El leonés Epi Rodríguez publica ‘El color de las hayas’, obra que destila sangre y suspense

El escritor y director de cine leonés Epigmenio Rodríguez.

«El infierno de los vivos no es algo que vendrá; hay uno que existe ya aquí». La frase es de Las ciudades invisibles, de Italo Calvino, y al leonés Epigmenio Rodríguez le ha inspirado su primera novela, El color de las hayas. «Decidí explorar el infierno. Caben dos actitudes: o aceptarlo y formar parte de él o tratar de reconocer los espacios del infierno y contribuir a que crezcan. Con todo, se me ocurrió contar una historia».

El autor presenta hoy su ópera prima, a las 20.30 horas en el Gran Café, acompañado por Héctor Escobar, Juan Miguel Alonso Vega, José Antón y Francisco Flecha Andrés.

El color de las hayas forma parte de la trilogía De Infernis, cuya segunda parte -«dependiendo de la acogida de la primera», dice el escritor leonés- saldrá este mismo año. Epigmenio Rodríguez (Taranilla, 1953), director del premiado cortometraje Las becicletas, una historia sobre el León rural de la posguerra que se paseó por los mejores festivales, concibió inicialmente El color de las hayas como un guión de cine. Pero «pronto vi que había material para una novela», explica.

El libro, «cuyo espinazo» es el infierno de los vivos o «el infierno son los otros», que decía Sartre, transcurre en esta primera entrega en el mundo rural, en un pueblo remoto que el lector fácilmente ubicará en la montaña leonesa. El color de las hayas, cuyo subtítulo es Hacia la mitad del otoño, se sumerje en el universo de una familia, a la que la despoblación ha dejado completamente sola en un entorno hostil. Es la historia de una saga, que arranca en los años sesenta y concluye en el 2008. Un microcosmos asfixiante, donde las relaciones acaban siendo un infierno para los miembros del clan.

La segunda parte de De Infernis se desarrolla, por el contrario, en la gran manzana, Nueva York, la ciudad que nunca duerme, pero donde es posible encontrarse más sólo y aislado que en ningún otro lugar. La tercera novela es un misterio que Rodríguez no quiere desvelar por el momento. Sólo adelanta que no transcurrirá ni en el ámbito rural ni en una gran ciudad.

El paisaje es también un personaje crucial en El color de las hayas, un título de gran simbolismo en la novela, cuya portada, donde el color rojizo del bosque se confunde con las manchas de sangre, resulta más que premonitoria. Un relato donde el autor penetra no sólo en un complicado entorno físico, sino también en su entramado social. «Trabajo mucho los títulos y los dejo reposar», confiesa el escritor, autor además de León sin prisa, dos volúmenes de viajes.

Aunque Rodríguez rehúye encasillar su novela en el género negro, reconoce que tiene asesinatos y buenas dosis de suspense. En sus páginas aborda cuestiones como el abandono de los pueblos y el consiguiente aislamiento, los códigos familiares o los convencionalismos sociales. «El tema central son las cuestiones humanas. Ese infierno de los vivos que puede tener lugar en cualquier parte».

De Infernis, la trilogía en la que Epigmenio Rodríguez pretende bucear en los infiernos que nos rodean, tiene poco que ver con El Infierno de La divina comedia de Dante. Por el contrario, al escritor leonés le interesa el infierno de los vivos. Porque es en estos infiernos donde se desenvuelven sus personajes, que en realidad son quienes los dan forma.

Escrita con la difícil sencillez de quien maneja con autoridad los tiempos de la literatura, el polifacético Epigmenio Rodríguez, que ha sido profesor de Economía y de joven experimentó la dureza de la mina y de las tareas del campo, imprime un ritmo cinematográfico a toda la historia. De hecho, el autor no ha descartado por completo adaptarla al cine en el futuro.

Con El color de las hayas, que ofrece una visión pesimista de la condición humana, la editorial leonesa Eolas inicia su colección de narrativa.

Lugar: Gran Café. Calle Cervantes, 9

Hora: 20.30

Fuente: El Diario de León.es 29-04-2013

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *