Lectura 3: El jardinero fiel

El jardinero fiel, de John Le Carré

El jardinero fiel / John Le Carré-- 13ª ed-- Barcelona : Debolsillo, 2009
619 p. ; 19 cm-- (Biblioteca John Le Carré ; 99/19)
ISBN 9788497592949


9788497592949

“Ah, pero un hombre debe abarcar más de lo que tiene al alcance de su mano, ¿o para qué está el cielo, si no?” (Epígrafe de “El jardinero fiel” perteneciente al monólogo dramático “Andrea del Sarto”, de Robert Browining).

Calendario

 

Lugar  y horario

Los encuentros de esta  lectura tendrán lugar en la sala de conferencias de la Biblioteca General San Isidoro a las 19:00 horas. Se ruega puntualidad

 

¿Quieres encontrar la obra de John le Carré en la Universidad de León?

 

Sinopsis (Información contenida en la contraportada):

Cerca del lago Turkana, en el norte de Kenia, Tessa Quayle, una mujer joven y bella, es asesinada. Su supuesto amante africano y compañero de viaje, un médico al servicio de una ONG, ha desaparecido del escenario del crimen. El marido de Tessa, Justin, aficionado a la jardinería y diplomático destinado en la embajada británica de Nairobi, emprende su particular odisea para descubrir a los asesinos y sus motivos. Sus indagaciones lo llevan al Foreign Office de Londres, a varios países de Europa, a Canadá y de nuevo a África, a lo más profundo del sur de Sudán, y por último al lugar mismo en que Tessa murió. En el camino encontrará terror, violencia, situaciones cómicas, conspiraciones e información. Pero su mayor descubrimiento será la mujer a la que apenas tuvo tiempo de amar.

El autor

John Le Carré  (seudónimo de David John Moore Cornwell) nació en Dorset, Inglaterra, en 1931. Después de recibir educación en las universidades de Berna y Oxford, pasó a enseñar en Eton antes de convertirse en un oficial del MI5. En 1960, fue trasladado al MI6, el servicio de inteligencia exterior, en la embajada británica en Bonn. El antiguo profesor convertido en espía descubrió, durante este período,  su pasión por la escritura y  publicó Convocatoria de los Muertos (1961) y Un asesinato de calidad en (1962) antes de escribir lo que se considera en gran parte  una de las grandes novelas del siglo XX: El espía que surgió del frío (1963).

Hasta la última de ellas, Una verdad delicada (2013), ha escrito más de una veintena de exitosas novelas  que suponen un referente en su temática. La obra de John le Carré está especializada en relatos de suspense y espionaje ambientados en la época de la Guerra Fría, aunque progresivamente  ha actualizado su materia argumental al incorporar realidades más contemporáneas como el creciente terrorismo islámico, la inmigración,  las escandalosas políticas de las industrias farmacéutica o las sórdidas intrigas de la política internacional. Y todo ello, siempre, dentro de historias frenéticas con tramas intrincadas llenas de sobornos, encubrimientos y conspiraciones.

Es casi imposible no haber visto ninguna película basada en alguna obra de John le Carré, pues varias de sus novelas se han adaptado para la pantalla de cine. Por citar solo algunas mencionaremos que El sastre de Panamá fue filmada en 2001,  El topo (basada en Tinker, Tailor, Soldier, Spy) en 2011, y la reciente El hombre más buscado en 2014.  El jardinero fiel, esta tercera lectura, también llevada a la pantalla en  el año 2005, es un ejemplo claro de las nuevas temáticas que reflejan la falta de escrúpulos de empresas o las instituciones que maniobran impunemente  en  un complejo entorno globalizado.

La película

 

Print Friendly

10 pensamientos en “Lectura 3: El jardinero fiel

  1. Maria

    En la introduccion de este libro,El Jardinero Fiel,me ha llamado la atención la distinción que se hizo sobre los distintos tipos de detectives que ha habido a lo largo de la historia; también me hizo reflexionar un comentario que hizo el Maestro Filosofo Emilio LLedó, sobre la tendencia natural del ser humano a la comunicación mediante la lectura.

    Responder
  2. Cary

    Por desgracia, un tema que debería ser casi ciencia ficción, es una realidad en un continente, Africa, donde las multinacionales farmacéuticas hacen sus experimentos en personas, sin importarles nada más que el dinero.
    Este es un libro que refleja fielmente la situación, dibuja con primor las características de unos personajes que , buenos o malos, nos hacen suyos en el segundo capítulo. Personajes reflejo de los prototipos de la novela negra, malos terriblemente malos y los buenos, buenos para los intereses de los estados mientras sigan las consignas preestablecidas, nadie sabe realmente por quien. Pero los que se salen del guión y se rebelan…solo encuentran la muerte. Confrontación constante entre el quiero y el debo, entre lo aprendido y establecido y el honor de la fidelidad, evidentemente con un trágico y heroico final que redime a quien “ha querido abrir los ojos”, por amor.

    Responder
  3. Mercedes

    Este libro no puede dejarnos indiferentes ante la barbarie de las multinacionales farmacéuticas .
    Como bien queda reflejado en el libro, la industria farmacéutica ofrece salud a millones de pacientes, pero en su lugar, distribuye productos que simplemente alivian los síntomas al tiempo que mantienen la enfermedad subyacente, como condición previa para el futuro de su negocio.

    Responder
  4. Maria

    Una autentica barbarie, que se realiza en los países del sur, mediante las mafias que hay entre las multinacionales farmacéuticas, una lástima que esto no sea una novela, y que tenga que decir que es la pura realidad, y que a fecha de 2015 todavía se encuentra esta lacra en auge.

    Responder
  5. Cris

    La lectura de esta obra no solo responde al mero entretenimiento para el que están concebidas las obras que pertenecen a este género, sino que encierra el compromiso ético de denuncia de “el mundo” al que casi todos volvemos la espalda. Y lo hace de una doble manera, no es solo denunciar las corruptelas de las industrias farmacéuticas, las argucias indecentes que las hacen medrar a costa de dejar, en ese rentable camino, muchos muertos y mucho sufrimiento; también esa doble moral, esa frivolidad decadente, por la que nos regimos todos y que queda reflejada en las colonias de países del mundo desarrollado en África, ver como son capaces de llevarse las manos a la cabeza por un supuesto asunto de infidelidad juzgando a la protagonista y demonizándola y utilizando esta información para desprestigiar su trabajo, y sin embargo ante ese otro tema de las farmacéuticas, infinitamente más grave, quedarse al margen ignorándolo por completo: la responsabilidad de saber, de alimentar la conciencia, del doble rasero, de la falsa moral que tanto daño hace, tan malas consecuencias tiene y tanto se practica en cualquier rincón del mundo.
    La lectura de la obra es intrigante, dinámica, con mucho ritmo, con personajes brillantemente definidos y una trama exquisita que sobrepasa la verosimilitud literaria para asentarse en el realismo puro y duro.
    El tratamiento de los personajes protagonistas que debería responder en el caso de él a un perfil de tipo duro, ingenioso, acostumbrado al peligro y, que de hecho así es puesto que nos lo demuestra en el transcurso de su periplo, respondería también al perfil del héroe de las tragedias comprometido con el bien, que es asesinado finalmente y que representa todos los valores de los que carece ese mundo tan decadente. Lo mismo ocurre con Tessa, mujer fatal que utiliza sus armas de mujer para conseguir lo que necesita y sin embargo le Carré, le acaba llevando por el derrotero de la heroína trágica que sacrifica su vida por una causa noble entregándolo todo, igual que él. Esa calidad humana con la que le Carré les dota y la verosimilitud que adquieren con el desenlace trágico es, desde mi punto de vista, lo que eleva la trama y a la novela entera.
    Es agradable ver que hay “super ventas” cuyo valor académico y artístico justifican su éxito comercial y rompen con el concepto, ya asumido, de best seller que solo responde a estrategia comercial.

    Responder
  6. alvaro

    Me gustó bastante la exposición dinámica y divertida, ya que se basó en la película, la cual trata sobre el fármaco de la Dypraxa para las pruebas de la tuberculosis y el Sida. Tras este disfraz de pruebas lo único que hacen es experimentar con las personas de Kenya para conocer las reacciones adversas “matando a gente inocente” para luego sacarlas al mercado y venderlas, ahorrándose los procesos legales que debe tener cualquier tipo de fármaco.

    Responder
  7. Mercedes

    Este libro nos muestra la realidad que no vemos de las multinacionales farmacéuticas y que lo revisten de solidaridad . Me resulta muy lamentable que este sucediendo esto en algunos países mientras nosotros lo ignoramos, y lo mas triste es no poder hacer nada para sancionar y erradicar estas practicas .

    Responder
  8. Sara Santiago

    Aunque se ha criticado el enfoque romántico en la historia, ese amor entre los protagonistas, he de decir que para mí, no sobra nada en relación a ellos, es más, esa relación es la llave de la historia que nos cuenta.
    Personalmente, para mi ha sido los mas emocionante y llamativo de la lectura, lo que más me interesaba. No dejó ni un momento de interesarme el trasfondo social y humanitario de la historia, pero mentiría si dijera que no dejé de pensar en el amor de los protagonistas.

    Responder
  9. Yaiza

    Difícil, al menos en mi caso, y sin embargo necesario, no dejarse influenciar por el hecho de que el escritor sea un espía en esta novela que mezcla elementos de la narrativa de detectives, la novela negra y la narrativa del espionaje.

    Responder
  10. Yaiza

    A pesar del argumento inquietante de la novela, para mí el comentario más escalofriante probablemente se encuentra en la “Nota del autor”: “Al adentrarme en la jungla farmacéutica, llegué a la conclusión de que mi relato, comparado con la realidad, era tan inocuo como una postal de vacaciones.”

    Una alerta, una llamada de atención para no ser de los que “pasamos de largo por la vida mirando al suelo.”(p.184)

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *