Archivo del Autor: inesg

Encuentro con Vicente Muñoz Álvarez, autor de “Regresiones”

El pasado jueves 16 de febrero dimos por finalizados nuestros encuentros en torno a Regresiones, la penúltima lectura de este curso del programa “Leemos juntos”, que organizamos en colaboración con el Servicio de Bibliobuses de la Diputación de León. En esta última sesión, recibimos la visita de su autor, Vicente Muñoz Álvarez, que atendió a todas las preguntas de nuestros lectores y compartió con nosotros numerosas anécdotas sobre su proceso de creación literaria.

Vicente Muñoz con Marisa Fernández, del Servicio de Bibliobuses

Regresiones surgió, en palabras de Muñoz, de una combinación entre su eterno impulso de creación artística y su largo deseo de escribir sobre una etapa fundamental de su vida que nunca había cubierto en su literatura anterior, pues para ello necesitaba de una cierta perspectiva temporal que le permitiera mirar atrás con objetividad. Esa época predilecta, los ochenta, “La Fiesta”, fue el panorama ideal para la formación de una generación adolescente que crecía a la par que una democracia también adolescente pero que, sin embargo, fue capaz de crear ciertos movimientos literarios y musicales que quizás conformaron la etapa histórica más enriquecedora desde el punto de vista cultural de la ciudad de León. Sus regresiones tuvieron la acogida deseada en el seno de Lupercalia, una pequeño sello alicantino especializado en literatura alternativa, underground, una línea editorial muy definida y coherente, alejada del dominio de las grandes editoriales, que también ha sido propicia para otros autores leoneses como Gabriel Oca Fidalgo, Carlos Salcedo y Julio César Álvarez.

Una de las cuestiones por las que nuestros lectores habían manifestado un mayor interés en los coloquios anteriores sobre Regresiones había sido su inusual empleo de las minúsculas al comienzo de los capítulos, que se relacionó con un deseo del autor de presentar sus recuerdos como un todo continuo, una suerte de stream of consciousness. Muñoz aclaró que se trata de un sello de su literatura, aunque también aseguró que sus propios flashbacks carecían de una estructura definida, algo que intentó plasmar en su escritura. Su idea inicial era hablar tan solo de los años ochenta, pero al regresar a esa época empezaron a emerger fragmentos sobre su infancia y madurez, que están estrechamente interconectados con los sucesos de su adolescencia y juventud. Para sorpresa de los participantes, el autor trabajó únicamente con su propia memoria, sin basarse en diarios ni anotaciones de cada época que narra, aunque posteriormente a la escritura realizó una labor de documentación.

Al ser preguntado por su pasión por los cómics de superhéroes, Muñoz destacó la importancia que tuvo en su niñez la irrupción en los kioskos de los héroes de Marvel, personajes “marginados y marginales” que sustituyeron en su imaginario a los héroes de los tebeos españoles del franquismo, apoyados por la ideología oficial. Los recuerdos de este medio de entretenimiento son un ejemplo más del carácter de testimonio generacional de Regresiones, que no obstante tan solo pretende ser un testimonio subjetivo de la realidad vivida por un solo individuo. El autor reconoció que la primera parte de la obra, dedicada a su infancia, propicia una identificación con un número amplio de lectores de su generación, pero las vivencias individuales, como resulta lógico, difieren mucho más en épocas vitales posteriores. Por ese motivo, aclaró, resulta relevante la participación activa en la obra de quienes comparten sus mismos recuerdos de juventud, pues aportan credibilidad a sus historias y contrarrestan cualquier posible, y probable, distorsión de su memoria.

Varios lectores comentaron haber disfrutado del tono reflexivo de la obra acerca del paso del tiempo, una perspectiva que solo la edad puede aportar, y aplaudieron la sensibilidad de su prosa. Aquellos que ya conocían la obra narrativa de Muñoz, consideraron que Regresiones era, probablemente, su libro más maduro y complejo a nivel literario. El autor, por su parte, destacó que su género predilecto a la hora de escribir es la poesía y que muchos fragmentos de Regresiones, como el titulado “Días extraños”, pueden entenderse como poemas en prosa. En cuanto al elemento catártico de Regresiones, Muñoz aseguró que “escribir este libro me ha hecho entenderme mejor a mí mismo como individuo y a la sociedad en la que vivo”.

