Archivo de la categoría: Leemos juntos

Encuentro con Vicente Muñoz Álvarez, autor de “Regresiones”

El pasado jueves 16 de febrero dimos por finalizados nuestros encuentros en torno a Regresiones, la penúltima lectura de este curso del programa “Leemos juntos”, que organizamos en colaboración con el Servicio de Bibliobuses de la Diputación de León. En esta última sesión, recibimos la visita de su autor, Vicente Muñoz Álvarez, que atendió a todas las preguntas de nuestros lectores y compartió con nosotros numerosas anécdotas sobre su proceso de creación literaria.

Vicente Muñoz con Marisa Fernández, del Servicio de Bibliobuses

Regresiones surgió, en palabras de Muñoz, de una combinación entre su eterno impulso de creación artística y su largo deseo de escribir sobre una etapa fundamental de su vida que nunca había cubierto en su literatura anterior, pues para ello necesitaba de una cierta perspectiva temporal que le permitiera mirar atrás con objetividad. Esa época predilecta, los ochenta, “La Fiesta”, fue el panorama ideal para la formación de una generación adolescente que crecía a la par que una democracia también adolescente pero que, sin embargo, fue capaz de crear ciertos movimientos literarios y musicales que quizás conformaron la etapa histórica más enriquecedora desde el punto de vista cultural de la ciudad de León. Sus regresiones tuvieron la acogida deseada en el seno de Lupercalia, una pequeño sello alicantino especializado en literatura alternativa, underground, una línea editorial muy definida y coherente, alejada del dominio de las grandes editoriales, que también ha sido propicia para otros autores leoneses como Gabriel Oca Fidalgo, Carlos Salcedo y Julio César Álvarez.

Una de las cuestiones por las que nuestros lectores habían manifestado un mayor interés en los coloquios anteriores sobre Regresiones había sido su inusual empleo de las minúsculas al comienzo de los capítulos, que se relacionó con un deseo del autor de presentar sus recuerdos como un todo continuo, una suerte de stream of consciousness. Muñoz aclaró que se trata de un sello de su literatura, aunque también aseguró que sus propios flashbacks carecían de una estructura definida, algo que intentó plasmar en su escritura. Su idea inicial era hablar tan solo de los años ochenta, pero al regresar a esa época empezaron a emerger fragmentos sobre su infancia y madurez, que están estrechamente interconectados con los sucesos de su adolescencia y juventud. Para sorpresa de los participantes, el autor trabajó únicamente con su propia memoria, sin basarse en diarios ni anotaciones de cada época que narra, aunque posteriormente a la escritura realizó una labor de documentación.

Al ser preguntado por su pasión por los cómics de superhéroes, Muñoz destacó la importancia que tuvo en su niñez la irrupción en los kioskos de los héroes de Marvel, personajes “marginados y marginales” que sustituyeron en su imaginario a los héroes de los tebeos españoles del franquismo, apoyados por la ideología oficial. Los recuerdos de este medio de entretenimiento son un ejemplo más del carácter de testimonio generacional de Regresiones, que no obstante tan solo pretende ser un testimonio subjetivo de la realidad vivida por un solo individuo. El autor reconoció que la primera parte de la obra, dedicada a su infancia, propicia una identificación con un número amplio de lectores de su generación, pero las vivencias individuales, como resulta lógico, difieren mucho más en épocas vitales posteriores. Por ese motivo, aclaró, resulta relevante la participación activa en la obra de quienes comparten sus mismos recuerdos de juventud, pues aportan credibilidad a sus historias y contrarrestan cualquier posible, y probable, distorsión de su memoria.

Varios lectores comentaron haber disfrutado del tono reflexivo de la obra acerca del paso del tiempo, una perspectiva que solo la edad puede aportar, y aplaudieron la sensibilidad de su prosa. Aquellos que ya conocían la obra narrativa de Muñoz, consideraron que Regresiones era, probablemente, su libro más maduro y complejo a nivel literario. El autor, por su parte, destacó que su género predilecto a la hora de escribir es la poesía y que muchos fragmentos de Regresiones, como el titulado “Días extraños”, pueden entenderse como poemas en prosa. En cuanto al elemento catártico de Regresiones, Muñoz aseguró que “escribir este libro me ha hecho entenderme mejor a mí mismo como individuo y a la sociedad en la que vivo”.

Las Regresiones de Muñoz, desde luego, no están completas. Quedan cientos de recuerdos sin plasmar sobre el papel. Varios lectores se interesaron por una continuación, aunque el autor prefirió invitar a que cada uno realizara un ejercicio de regresión y escribiera su propia segunda parte. Actualmente, trabaja en un poemario, una obra de prosa poética y otro libro sobre cine, en concreto sobre cult movies, tema sobre el que ya tiene dos publicaciones. Desde tULEctura y el Servicio de Bibliobuses de León, agradecemos su visita y le deseamos mucho éxito en sus próximos proyectos.

La próxima lectura del programa “Leemos juntos” será Palabras mayores: un viaje por la memoria rural, de Emilio Gancedo, cuyos tres coloquios tendrán lugar en el mes de mayo.

 

Regresiones, de Vicente Muñoz. Coloquio participativo de los socios

El jueves 9 de febrero, nos reunimos con nuestros lectores para intercambiar opiniones sobre Regresiones, la autobiografía del leonés Vicente Muñoz Álvarez, segunda lectura de este curso del programa “Leemos juntos”, que organizamos en colaboración con el Servicio de Bibliobuses de la Diputación de León. Durante el coloquio salieron a la luz interesantes perspectivas sobre el valor literario de la obra y sobre la figura del autor que si algo pusieron de manifiesto es que estamos ante una lectura controvertida, capaz de generar tanto odios como pasiones, lo cual resulta sumamente enriquecedor a la hora del debate.

Los que los lectores más apreciaron de Regresiones es su valor como documento generacional. Sus largas recopilaciones de lugares, ambientes, películas, series, músicas, tienen la capacidad de transportarnos a las décadas de los setenta y ochenta de una forma lírica, esencial, muy diferente a la que nos puede ofrecer un simple relato costumbrista. La intención de Vicente Muñoz es que sus vivencias trasciendan lo puramente autobiográfico y puedan ser revividas por el resto de personas de su generación. Sin embargo, algunos de los participantes en el coloquio encontraron que sus regresiones resultan totalmente ajenas para cualquier lector que no pertenezca a su misma generación y a su mismo círculo de influencias, por lo que dejan una incómoda sensación de exclusión deliberada de todo aquel que no se sienta identificado en ellas. Por este motivo, los participantes concluyeron que, lejos de ser una experiencia literaria, Regresiones es una experiencia vital de lectura intencionalmente minoritaria.

Un elemento que sin duda conquistó unánimemente a todos nuestros lectores fue la percepción que el autor tiene de Mirantes de Luna como su Shangri-La, su Arcadia, su Paraíso Perdido. Casi todos los capítulos terminan con una desoladora conclusión: no es posible volver atrás, no podemos volver a vivir una época ya vivida. Vicente Muñoz sabe exactamente quién ha sido, pero, mientras intenta descubrir quién es ahora que ha perdido su juventud, se hace consciente de que siempre le quedará Mirantes, el lugar intacto, el espacio eterno fuera del tiempo que solo le pertenece a él, donde puede volver a ser tan feliz como cuando era un niño. Los participantes encontraron un momento clave en la obra, precisamente ambientada en Mirantes, en la que el autor parece describir la pérdida definitiva de la inocencia: la regresión titulada “La cueva (Angustia)”, en la que se pierde con sus amigos en el interior de una cueva, en la más total oscuridad, hasta que consiguen salir y lloran de forma histérica por haber logrado superar el trance. Si bien el joven Vicente ya conocía lo que era la muerte, es este el primer momento en el que muestra ser consciente del peligro y de la fragilidad de la vida.

Vicente Muñoz adentra a los lectores en la cultura subterránea, contracorriente, marginal, algo que los socios del club identifican incluso en sus elecciones tipográficas (por ejemplo, las letras minúsculas de todos los versos que sirven de colofón a cada regresión). Durante el debate, muchos admiraron su capacidad de trascender lo underground y ofrecer una prosa limpia, clara, pero a la vez llena de interrogantes y profundamente sugerente, síntoma de una perfecta asimilación de sus diversas influencias culturales. Otros, por su parte, manifestaron sinceramente el tedio que les habían producido las largas listas de referencias literarias, cinematográficas y musicales, de amigos, de bares, de rincones, una recopilación repetitiva que no despertó su interés. Lo mismo sucede con lo que algunos lectores denominaron “puntuales hallazgos literarios”, como ese “hijos sietemesinos de la democracia”, que repite hasta la saciedad y que puede resultar estridente. La sección final de la obra, que lleva por título “Ojo de pez” y recopila opiniones sobre la misma emitidas por el círculo de amistades del autor, todas ellas positivas e hiperbólicas, que también resultó tediosa y sobrante para varios de nuestros lectores, en cambio fue considerada como tierna y necesaria para otros.

Tal como afirma Julio César Álvarez en el prólogo a Regresiones, esta es una obra de “emociones sin coartada”, que, consecuentemente, provoca el mismo efecto emocional en quienes se adentran en ella. Su intimismo ha sido interpretado como un brillante ejercicio de memoria generacional, pero también como una tarea pseudointelectual que solo resulta atrayente para sí mismo y para su círculo cercano, sin considerar a cualquier otro lector potencial. El debate está servido.

