La galería de Arte Ármaga agrupa a sus artistas en una colectiva dedicada a la noche

Antes del fuego la noche era tiempo de silencio, de terror, de miedos ancestrales para los hombres primitivos que no se atrevían a salir de sus cuevas en la oscuridad. Vino después la era de las hogueras y las antorchas y aquellos seres comenzaron a disfrutar del momento de tinieblas. Y millones de años después hay personas que no duermen, hay ciudades que no duermen, hay mucha vida en la noche, mucha bohemia y muchos artistas que la prefieren para concelebrar el instante mágico de la creación, cuando las musas bajan sobre ellos en torrentes de divina inspiración.

Por ello es lógico que la galería de arte Ármaga hay decidió que para su colectiva estival nada mejor que la noche como motivo central, para que en ella sus artistas demuestren su poderío creativo. Su nómina es importante y extensa y de entre todos ellos, en Ármaga, han elegido a los siguientes: Albert Agulló, Virginia Calvo, Alexandra Domínguez, Amancio, Begoña Pérez, Carlos Cuenllas, Cristina Ibáñez, Edgar Plans, Esteban Tranche, Guzpeña, Isidro Tascón, José de León, Juan Carlos Mestre, Manuel Jular, Miguel Escanciano, Paco Redondo, Pedro Castrortega, Pelayo Ortega, Ramón Isidoro, Reme Remedios, Tadanori Yamoguchi y Teresa Gancedo. Y cuando la muestra termine, allá por el mes de setiembre, la inquieta galería recibirá la visita de uno de los artistas leoneses más esperados después de un largo silencio, Miguel Escanciano que, seguramente, sorprenderá a todos con una colección de obras totalmente distintas a las que ha presentado al público hasta este momento. Aunque, a buen seguro, no faltarán en ella sus clásicas manzanas.

Fuente: El Diario de León.es 07-07-2014

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *