Lectura 2: Una manada de ñus.

Una manada de ñus, de Juan Bonilla.

Los ñus de Juan Bonilla somos todos, la ñus bonillamanada de individuos que diariamente cruzamos el río de la vida que nos aboca al mar manriqueño. Y a nosotros, para aprendernos, nos reflejan mucho mejor que los espejos esos otros ñus que son los personajes que habitan los libros que leemos. (Lale González Cota en El placer de la lectura)

Calendario

Lugar  y horario

Los encuentros de esta  lectura tendrán lugar en la sala de conferencias de la Biblioteca General San Isidoro a las 19:00 horas. Se ruega puntualidad.

Sinopsis

Todos hemos visto ese documental en el que los ñus migran en pos de pastos y son obligados a cruzar un río infestado de cocodrilos. La manada pasa cada año, no sin dejar atrás a unos cuantos componentes: gracias a esas víctimas, que entretienen el hambre de los cocodrilos, la manada puede seguir adelante. Así, también, los protagonistas de este libro: ñus que tienen que enfrentarse a una charca infestada de cocodrilos sin saber si serán ellos los sacrificados para que la manada pase. Muchos de ellos son adultos visitados por el adolescente que fueron. Mirada desde lejos, nunca contada in situ, la adolescencia de los personajes de esta manada se puede reflejar en ambiciones que no tendrán más remedio que ser incumplidas –una lista de deseos, enamorar a una estrella de cine- o en logros que tardan demasiado en llegar, cuando ya no son más que una cándida celebración que multiplica la nostalgia –el ascenso de un equipo pequeño a primera división, la venganza con la que se le quiere devolver una grandeza inconquistable a un poeta menor-. Los maximalismos propios de la adolescencia son aquí corregidos por la mirada narradora, siempre situada ya en un lugar desde el que se sabe que aquel paraíso perdido no fue nunca un paraíso y permanece con tal fuerza en nuestros adentros que tampoco será nunca perdido. La agonía de una madre en un hospital, la relación con un padre a través de los fracasos de un equipo de fútbol, las tablas que le hace un chico a Bobby Fischer en una partida simultánea, el olvido del pin de una tarjeta de crédito, el llanto de un bebé en el piso de los vecinos, son algunos de los puntos de partida desde los que los ñus que protagonizan estos relatos tratan de pasar la terrible charca infestada de cocodrilos.

Puedes empezar a leer el libro Una manada de ñus, de Juan Bonilla. 

Print Friendly, PDF & Email

7 pensamientos en “Lectura 2: Una manada de ñus.

  1. Javier

    Acabo de enviar un correo con las fechas a un posible nuevo participante en el grupo, a otro lo encontré en calle y le vi interesado, también le animé. Puede, que poco a poco, hagamos pequeña la sala. Con paciencia llegaremos a ser un gran grupo estable.

    Responder
    1. tULEctura Autor

      No te preocupes; echa un vistazo a la entrada en el blog y a los comentarios de los asistentes: así te podrás hacer una idea de cómo transcurrió el encuentro.
      ¡Te esperamos el día 4 de diciembre!

      Responder
  2. Gloria

    Estoy encantada con el Club. La sesión de guia a la lectura ha sido para mi un descubrimiento. Nunca había asistido a ningun club y después de tantos años, tantos libros, está siendo una experiencia que espero cada mes con muchísimo interés .
    Muchas gracias por vuestro esfuerzo .

    Responder
  3. Yaiza

    Es difícil escoger una sola palabra para este libro.
    Uno de los aspectos más interesantes es el manejo de la palabra en su conjunto, que nos deja fragamentos tan profundos y bonitos como estos:

    “Se estaba muy bien allí, en la intemperie del ahora” (2013, Pre-textos, p. 65)

    “Bastaba con hacer tiempo, si es que es posible que el tiempo se haga, si no es vivir, precisamente, deshacerse en el tiempo.” (2013, Pre-textos, p.65)

    “Mira que si lo que te has cancelado a ti mismo es el acceso a los recuerdos en vez de a los ahorros, o puede que los recuerdos no sean más que ahorros y ahora estés sin blanca” ( 2013, Pre-textos, 109)

    “a la realidad muy a menudo le gusta ser inverosímil” (2013, Pre-textos, 134)

    “Yo no sé si son una raza superior o inferior, lo que tengo claro es que los adolescentes son otra raza. Y una de sus características esenciales es que apenas pueden decir algo de su país –la adolescencia- mientras habitan en él”. (2013, Pre-textos, p. 246)

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *