de Responsabilidad Social, Cultura y Deportes de la Universidad de León.

Queremos agradecer cada una de las participaciones recibidas, y aunque no nos es posible premiar más que a unos pocos, felicitamos a todos los concursantes como auténticos ganadores.

CONCURSO DE FOTOGRAFÍA

Una vez reunido el jurado de la III edición del Concurso de fotografía “Lectura: conectando generaciones”, ha decidido dejar desiertos la totalidad de los premios debido a que las fotografías participantes no cumplían la totalidad de los requisitos especificados en las bases del concurso. Agradecemos a todos los participantes su aportación.

CONCURSO DE MICRORRELATOS

 Categoría: Miembros de la Comunidad Universitaria 

Primer premio

  • Héctor Marina García
  • Título: “I am Antonio”

Antonio, un hombre de pueblo al que le costaba leer la pantalla de su nuevo portátil. Entrecerrando los ojos, adivinó lo que unas letras blancas decían sobre un fondo azul.

 Instalando Skype 

Mientras dejaba ver una expresión de indiferencia en su rostro, miraba a su mujer pensando si realmente lo estarían haciendo bien. Seguían instrucciones de su hijo mayor, vía telefónica.

– Hello, I am your grandfather – pronunciaba desde hace días un nuevo abuelo, ensayando las primeras palabras que le iba a decir a su nieta, recientemente angloparlante. Un gran esfuerzo tenía que hacer este anciano por no mostrar sus sentimientos mientras ensayaba esas palabras y se imaginaba presentándose a través de aquella cámara.

Finalmente, llegó el momento.

– Hi! – dijo ella con tono agudo.

Una lágrima descendió por su rostro paralizado acompañada de una sensación de ahogo. Con un sonriente tartamudeo dijo:

– Hola, soy … tu abuelo.


 Accésit primero

  • Nerea Fernández Cadenas
  • Título: Carta de un abuelo a nuestros Sres. los  Reyes Magos de Oriente

Queridos Reyes Magos:

Este año me he portado muy bien:

  • No he ensuciado la casa de mi hija.
  • He conseguido andar sin ayuda.
  • He entretenido a mis nietas contándoles mis aventuras de juventud.
  • He protegido a mi nieta del ataque de una abeja.

Y cómo me he portado muy bien, les pediría a sus majestades que pudiese enseñar a mis nietas a hacer frisuelos; darle una lección a mi yerno jugando a la escoba; ir con mi hija a pasear por el campo; soplar las velas con ese gorro extraño que cada año me ponen mis nietas.

Bueno majestades, creo que todo lo que pido se puede resumir en una cosa: tiempo.

¡Ah! Se me olvidaba, y salud, mucha salud para que este año mi deseo se cumpla.

Firmado: Un abuelito.


Accésit segundo

  • Marcos Álvarez Díez
  • (Sin título)

– El abuelo nos invita a visitar el Parque de Atracciones– le dije hace unos días a mi hijo mayor.

Ya despuntan los primeros rastros de barba juvenil en su rostro y mantengo una dura pugna diaria por ver quien es el más alto de los dos.

– No me apetece–  fue su primera contestación.

El que hasta hace poco tiempo aun era un niño, hoy es un adolescente con ideas propias que intenta, poco a poco,  ganar cuotas de independencia.

Con algo de trabajo y mucha mano izquierda conseguimos preparar el viaje y las tres generaciones pudimos coincidir en diversas atracciones y espectáculos.

Aun no sé quién demostraba más satisfacción cuando la montaña rusa llegó al final del vertiginoso recorrido.



 

Categoría: Personas mayores de 60 años

Primer premio

  • José Antonio Vallejo Aller
  • Título: Madre, el alma ¿cómo es?

Marina Marcolin

-Madre, el alma ¿cómo es?
-Es como el aire, como la luz o el viento;
es… no sé cómo decirte, ¡como el sueño!
Es el beso de Dios en cada niño.
-Madre, ¿el alma pesa?
-Sí, hijo; pesa el alma
cuando llega la pena y nos derrota
y en el dolor nos ancla sin remedio.
-Pero un día dijiste
que el alma también vuela .
¿Cómo puede volar, si es tan pesada?
-Es que, cuando estás alegre, se aligera.
Y entonces es capaz de alzar el vuelo,
liviana como el céfiro, hasta el cielo,
hasta el umbral de Dios, que a veces nos regala
un instante de gloria interminable.
-¿Y cuándo ocurre eso?
-Pues, por ejemplo, cuando te alzo en brazos
y te beso y me besas, y me dices,
muy bajito:“te quiero”.
El cielo, ¿sabes?, seguramente es eso:
un momento de amor,
en los brazos de Dios
fijado para siempre.


Accésit primero

  • Manuela Bodas Puente
  • Título: La vida es la monda

Las cinco, ¿merendamos? Pero antes voy a llamar al teléfono que he apuntado en la biblioteca. Como no cumpliste con nuestra promesa. Sí, si, no te hagas el sordo. Quedamos en que nos iríamos juntines, pero tuviste que ser el primero, bien me has amolao. Me acuerdo mucho de nuestra querida hija. Desde que se la llevó aquel… no volvimos a saber más de ella. ¡Qué bueno sería tenerla cerca!

Buenas tardes, mi nombre es Mariana, quería informarme de ese programa que tienen para acoger en mi casa a un estudiante.

De acuerdo, tomo sus datos, en cuanto tengamos a alguien de su perfil, se lo comunico.

Al fin sonó el timbre. ¡No, no podía ser, imposible! ¿Era su…? Sí, tenía que ser su…, porque era igual que su hija cuando se fue de casa.

La vida es la monda…


Accésit segundo

  • José Cobo
  • Título: Generaciones III

Musa que de mí te fuiste
en arrebatada lucha
del fatídico momento,
dejando mis ilusiones
en mítico desconcierto.

Nunca tu imagen amada
dejó en mi tan mal recuerdo,
que con los años perdura
aun cruzando otros selectos
de aquella vida armoniosa
que tanta ilusión nos dieron.

Los infantes que engendramos
dieron frutos en el tiempo,
ocal de dulces caricias,
trato con acercamiento
que hacen de mi recordar
los anteriores encuentros
generaciones, que unidas,
valoran a sus ancestros,
aquellos que dieron vida
a nuestros padres, abuelos,
formando la gran cadena
hasta llegar a los nuestros.

Los deudos que van faltando
forman aquella legión
de recuerdo insatisfecha,
de ignorancia en sus costumbres
¡ pero son nuestros abuelos !,
y como tal, nuestra sangre,
que va regando semilla
fertilizada en el cuerpo.

Los misterios de esta vida…
¡qué pena no conocerlos!



 Categoría: Público general 

Primer premio

  • Mónica Fernández Álvarez
  • (Sin título)

Por supuesto que se lo dije al rapaz, bien alto y claro. Le tenía que haber visto usted, delgado, más bien desgarbado, el pantalón tobillero, las botas rotas y allí estaba con el rebaño en el monte Palacio, con los perros mastines y el carea, pero ovejas suyas a lo sumo serían tres. Le veía  los días que trabaja en el turno de la tarde, en la mina.

 Y un día se lo dije, fíjese usted que me acuerdo todavía que sería abril. Cuando llegué a casa se lo conté a mi señora, que en paz descanse,  movió la cabeza y dijo “esas frases pesan y son sentencias”.