Las Regresiones de Muñoz, desde luego, no están completas. Quedan cientos de recuerdos sin plasmar sobre el papel. Varios lectores se interesaron por una continuación, aunque el autor prefirió invitar a que cada uno realizara un ejercicio de regresión y escribiera su propia segunda parte. Actualmente, trabaja en un poemario, una obra de prosa poética y otro libro sobre cine, en concreto sobre cult movies, tema sobre el que ya tiene dos publicaciones. Desde tULEctura y el Servicio de Bibliobuses de León, agradecemos su visita y le deseamos mucho éxito en sus próximos proyectos.

La próxima lectura del programa “Leemos juntos” será Palabras mayores: un viaje por la memoria rural, de Emilio Gancedo, cuyos tres coloquios tendrán lugar en el mes de mayo.

 

Regresiones, de Vicente Muñoz. Coloquio participativo de los socios

El jueves 9 de febrero, nos reunimos con nuestros lectores para intercambiar opiniones sobre Regresiones, la autobiografía del leonés Vicente Muñoz Álvarez, segunda lectura de este curso del programa “Leemos juntos”, que organizamos en colaboración con el Servicio de Bibliobuses de la Diputación de León. Durante el coloquio salieron a la luz interesantes perspectivas sobre el valor literario de la obra y sobre la figura del autor que si algo pusieron de manifiesto es que estamos ante una lectura controvertida, capaz de generar tanto odios como pasiones, lo cual resulta sumamente enriquecedor a la hora del debate.

Los que los lectores más apreciaron de Regresiones es su valor como documento generacional. Sus largas recopilaciones de lugares, ambientes, películas, series, músicas, tienen la capacidad de transportarnos a las décadas de los setenta y ochenta de una forma lírica, esencial, muy diferente a la que nos puede ofrecer un simple relato costumbrista. La intención de Vicente Muñoz es que sus vivencias trasciendan lo puramente autobiográfico y puedan ser revividas por el resto de personas de su generación. Sin embargo, algunos de los participantes en el coloquio encontraron que sus regresiones resultan totalmente ajenas para cualquier lector que no pertenezca a su misma generación y a su mismo círculo de influencias, por lo que dejan una incómoda sensación de exclusión deliberada de todo aquel que no se sienta identificado en ellas. Por este motivo, los participantes concluyeron que, lejos de ser una experiencia literaria, Regresiones es una experiencia vital de lectura intencionalmente minoritaria.

Un elemento que sin duda conquistó unánimemente a todos nuestros lectores fue la percepción que el autor tiene de Mirantes de Luna como su Shangri-La, su Arcadia, su Paraíso Perdido. Casi todos los capítulos terminan con una desoladora conclusión: no es posible volver atrás, no podemos volver a vivir una época ya vivida. Vicente Muñoz sabe exactamente quién ha sido, pero, mientras intenta descubrir quién es ahora que ha perdido su juventud, se hace consciente de que siempre le quedará Mirantes, el lugar intacto, el espacio eterno fuera del tiempo que solo le pertenece a él, donde puede volver a ser tan feliz como cuando era un niño. Los participantes encontraron un momento clave en la obra, precisamente ambientada en Mirantes, en la que el autor parece describir la pérdida definitiva de la inocencia: la regresión titulada “La cueva (Angustia)”, en la que se pierde con sus amigos en el interior de una cueva, en la más total oscuridad, hasta que consiguen salir y lloran de forma histérica por haber logrado superar el trance. Si bien el joven Vicente ya conocía lo que era la muerte, es este el primer momento en el que muestra ser consciente del peligro y de la fragilidad de la vida.

Vicente Muñoz adentra a los lectores en la cultura subterránea, contracorriente, marginal, algo que los socios del club identifican incluso en sus elecciones tipográficas (por ejemplo, las letras minúsculas de todos los versos que sirven de colofón a cada regresión). Durante el debate, muchos admiraron su capacidad de trascender lo underground y ofrecer una prosa limpia, clara, pero a la vez llena de interrogantes y profundamente sugerente, síntoma de una perfecta asimilación de sus diversas influencias culturales. Otros, por su parte, manifestaron sinceramente el tedio que les habían producido las largas listas de referencias literarias, cinematográficas y musicales, de amigos, de bares, de rincones, una recopilación repetitiva que no despertó su interés. Lo mismo sucede con lo que algunos lectores denominaron “puntuales hallazgos literarios”, como ese “hijos sietemesinos de la democracia”, que repite hasta la saciedad y que puede resultar estridente. La sección final de la obra, que lleva por título “Ojo de pez” y recopila opiniones sobre la misma emitidas por el círculo de amistades del autor, todas ellas positivas e hiperbólicas, que también resultó tediosa y sobrante para varios de nuestros lectores, en cambio fue considerada como tierna y necesaria para otros.

Tal como afirma Julio César Álvarez en el prólogo a Regresiones, esta es una obra de “emociones sin coartada”, que, consecuentemente, provoca el mismo efecto emocional en quienes se adentran en ella. Su intimismo ha sido interpretado como un brillante ejercicio de memoria generacional, pero también como una tarea pseudointelectual que solo resulta atrayente para sí mismo y para su círculo cercano, sin considerar a cualquier otro lector potencial. El debate está servido.

II Concurso de microrrelatos “Unidos por generaciones” (III)

Queridos abuelos:

Siempre me habéis dado las lecciones más importantes de mi vida. Parece que fue ayer cuando el abuelo me enseñaba a escribir mi nombre en una hoja de periódico y la abuela me leía en voz alta todas sus recetas de cocina, cuidadosamente anotadas a mano en cuartillas azuladas. Veinte años después, he visto al abuelo entrar en la página web del periódico para comentar en un artículo de opinión, y a la abuela participando en blogs de cocina, donde sus recetas causan furor. Mis amigos me advirtieron que internet os volvería adictos, que me atosigaríais con cientos de videollamadas, comentarios edulcorados en todas mis fotos y cadenas de mensajes falsos sobre virus letales en el zumo de piña. Se equivocaban. La semana pasada, tarde lluviosa en Berlín, recibí vuestra primera llamada de Skype. “Hija mía, es como si estuvieras aquí con nosotros”. 

Esta historia sobre abuelos y nietos en la era tecnológica solo tiene 145 palabras. Si eres capaz de crear un relato así de breve sobre las relaciones intergeneracionales, no puedes perderte la II edición del concurso de microrrelatos “Unidos por generaciones”.

¡Lee ya las BASES y participa! 

I Concurso de ensayo breve El Cazario de León (II)

¡Seguimos con nuestros concursos! Os agradecemos enormemente vuestra participación en el II concurso de fotografía “Lectura. Conectando generaciones”, cuyo plazo de presentación de fotografías damos por finalizado. Mientras esperamos a conocer a los ganadores, os animamos a armaros de tinta y papel (o más bien de teclado y procesador de textos) para participar en el I concurso de ensayo breve “El Cazario de León”.

“La caza es un esparcimiento fundamentalmente dinámico. El morral hay que sudarlo. La cacería se monta sobre madrugones inclementes, ásperas caminatas, comidas frías en una naturaleza inhóspita, lluvias y escarchas despiadadas…  […] la caza, más que una afición, es una pasión. […]” Miguel Delibes

Es innegable que la caza es una actividad humana de gran repercusión social, económica y simbólica. La necesidad primitiva de encontrar vestimenta y alimento se ha llegado a convertir, con el paso de los siglos, en una entidad con carácter propio en torno a la cual existen todo tipo de constructos socioculturales que nos hablan, entre otras cosas, de la relación del ser humano con la naturaleza y con los demás seres vivos que la habitan.

Siguiendo con el objetivo de tULEctura de servir de espacio común a todos aquellos miembros de la sociedad interesados en la escritura y la lectura en todas sus vertientes, así como el compromiso de la Universidad de León de trabajar por el desarrollo económico y cultural de la provincia desde el plano académico, os presentamos este concurso de ensayo breve promovido por el Ayuntamiento de Encinedo, que pretende poner de relieve la identidad etnográfica y la riqueza natural del territorio de La Cabrera.

El tema del concurso es “la caza como actividad humana: comida y vestido”. Los participantes deben elaborar un ensayo de un máximo de 4000 palabras que enviarán en formato PDF a la dirección cazario_lb@hotmail.comjunto con sus datos personales y de contacto. El plazo de admisión de originales finaliza el 5 de mayo de 2017 y el jurado hará público su fallo en la página web del Ayuntamiento de Encinedo el día 1 de junio. El ganador de cada una de las tres categorías de participación recibirá un premio de 200€. Además, se sortearán otros 200€ entre todos los participantes.

Para más información, os recomendamos que echéis un vistazo a las BASES DEL CONCURSO.

Edificio El Cazario de León, en la localidad de La Baña (Ayuntamiento de Encinedo)

II edición del Concurso de fotografía “Lectura. Conectando Generaciones” (VIII)

Serie “Reflections”, de Tom Hussey ©

Hoy es el último día para participar en la II edición del Concurso de fotografía “Lectura. Conectando Generaciones“. ¡Muéstranos mediante una fotografía el poder de la lectura para unir a jóvenes y mayores! Si necesitas inspiración, echa un vistazo a la serie fotográfica “Reflections”, de Tom Hussey, todo un ejemplo de arte sobre el diálogo intergeneracional.

Recibiremos fotografías hasta las 00:00 de esta noche

Envíanoslas a tulectura@unileon.es

 

II edición del Concurso de fotografía “Lectura. Conectando Generaciones” (VII)

Serie “Reflections”, de Tom Hussey ©

“Libros, caminos y días dan al hombre sabiduría”, reza un antiguo proverbio. Así es que los más sabios son aquellos que más libros han leído y más caminos han recorrido, que suelen ser también quienes han vivido más años. A menudo infravaloramos la experiencia vital de los mayores, pero las fotografías de Tom Hussey nos recuerdan que a todos nos llegará el día en que nos miremos al espejo y comprendamos que sin todos esos libros, caminos y días, por arduos o temibles que en su día resultaran, no nos habríamos convertido en quienes somos.

Tal como demuestra Tom Hussey, jóvenes y mayores tienen más en común de lo que podemos imaginar. En la  II edición del Concurso de fotografía “Lectura. Conectando Generaciones“, te animamos a que intentes plasmar en forma de fotografía qué puede aportar la actividad de la lectura al diálogo intergeneracional.

Quedan 2 días para participar

Envíanos tus fotos a tulectura@unileon.es

II edición del Concurso de fotografía “Lectura. Conectando Generaciones” (VI)

Serie “Reflections”, de Tom Hussey ©

Hay experiencias que son capaces de marcar nuestras vidas para siempre: un viaje, una charla con un ser querido, una película, un libro. La serie fotográfica “Reflections”, de Tom Hussey, es una oda a la memoria y a todas aquellas almas inquietas que siempre mantendrán la pasión por soñar, crecer y mantener sus horizontes abiertos, incluso en  la vejez.

La lectura es una de esas actividades capaces de brindarnos experiencias inolvidables y de apasionar a jóvenes y mayores por igual. ¿Te gustaría expresar mediante una fotografía cómo la lectura es capaz de acercar a las generaciones? Si es así, participa en la II edición del Concurso de fotografía “Lectura. Conectando Generaciones”

Aún tienes 3 días para participar

Envíanos tus fotos a tulectura@unileon.es

II edición del Concurso de fotografía “Lectura. Conectando Generaciones” (V)

Serie “Reflections”, de Tom Hussey ©

¿Será cierto que, como decía Shakespeare, “Los viejos desconfían de la juventud porque han sido jóvenes”? En su serie fotográfica “Reflections”, el estadounidense Tom Hussey propone más bien lo contrario: los  sujetos de sus fotografías son personas mayores que conservan intacto el recuerdo de una juventud de la que se sienten orgullosos, una evocación que nos transmite sentimientos de nostalgia pero también de optimismo, pues incluso en la vejez, el hombre que remueve pacientemente la cucharilla en su taza de té sigue siendo un brillante químico.

Contra los prejuicios de falta de entendimiento entre generaciones, Tom Hussey nos insta, a través de sus fotografías, a reflexionar acerca de lo que tenemos en común. Ahora, tú también puedes hacerlo en la II edición del Concurso de fotografía “Lectura. Conectando Generaciones”.

Aún te quedan 4 días para participar

Envíanos tus fotos a tulectura@unileon.es

 

II edición del Concurso de fotografía “Lectura. Conectando Generaciones” (IV)

Serie “Reflections”, de Tom Hussey ©

Decía Aristóteles que “la memoria pertenece a la parte del alma llamada imaginación”. El fotógrafo norteamericano Tom Hussey nos demostró en su serie “Reflections” que la idea de nosotros mismos que prevalece en ese frágil imaginario llamado memoria trasciende el paso del tiempo. Pasado y presente coexistirán siempre en cada uno de nosotros.

¿Te gustaría mostrarnos tu propia visión sobre cómo la lectura consigue conectar a las generaciones jóvenes con las mayores? Entonces participa en la II edición del Concurso de fotografía “Lectura. Conectando Generaciones”.

Aún quedan 5 días para participar

Envíanos tus fotos a tulectura@unileon.es

¿Ya tienes tu agenda para 2017?

Se aproxima el nuevo año y, una vez más, te recomendamos algunas agendas y calendarios que llenarán tu 2017 (o el de quien tú elijas) de literatura.

La editorial Alba vuelve a ofrecernos este año su agenda literaria, como siempre llena de hermosas y originales ilustraciones, citas célebres que no te puedes perder y datos sorprendentes de algunos de los autores más destacados de la historia de la literatura. Si alguna vez te has preguntado qué escribió Charlotte Brontë en su última carta, qué testificó Shakespeare en un pleito contra un fabricante de pelucas, o cuándo fue guillotinado el “poeta asesino” que inspiraría a Stendhal, Balzac y Dostoievski, esta agenda te dará respuesta a estas y cientos de curiosidades más.

 
 
 

agenda_web

 

También la editorial Errata Naturae vuelve a comercializar una agenda literaria, esta vez bajo esta sugerente premisa:

“Imagina que te quedas dormido con un cigarrillo encendido. O que olvidas apagar una vela. O que se produce un inexplicable cortocircuito. Imagina la chispa y después imagina la llama. Imagina que tu casa comienza a arder en el corazón de la noche y, sobre todo, imagina que el fuego comienza a devorar tu biblioteca: todos esos libros que son una parte irremplazable de tu vida y que te han convertido en la persona que hoy eres. Imagina que tras llamar a los bomberos y poner a salvo al perro, te quedan unos minutos para salvar apenas unos cuantos volúmenes. ¿Qué libros salvarías? ¿Y por qué? Nosotros hemos salvado 52 libros de nuestra biblioteca en llamas, y te los proponemos como lecturas semanales para 2017. Libros de verdad importantes, libros que nos han cambiado, libros que nos han hecho mejores, libros por cuya pervivencia en el tiempo lucharíamos y por cuya conservación en nuestros anaqueles, sin duda, meteríamos la mano en el fuego”.

 

interior-agenda-literaria-2017Otra habitual en esta sección es la Editorial Bubok. En su agenda para 2017 podemos encontrar ilustraciones con consejos sobre lectura, citas de más de 300 escritores, efemérides diarias, consejos sobre escritura y una página entera para las notas de cada día. Lo mejor de todo: puedes personalizar la portada a tu gusto.

 

Ahora bien, si lo que estás buscando es un regalo original para que los más pequeños de la casa despierten su interés por la literatura, te recomendamos este Diario para el aprendiz de escritor, de Susie Morgenstern. Se trata de una agenda con divertidas ilustraciones (a cargo de Theresa Bronn), en las que el protagonista, un libro en blanco, propone 365 actividades de escritura diferentes. Su objetivo es que los niños aprendan no solo a ejercitarse en los diferentes estilos literarios, sino también a conocerse mejor, gracias a las citas para la reflexión personal y los pensamientos y actitudes que la autora propone.

 

Resultado de imagen de LEUCHTTURM1917 Ex Libris

Por otra parte, seguro que a los ávidos lectores que nos acompañan en nuestros encuentros y coloquios literarios les interesa llevar buena cuenta de todos los libros que vayan leyendo este año. La compañía Leuchtturm tiene una estupenda herramienta para ello: el Leuchtturm Ex Libris. Este pequeño cuaderno viene dividido en secciones para que puedas apuntar los libros que quieres leer, los que quieres regalar, e incluso los que has dejado o tomado prestados. Con su práctico diseño para tomar notas bibliográficas, podrás incluir toda la información acerca de cuándo leíste un libro, tus opiniones sobre él… Además, está disponible en varios colores.

 

Book Lover's Page A Day 2017 Calendar

Otro estupendo complemento para la mesa de todo bibliófilo es el Book Lover’s Page a Day. Este pequeño calendario te propone cada día una sugerencia literaria para que nunca te quedes sin ideas sobre qué leer.

 
 
 
 
 

The Reading Woman 2017 Wall Calendar

Pero si lo que prefieres es llenar tus paredes de literatura, el año nuevo es el momento perfecto para homenajear a las mujeres lectoras, que no siempre pudieron disfrutar de la literatura en libertad y que, pese a todo, siguen siendo consideradas como una amenaza en algunos lugares del mundo. En el calendario The Reading Woman, cada página nos obsequia con una cita sobre libros, acompañada de un retrato de mujer en plena lectura. Las pinturas corren a cargo de reconocidos artistas de los siglos XVI al XX, como William Orpen, Carl Holsoe, Frederick Carl Frieseke, Alexander Mann, Jean-Etienne Liotard o Henri Ottmann.

También puedes mantener viva tu inspiración literaria con estas agendas y calendarios con retratos de escritores, magníficamente ilustrados por el ilustrador español Manuel Vicente. Cada mes está dedicado a un autor fallecido en ese mismo mes: Edgar Allan Poe, Mary Shelley, Virginia Woolf, Marcel Proust, Quevedo, Oscar Wilde…

Sobra decir que estas pocas sugerencias son tan solo una muestra de la cada vez más amplia oferta de agendas y calendarios sobre libros y literatura que podemos encontrar en el mercado. Para gustos, colores.

¿Con cuál te quedarías?