Regresiones, de Vicente Muñoz. Guía a la lectura

Por Marisa Fernández
(Servicio de Bibliobuses de la Diputación de León)

Pincha para ver el vídeo de esta sesión: 

Booktrailer de la obra Regresiones:

Regresiones es una novela escrita por Vicente Muñoz Álvarez sobre el León subterráneo de las décadas de los 80 y 90. Escribe sobre la cultura que iba creciendo con efervescencia al margen de la cultura oficial, escribe también como homenaje a una generación de músicos, escritores y artistas que eclosionaron de una forma natural con la llegada de la democracia y la libertad a España de la mano de la transición. Una época llena de arte desarrollándose como un camino natural y lógico después de la dictadura. Esa movida de los 80 que imbuyó el espíritu de España también se dio en aquel León de provincias, y Vicente Muñoz Álvarez nos narra con una mirada introspectiva la vida del León de su infancia, adolescencia y juventud. Un recorrido autobiográfico por un periodo que abarca tres décadas. Los recuerdos de la niñez, en los años 70, y la adolescencia y juventud en los 80/90.

Regresiones es una novela escrita en primera persona, que narra con destreza y ternura, y también sin concesiones parte de los recuerdos de Vicente Muñoz Álvarez.  Recuerdos puntuales, diseccionados bajo epígrafes muy descriptivos (93)  y acotando como subtítulos entre paréntesis lo que parece ser a veces el recuerdo de una sensación o la descripción del leitmotiv de la regresión. El autor se desnuda ante los lectores, desnuda sus recuerdos, desnuda todo lo que en su vida le ha configurado como la persona y el escritor que es.

A través de 235 páginas se produce la magia que atrapa al lector; nos devuelve a una época que en palabras de Julio César Álvarez es “un canto a un tiempo que no volverá”, y esa magia se produce porque de forma intuitiva el lector vuelve a su propia vida. Consigue de esta forma el autor que nos identifiquemos con él y que seamos cómplices página a página del relato de su propia vida; porque los que vivimos aquellos años recordamos cada uno de los escenarios de su memoria y nos asombra la lucidez con que abre la puerta de su infancia y de su juventud y nos lleva por caminos que nos hacen recorrer también nuestra propia memoria.

Torreón de casa Botines (foto de Silvia D Chica)

Torreón de casa Botines (foto de Silvia D Chica)

Estructura de la obra:

  • PRÓLOGO por Julio César Álvarez
  • VISTA DE PÁJARO (poema)
  • LA DICTADURA: Estigma (18 epígrafes)
  • LA TRANSICIÓNFiesta (24 epígrafes)
  • LOS 80: Héroes (27 epígrafes)
  • DÍAS EXTRAÑOS: Temblor (22 epígrafes)
  • CODA (2 epígrafes) (epílogo)
  • OJO DE PEZ  (20 epígrafes) (epílogo coral con 19 músicos y escritores de su generación que escriben sobre “Regresiones”)

La obra está prologada por el también escritor Julio César Álvarez y contiene un apéndice a modo de epílogo coral de 19 músicos y escritores de su generación.  Se inicia con un poema (vista de pájaro) que nos sitúa al autor en su contexto de forma emotiva y directa y que es la antesala de lo que nos depara la obra, un texto de un narrador excepcional escrito de una forma impecable.

La primera parte del libro titulada “LA DICTADURA: Estigma” nos habla del León de provincias de los años 70  a través de la mirada de un niño, el propio Vicente Muñoz; entretejiendo su vida con la imagen de la ciudad en la que vivía. Construye esta parte a través de 18 epígrafes [Regresiones] que configuran sus recuerdos más significativos que se van entremezclando, creando un retrato de su propia vida y de todo lo que le rodeaba en ese momento. Así nos cuenta el descubrimiento de la muerte (Morir: el diablo) , la relación tan estrecha con su familia (manzanas de caramelo/ Los cromos / platillo volador/ Cangrejo de río/ casa Botines…)  un niño que juega y sueña, que recorre la calle Ancha, que cambia sus cromos al pie de la casa de su abuela en el edificio botines, que pasea con su padre por la plaza mayor y la catedral….y que recuerda su colegio, los Agustinos, y su parche en el ojo que en cierto modo el propio autor señala como un  principio de estigmatización que marcó para siempre la diferencia, y le hizo buscar infatigable su propio destino.

El autor sorprenderá al lector por la abundancia de datos puntuales y recuerdos tan lúcidos que ofrece en este relato.

La segunda parte del libro titulada “LA TRANSICIÓN: Fiesta” comienza con un capítulo titulado “Franco ha muerto (Así comenzó la fiesta)” y durante 24 capítulos breves Vicente Muñoz nos deja ver el adolescente en el que se convirtió. Y también una ciudad que va cambiando al ritmo de los nuevos aires de libertad. Esta parte del libro es sin duda la que nos desvela cómo se va forjando el escritor que ha llegado a ser. Habla de sí mismo, de sus intereses, de su avidez de conocimiento, de lo que leía, de las películas que veía, de sus pasiones y sus animadversiones pero también habla de aquel León, de sus cines, de sus salones de juegos, de los veranos en el Pantano de Luna, de la casa al lado del Cine Mary (Villa Asunción), de la montaña de León ….en un retrato de los hijos sietemesinos de la democracia que hace que el lector no quiera que se acabe nunca el libro. Una narración tierna, sin artificios ni engaños, con la memoria intacta, un relato desde el corazón, nostálgico, un mapa interior del autor, de visiones y recuerdos que no nos dejan indiferentes y que el lector siente en la piel como suyos propios. Además Vicente Muñoz nos da las claves documentales de la época; termina este relato de la transición con un capítulo dedicado al 23 de febrero de 1981, al golpe de estado.

La tercera parte del libro titulada “LOS 80: Héroes” es un canto a una generación, la suya propia, para recordarse y recordarnos el León de la Movida y no dejarlo perdido en la memoria. Testigo de una época excepcional, ve eclosionar una cultura subterránea de una España y de un León que hay que contar y del que también es protagonista… “Me miro en el espejo y soy feliz” así comienza esta parte, con una frase del grupo de música Parálisis Permanente.

Nos sumerge a través de 27 capítulos en la denominada MOVIDA, la eclosión de la música nacional con una fuerza imparable (Volver al Colinón), aquel fue también el momento en que el autor nos cuenta en sus Regresiones como creó su propio grupo Veredicto final (Veredicto Final /Platillos Paistes verdes). Los conciertos en León, la Mandrágora y la Tropicana, los grupos de León (Cardíacos, Deicidas….), las noches del Toisón,  también nos habla de los grupos españoles que aún resuenan en sus regresiones (Songs of my life: Gabinete Caligari/ Smash)

Vinalia Trippers Plan 9 Del Espacio Exterior

Vinalia Trippers Plan 9 Del Espacio Exterior

Pero en esa galaxia maravillosa y lejana que fueron los 80, en palabras del autor, en ese tiempo Vicente Muñoz se hizo el escritor que es, su pasión por el cine y la literatura de terror, su frenesí gótico y su percepción de la vida le llevaron a mediados de los 80 a empezar a escribir sus propios relatos al amparo de la recién estrenada cultura underground o subterránea que también acabaría llenando la ciudad de manifestaciones culturales al margen de la cultura oficial. Imprescindible el capítulo titulado Underground (pág. 125) para conocer las fuentes o las influencias del autor. Se suceden por los distintos capítulos o regresiones toda una lista de escritores, libros, películas, revistas… que definieron definitivamente el rumbo de su literatura, fundamental el capítulo Malditos (pág.137) en el que nos cuenta qué y quién le marcó definitivamente para ser el escritor que es.

Nos habla también de sus filias y sus fobias (frenesí gótico / tunos & papones), de los garitos de noche, del Barrio Húmedo (el hígado y la piel), de las acampadas, del ácido (Ácido [y el país de las maravillas/ Panorámix])  como experiencia mística en la búsqueda de sí mismo, y de Castaneda (la realidad es otra y aparte…). Recuerda a sus amigos, sus hermanos en el viaje de la vida (Gabi Oca Fidalgo/ César Fernández/ Vinalia Trippers).

“Los 80: Héroes” es el retrato de una generación que gestó la cultura outsider y subterránea del León de los 80 y que Vicente Muñoz narra como si estuviera allí de nuevo “benditos 80, hacia vosotros caigo de nuevo…aunque no haya carretera”

La última parte de éstas cuatro  “DÍAS EXTRAÑOS: Temblor” es un relato autobiográfico en tiempo presente alejado ya de los 80, un relato sincero, valiente del escritor y hombre que es, como una conclusión de todas las regresiones. Esta parte en mi opinión muestra un Vicente Muñoz más maduro, más lírico y dando claves de lo que ahora siente y hacia dónde va… “el caso es estremecerse y que las cosas te atraviesen la piel” (temblor: la pasión y las lágrimas) [pág.166]. Pero también nos habla de viajes, amigos y sueños… Pura vida y libertad.

“Mézclalo todo dentro de ti, tus sentimientos, tu vida y tu pasión, tu pasado y tus experiencias, tus regresiones y fantasmas, tu ira y tu felicidad, las personas que has amado y las que te han amado a ti (…) y luego quédate con la esencia, lo que eres aquí y ahora, estos latidos, este momento, el tiempo que desgasta y renueva…hasta arrancar de nuevo”
(Regresiones.  Mixtura: the blues. pag.184 )

CODA: epílogo (Mirantes Shangri-La/ This is the end)

OJO DE PEZ. Apéndice: Epílogo coral de 19 escritores y músicos de su generación que escriben sobre Regresiones.

Para abordar la lectura, el debate  (próximo jueves, 9 de febrero) y el encuentro con el autor (jueves 16 de febrero) podemos plantearnos los siguientes interrogantes:

Sobre la obra y su estructura

  • ¿Encuentras que es una obra fácil para encajar en un género determinado? ¿Qué crees que es esta obra: una autobiografía, unas memorias, una crónica, un retrato (alternativo de la ciudad de León)…?  ¿Piensas que el autor pretende hacer un relato autobiográfico que sirva como retrato de una generación?
  • ¿Cuál crees que es la intención del autor al escribir “Regresiones”?
  • ¿Cómo crees que el escritor se retrata así mismo en la obra?
  • “Regresiones” ¿te parece  una obra nostálgica?
  • ¿Qué opinas de la estructura del libro?  ¿Qué valor le das a  la coda? ¿por qué crees que los 20 epígrafes finales se agrupan bajo el título “Ojo de pez”? ¿qué ofrece de especial este encuadre que veas en los últimos epígrafes?
  • ¿Qué impresión te produce respecto a las partes anteriores la parte titulada Días Extraños? ¿Encuentras que hay un tono distinto en la narración?
  • ¿Crees que a pesar de la fragmentación de la obra en 93 epígrafes o regresiones como fashbacks  hay una continuidad en la narración?
  • En el libro hay temas que se repiten ¿Crees que las repeticiones responden a algún propósito?
  • ¿Te parece interesante la imagen recurrente del Shangri-La aplicado a distintos lugares a lo largo de la obra?
  • ¿Encuentras interesantes las referencias literarias  en la obra? ¿Y las referencias de cine, música en la obra …?

Sobre la época de la que habla

  • “Todo está en la infancia, recupérala” ¿estás de acuerdo con esta afirmación?
  • ¿Ofrece esta obra una visión que tú recuerdes del León de los años 80?
  • ¿Crees que el capítulo titulado Underground (pág. 125) define la contracultura de los 80  en León? ¿la refleja, la idealiza?
  • ¿Crees que los 80 fueron una “galaxia maravillosa y lejana” como afirma Vicente Muñoz?
  • La obra refleja la vida de una generación en el León de los años 80. ¿Solo eso?  ¿se podría extrapolar este retrato generacional y local a cualquier otra ciudad de provincias en la España de la época?

Y sobre ti:

  • ¿Has vivido directamente alguna de las épocas de las que habla el autor? ¿conecta esta obra con alguno de tus recuerdos?
  • ¿Qué parte te llama más la atención o conecta mejor contigo, te sientes identificado con algunas regresiones como mapa interior también tuyo?
  • ¿Qué opinas de la edición del libro: cubierta, elección del blanco y negro…etc?
  • ¿Hay algo que no te haya gustado del libro?

 

Club de lectura “Leemos juntos”: Regresiones, de Vicente Muñoz.

Por Marisa Fernández
(Servicio de Bibliobuses de la Diputación de León)

“Mézclalo todo dentro de ti, tus sentimientos, tu vida y pasión, tu pasado y tus experiencias, tus regresiones y fantasmas, tu ira y felicidad, las personas que has amado y las que te han amado a ti (…) y luego quédate con la esencia, lo que eres aquí y ahora, estos latidos, este momento, el tiempo que desgasta y renueva…
hora de arrancar de nuevo”

 

El Club de Lectura “Leemos juntos” (Biblioteca de la Universidad de León y Servicio de Bibliobuses de la Diputación de León)  te  propone su segunda lectura  programada para este curso 2016-2017.

Regresiones / Vicente Muñoz Álvarez.– La Romana, [Alicante] : Lupercalia, D. L. 2015.
235 p. ; 21 cm.– (Leviathan ; 15)
ISBN 978-84-943332-1-7

Calendario 

  • 2 de febrero: Coloquio participativo de guía a la lectura.
  • 9 de febrero Coloquio participativo de los socios.
  • 16 de febrero: Encuentro de los socios con el autor.

La participación en este Club de Lectura  es gratuita y está abierta a todo el mundo. Según tus gustos o tus posibilidades, hemos arbitrado para ti diferentes canales de participación. Puedes seguir las sesiones y expresar tu opinión:

  1. Asistiendo físicamente a los encuentros.
    • Los encuentros presenciales de las  lecturas tendrán lugar los  días indicados en el calendario,  en la sala de conferencias de la Biblioteca General San Isidoro a las 19:00 horas. Se ruega puntualidad.
  2. Siguiendo los encuentros por streaming.
    • Todas las  sesiones  se emitirán en directo a través de vídeo streaming para que quien lo desee pueda seguirlas en tiempo real  desde donde quiera a través de este enlace
  3. Participando a través de las redes sociales.
  4. Dejando tu comentario en el  blog tULEctura.

Acceso a la obra

Si lo deseas, puedes solicitar un ejemplar de esta obra en el propio bibliobús o en el teléfono 987234 612. Te facilitaremos el acceso a la obra de la manera más pertinente.

esquema participación

 

Vicente Muñoz es un autor leonés (León, 1966), poeta, narrador  y editor. El autor cultiva todos los géneros, y es y ha sido un personaje fundamental en la cultura subterránea de León desde los años 80. Creador del fanzine Vinalia Trippers, coordinador de antologías, cinéfilo, músico,  inquieto, soñador, erudito, coleccionista…

La obra está estructurada en cuatro partes definidas cronológicamente (la dictadura, la transición, los 80, días extraños) un epílogo (Coda) y un apéndice a modo de epílogo coral de 19 músicos y escritores de la generación del autor. El prólogo es de Julio César Álvarez, escritor y amigo de Vicente Muñoz.

A través de un relato autobiográfico, Vicente Muñoz en “Regresiones” parece haber encontrado la llave que abre su memoria con nostalgia al recuerdo de su propia vida (años 70/90), con la determinación de contar a través de sus ojos y de su percepción lo que ocurría en León durante los años en los que España resurgía como el Ave Fénix de sus cenizas grises y se tornaba en una Fiesta. El autor nos propone un viaje -su viaje-, pero nos convoca también a emprender el nuestro, cómplices de un tiempo que no volverá pero que todos guardamos dentro como un tesoro.

El recuerdo de la infancia es la primera parte del libro, La Dictadura: estigma, aquel León de las manzanas de caramelo, de la Casa Botines, de los cromos, de los cangrejos de río, de las series de televisión, de los tediosos días de colegio, de los amigos, del parche en el ojo… nos hacen querer leer más, querer saber qué fue del Vicente niño inocente despertando al mundo con curiosidad y avidez.

Llega la época de la transición, segunda parte del libro (La transición: fiesta), el adolescente viaja a un mundo desconocido, tritones, salamandras, minerales, superhéroes de cómic, ensoñaciones y misterios (la casa al lado del Cine Mari), sesiones de espiritismo a la luz de la luna en el Pantano de Luna, la familia, los amigos, el descubrimiento de la literatura y el cine de terror (H.P.Lovecraft, “Historias para no dormir”), la fascinación por la naturaleza, las películas orientales, el despertar del sexo, cine erótico, los salones recreativos, las peleas (Rambo), los perros, las primeras revistas XXX, y la noche de los transistores (23 F) .

La tercera parte del libro, Los 80: héroes, es un canto a una generación, la suya propia, para recordarse y recordarnos el León de la Movida y no dejarlo perdido en la memoria. Testigo de una época excepcional, ve eclosionar una cultura subterránea, outsider, de una España y de un León que hay que contar y del que también es protagonista … ”me miro en el espejo y soy feliz”  así comienza esta parte, con una frase del grupo Parálisis Permanente.

Y el lector no querrá otra cosa que adentrarse en la memoria magistral de Vicente Muñoz que nos devuelve a nuestra juventud. A lo largo de 27 capítulos nos habla de sus filias y sus fobias (frenesí gótico, tunos & papones), de literatura (Underground /Malditos…), de música (Volver al colinón /Veredicto final /platillos Paistes verdes) de cine , de los primeros fanzines, de las noches del Toisón que cantaban los Cardiacos, de los conciertos de La Mandrágora, de los garitos de noche, del Barrio Húmedo (el hígado y la piel) de los grupos de música españoles (Gabinete Calligari / Smash) de su propio grupo (Veredicto Final), de las acampadas en las Hoces de Vegacervera, del ácido (Ácido [Y el País de las Maravillas] / Panorámix) y de Castaneda (la realidad es otra y aparte…)

Retrato de una generación que gestó la contracultura outsider y subterránea del León de los 80 y que Vicente Muñoz narra como si estuviera allí de nuevo “benditos 80, hacia vosotros caigo de nuevo… aunque no haya carretera”.

La última parte, Días extraños: temblor, es un relato autobiográfico en tiempo presente, un autorretrato del escritor y del hombre que es, conclusión de todas las regresiones; el resultado de la suma de todas las pasiones que conforman a la persona que nos describe en esta fantástica novela.

¿Quieres regresar? Hazlo con nosotros. Ven y lee “Regresiones”. Compartiremos nuestra lectura y hablaremos de aquel León quimérico y crepuscular que nos propone Vicente Muñoz Álvarez.

Coloquio participativo de guía a la lectura
Sala de Conferencias de la Biblioteca General San Isidoro
jueves 2 de febrero de 2017,   19:00 horas

Asistencia abierta y gratuita (y con ronchitos 🙂 )

Si lo deseas, puedes visitar el  tablero que hemos creado en Pinterest para ambientar esta obra. Pero además, también puedes participar añadiendo imágenes o vídeos que nos sugieran tus regresiones a la época. Para ello debes tener cuenta en Pínterest y enviarnos un correo para que te invitemos a colaborar en el tablero Regresiones.

 

Angeles, detectives y otros fracasados: Coloquio participativo de guía a la lectura

Por Eva Santos González
(Servicio de Bibliobuses de la Diputación de León)

 Vídeo de la sesión

Miguel Paz Cabanas

Miguel Paz Cabanas

Miguel Paz Cabanas nació en Sestao (Vizcaya) aunque reside en León desde 1988. Ejerce como articulista en el Diario de León, con la sección “Contracorriente” y como él mismo afirma, escribe “porque es su forma de abordar la misteriosa complejidad de la vida” y añade con cierto aire de sorna: “Creo que también es  una opción razonable al suicidio” (fuente:  ileón.com 28/10/2014)

A Miguel Paz Cabanas le complace admitir sus errores, pero lo que nunca acepta de esta época es su mezcla de ruido y degradación, que a su modo de ver nos hace peores y porque mancha con su codicia el río invisible de las palabras.

Su obra abarca  tanto el ensayo  como el relato y o el artículo periodístico.  Y en todos estos campos ha recibido numerosos premios y reconocimientos. En cuanto a las obras editadas individualmente, figuran:

  •  “Cuentos crueles para leer tumbado en la cama”, (Ediciones Leteo, 2006)
  •  “El viaje del idiota”, novela (Ediciones Baile del Sol, 2010)
  •  “Memorias de un cabrón resentido”, colección de relatos. (Ediciones Camparredonda, 2011)
  •  “Los abedules enanos”, obra ganadora del Primer Premio del XII Certamen Rafael González-Castell de novela (Diputación de Badajoz, 2012)
  •  “Ángeles, detectives y otros fracasados”, coleccion de relatos ( Eolas Ediciones, 2012 )
  • “Oración de la negra fiebre” , poemario (Eolas Ediciones, 2015)

En esta última recopilación de poemas, presentada  recientemente en el Instituto Leonés de Cultura de la Diputación de León, relata su paseo por los infiernos, su comunión en el dolor con el resto de los enfermos, su experiencia como paciente fruto de la terrible experiencia que a travesó debido al síndrome Guillain Barré. Según el autor, este poemario le servido para mostrar «la alianza con los que sufren, los otros enfermos; la sensación de angustiosa irrealidad que viví; la necesidad de construir relatos fantásticos para huir de aquel estado de postración en los oscuros días de la UCI; y de ese asombro que me perseguirá siempre en aquella experiencia».

La obra

978841560301En la entrevista publicada en el blog literario Un lector indiscreto, Miguel Paz Cabanas nos habla  sobre su obra “Ángeles, detectives y otros fracasados”:

Este libro reúne una parte notable de los relatos que he escrito en los últimos años, entre ellos algunos que han sido premiados dentro y fuera de España. Es una obra donde se citan mis obsesiones como autor: tanto las estílisticas (el cuidado de la prosa y del ritmo), como las temáticas (las historias de perdedores, los desenlaces imprevisibles, el humor). Se trata, por cierto, de una edición muy cuidada.

En otra interesante conversación con el escritor plasmada en el Diario de León, en junio de 2012, Paz Cabanas sostiene que “Los personajes de este libro viven instalados en la epifanía del fracaso”

 

¿Por qué recomiendo esta lectura?

Cuando un lector  toma en sus manos por primera vez este libro de relatos dispuesto a formar parte con su lectura de estas cortas aunque intensas historias, lo primero que le puede llamar su atención es la propia ilustración de la cubierta, la cual a mi juicio y valga la redundancia ilustra a la perfección el título de la obra, haciendo referencia a los ÁNGELES, DETECTIVES y a los FRACASADOS, teniendo en cuenta que la actitud de lucha, representada por el combate de boxeo les confiere a ambos y a la figura del payaso decadente que aparece en el centro, un halo de amargura, de opacidad, en definitiva de fracaso. Incluso el público que se ve al fondo de la escena refleja, con sus gestos, una clara actitud de agonía, de tristeza, de dejadez, plasmados  en una especie de “horror vacui” y acompañados del blanco y negro por todo índice cromático. La responsable de esta ilustración es Silvia Álvarez López-Dóriga, restauradora y fotógrafa.

Aunque en un principio los treinta relatos que conforman la obra pueden resultar inconexos, buscando trazar una línea común entre todos ellos, existe una serie de personajes que, encastrados en diferentes ambientes sociales, económicos, históricos…, tienen un trasfondo de tristeza irónica, de existencias al borde del abismo, sin futuro en muchas ocasiones, o con un pasado siniestro, pero que de algún modo reflejan una realidad (su propia realidad) en la que  se esconde una crítica solapada a la sociedad actual, cargada de estereotipos, de encasillamiento en los pensamientos y en las ideas.

Encontramos también relatos ambientados en un contexto histórico relativamente reciente, como la etapa franquista en la que se desarrolla el relato titulado “Dos hombres y un destino”, o la guerra civil española en la que el sepulturero de “El lanzador de cuchillos” es obligado a cavar fosas comunes, o un anarquista alistado en las Brigadas Internacionales tal y como se narra en “Los túneles se sucedían” y (uno de los que más me han gustado personalmente) “Pasoslargos”, en el que un humilde tabernero comete la supuesta osadía de ensalzar la segunda República española y sus valores. Este relato puede arrancarnos una sonrisa por su ironía tan estratégicamente camuflada.

En otros relatos encontramos historias un poco más sentimentales, aún en su crudeza,  historias de gente común con problemas reales, como es el caso de “La peluca”, “Las zapatillas rojas”, “Leonor y los tiempos amarillos”, “Señor  polilla”, “Una llama oscura” o el texto “No lo sé con certeza”, en el que puede existir una crítica a la situación laboral que se vive actualmente y se acepta con resignación, en un conformismo que paraliza la condición  del ser humano

Y por último destacar que hay una serie de  relatos con claras referencias cinematográficas, aquellos en las que se hace un guiño a títulos míticos del cine, como por ejemplo, “Mogambo”, “Dos  hombres y un destino”, o “La isla del tesoro”, cuyo título,  tomado de la obra de unos de los autores fetiches de Paz  Cabanas  -R. L. Stevenson-,  nos narra las excentricidades de un director de cine y la historia del denostado actor John Garfield.

Para terminar quisiera hacer hincapié en lo cuidado de la edición tal y como señalaba el propio Paz en una de sus entrevistas;  me ha resultado tremendamente original la composición tipográfica de los textos: los títulos de cada uno de ellos hacen alusión directa y de forma muy visual, con su tipografía,  al contenido del mismo; también nos encontramos con páginas floreadas, punteadas, palabras borrosas, dibujos… y una página en negro, que echa por tierra la cada vez más popular afirmación, “poner en negro sobre blanco” a modo de transgresión y que representa la decadencia de un actor y su muerte.

Recomiendo la lectura de estos textos cortos  en la que en un primer contacto, tomamos conciencia con todos ellos de manera general, pero quizá es en una segunda lectura, más profunda, en la que sacamos provecho de lo que Miguel Paz Cabanas nos cuenta en cada página.el-senor-polilla

 

Para comenzar el debate del próximo 26 de octubre, podemos plantearnos los siguientes interrogantes:

  1. 1. ¿Qué te parece la tipografía y la composición formal del volumen? ¿Crees que enrique la obra, acompaña al contenido o distrae de la lectura?
    2. La ilustración de la cubierta ¿es adecuada para el título y el contenido de la obra? ¿Qué opinas de la cubierta?
    3. ¿Te parecen demasiados relatos para una colección? ¿crees que sobra alguno? ¿crees que sobresale alguno?
    4. ¿Encuentras algún hilo conductor en los relatos?
    5. Paz Cabanas se caracteriza por la ironía en su escritura ¿En qué relatos y/o aspectos detectas esta ironía?
    6. ¿Encuentras referencias cinematográficas, históricas, metaliterarias en los relatos?
    7. En algunos relatos hay tintes de novela negra ¿cómo los consigue el autor?
    8. ¿Los personajes de la obra tienen características comunes?
    9. ¿Cómo conviven la realidad y la ficción, el presente y el pasado… en el texto?
    10. Hay relatos más realistas y otros más fantásticos ¿crees que la mezcla de ambos responde a algún objetivo?
    11. ¿Crees que estos relatos conservan la estructura de los relatos cortos? (nudo breve bien construido y final sorpresivo que explica el desenlace en las últimas líneas)
    12. ¿Consideras que el libro contiene crítica social? ¿en qué relatos?
    13. ¿Encuentras  similitudes con alguna obra del mismo autor o de otros escritores?
    14. ¿Te parece que es un libro pesimista o deja lugar para la esperanza?

    Puedes comentar aquí o en la discusión creada por los Bibliobuses de León en Facebook 

    ajedrez

Comienza el club de lectura Leemos juntos: Curso 2016-2017

Colaboran: Servicio Provincial de Bibliobuses de León y Biblioteca de 68716_160743957289194_732553_nlogoulela Universidad de León

FOLLETO INFORMATIVO CLUBES DE LECTURA LEEMOS JUNTOS

Un club de lectura es una de las mejores, más completa y  gratificante  fórmula de animación a la lectura. Aunque su concepción tradicional dificulta su instauración en el Servicio de Bibliobuses  ya que sus lectores están repartidos por toda la provincia,  la colaboración iniciada el curso pasado con la Biblioteca Universitaria San Isidoro aporta nuevas posibilidades para ambos colectivos de usuarios.

Cada institución aporta aquello de lo que dispone: usuarios, fondos bibliográficos, medios técnicos, canales de comunicación, experiencia, espacios físicos, personal… Juntos esperamos continuar fomentando el interés por la lectura y el debate sobre ella.

Como siempre, las actividades son gratuitas y  están abiertas a todo el  mundo que desee participar en ellas. Las formas de hacerlo son variadas para adaptarse a las necesidades y conveniencias de los lectores:
esquema participación

¿Quieres saber más del club de lectura Leemos juntos: Curso 2016-2017 ?

La primera lectura del club Leemos juntos  para este curso  es la obra Ángeles, detectives y otros fracasados, de Miguel Paz Cabanas. Los libros se pueden pedir en el Bibliobús o en su teléfono (987234612).

Calendario de los encuentros:

  • 19 de octubre: Coloquio participativo de guía de lectura.
  • 26 de octubre: Coloquio participativo tras la lectura de la obra.
  • 9 de noviembre: Encuentro con el autor, Miguel Paz Cabanas.

Aparte de la participación presencial podrás intervenir a través de:

 

Así es que ya lo sabes: el 19 de octubre, a las 19:00 horas, en la sala de conferencias de la Biblioteca San Isidoro, tenemos una nueva cita para hablar de libros. Puedes participar de muchas formas

¡Te esperamos!