Pues de eso hace casi cuarenta y cinco años,  y fíjese usted que este junio voy a ser bisabuelo. Claro que estoy emocionado, bisabuelo…

Pues sepa usted que le dije al rapaz “como te acerques a una de mis hijas…”


Accésit primero

  • Yolanda Casado
  • Título: Instrucciones para ser anciano
  1.  Acuéstese pronto, madrugue y duerma siesta.
  2. Vista prendas clásicas de colores oscuros, no es tiempo de llamar la atención.
  3. Dedique su tiempo a actividades tales como sentarse en el parque, alimentar a las palomas o ver obras. En casa, puede usted ver la televisión tanto como desee…

Mi abuelo me arrancó el papel de la mano sin terminar de leerlo.

– Está claro – dijo – a pesar de mi edad, no soy mayor.


Accésit segundo 

  • Guadalupe Díez Álvarez 
  • Título: El arenero

El niño pequeño jugaba agachado en el arenero del parque; se divertía tanto, tan solo con un cubo y una palita… Estuvo así un buen rato y luego decidió levantarse. Lo pensó durante bastante tiempo, dio un pasito y, como vio que no ocurría nada dio otro, y otro, y otro… Por cada paso que daba se iba haciendo mayor: ahora ya no era un niño pequeño, sino un adolescente de unos catorce años. Siguió caminando hasta que llegó a ser adulto y aunque tropezó y cayó varias veces en su camino, no dudó en levantarse y continuar. Al llegar al final del parque ya era un entrañable viejito. Se sentó en un banco y observó a un niño pequeño que jugaba en el arenero del parque….



 

Menciones especiales

Aunque no estaba previsto, nos gustaría tener un reconocimiento hacia el alumnado de 1º y 2º de ESO del IES Lancia de León que, gracias a la implicación de su profesora María Barreiro García, ha participado en este concurso. De entre todos ellos, hemos seleccionado algunos relatos que consideramos merecedores de una mención a su esfuerzo y al potencial que contienen; además de nuestro agradecimiento, pretendemos que estas menciones sean un estímulo para continuar en el camino de la lectura y la escritura.

Mireya Contreras Salcedo

No nos damos cuenta de cómo pasa el tiempo hasta que no pensamos en ello.
Me encontraba perdido con mi nieto en mitad del bosque, cuando descubrí la tecnología de esta generación.
– ¿Dónde estamos ?– quiso saber mi nieto.
– No lo sé –respondí– . Déjame sacar la brújula para ubicarnos en el mapa.
– ¿Por qué? –dijo mi nieto– Si podemos buscarlo en el móvil, tardamos menos.
– ¿Acaso con el móvil podemos saber dónde estamos?– pregunté intrigado.
– Claro, porque tengo el GPS –explicó como si fuera demasiado obvio.
– Mira a ver si funciona.
– ¿Cómo no va a funcionar? Es última tecnología– dijo sacando ese aparato rectangular de su mochila–. No hay señal -añadió asustado.
Por eso siempre traigo una brújula en el bolsillo, porque nunca sabes cuándo estas cosas te van a dejar tirado


  • Martina Urdiales Landa
  • Título: Oviedo-New York-Sidney

Vivo en Oviedo, tengo 80 años y voy a ser muy pronto bisabuela. Mi hija Alicia reside en New York y mi nieta Olivia vive en Sidney. Nos reuniremos cuando nazca mi biznieta, Zoe, en Sidney.

Ha sido un reencuentro precioso y emocionante. No las volveré a ver. Me han detectado cáncer y me queda muy poco tiempo de vida.

Vivo en New York. Perdí a mi madre hace muchos años. Mi nieta, Zoe, va a ser madre. Vive muy lejos, en Australia. Pero, como siempre, nos reuniremos cuando nazca la niña. Y en esa reunión estaremos TODAS.


  • Guillermo Fernández Álvarez
  • Título: Larache

Caminaba arrastrando sus cómodas zapatillas y entraba cada tarde, después de dar su paseo, para no encontrar a nadie con quien hablar porque todos habían muerto ya.

– Abuelo, ¿qué tal hoy?

Así comenzaban nuestros interrogatorios. Después venía la queja por sus dolores, unos minutos más tarde por la vida, por la ausencia de abuela, por… Pero aquel día fue diferente. La casualidad hizo que tuviera examen de Geografía de África por lo que le invité a que, como decía él, me tomara la lección. Después de hablarle de Pretoria, de Malabo… llegamos a Marruecos.

– ¿Sabes que tu bisabuelo desembarcó con el ejército español en Larache en…? Pues no me acuerdo.

Aquella tarde se convirtió en una tarde mágica de recuerdos de su padre: de playas infinitas, de zocos, de olor a incienso, de té…

– Abuelo, abuelo… lo encontré: en 1911. Hasta mañana, abuelo.


  • Manuel López Bondoni
  • Título: Cinco y salgo

Es miércoles, llego del cole. Coloco las temperas en el estante y lo veo. Siempre está ahí, dispuesto al encuentro. Me pregunto ¿mis hijos lo querrán tanto como yo? La yaya me lo presentó y a ella mi bisabuelo en el pueblo. Gracias a él conocí los colores primarios (aunque ahora se diga magenta, cian…) y, sin darme cuenta, a sumar… Esta tarde, querido amigo, nos echamos una partida por los viejos tiempos. ¿Mi hermano podrá?, mejor invito a mamá, ella lo llama ludo, pero para mí serás siempre parchís.


  •  Julia Rubio Gutiérrez
  • Título: Tiempo  

    Tiempo… Todo el día preocupados por el tiempo… El tiempo mide nuestra vida, con el fin de organizarla y aprovechar cada segundo de ella antes de que se acabe. Nuestro pensamiento, centrado y seccionado día y noche ordenando las tareas y deberes que hemos llevado a cabo ese día o que haremos mañana, o quizá dentro de una semana…

    “Corre, vete a recoger la compra que ayer mamá dijo que compraras. Vale, son las cinco, llega la hora de ir a clases de piano y después entrenamiento de baloncesto. Espera, me había olvidado que tengo que hacer los deberes de lengua…” Eso resumiría en pocas palabras lo que pensamos relacionado con el tiempo.

    Hace tres años, perdí a mi abuelo, que padecía de parkinson. No aproveché el tiempo que pasé a su lado… ¿Realmente merece la pena preocuparse tanto por todo, sin ni si quiera saber lo que es todo?


    • Marco Bonorino Gimeno
    • Título: Mirando

Miró la fotografía con cierta curiosidad, una sonrisa maliciosa se dibujó en la comisura de sus labios. Aquel hombre delgado y de piel arrugada no le resultaba extraño y, sin embargo, era un auténtico desconocido. Carlos se había sorprendido cuando esa mañana su padre le había dado el amarillento retrato. Lo había sacado del fondo de un cajón del armario donde se guardaban los recuerdos de la familia.

Miró el revés del viejo papel y leyó. Eran letras viejas y movidas. Acercó el retrato a los ojos para observarlo con detenimiento y se estremeció. Ya sabía por qué aquel hombrecillo le era familiar, su cara, sus ojos y su nariz… ¡era como verse a él mismo en el futuro!


 

¡Felicidades a los ganadores!
La entrega de premios tendrá lugar en breve.

A pesar de nuestra intención de entregar los premios el día 30 de abril, muchas personas nos han comentado lo problemático de asistir en un día entre dos festivos. Desde la organización nos pondremos en contacto personalmente con los premiados para comunicar la nueva fecha  y daremos publicidad de la misma a través de nuestros canales habituales.

Print Friendly, PDF & Email

3 pensamientos en “Fallo de la III edición de los Concursos de fotografía y microrrelatos

  1. Manuela Bodas Puente

    ¡Muchas gracias por el concurso de microrrelatos! Es una oportunidad extraordinaria para todos los que nos gusta poner símbolos en un papel en blanco. ¡GRACIAS!

    Responder
  2. Pingback: Fiesta tULectura. Fin de la programación del curso 2017-2018 | tULEctura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *