Lectura 3: Demasiada felicidad.

Demasiada felicidad, de Alice Munro.

Los diez relatos que componen la oalice munro demasiada felicidadbra reflejan  la complejidad que puede albergar el alma humana. Historias duras, terribles, brillantes, siempre escritas desde una perspectiva tan lúcida que resulta demoledora. 

Calendario

Lugar  y horario

Los encuentros de esta  lectura tendrán lugar en la sala de conferencias de la Biblioteca General San Isidoro a las 19:00 horas. Se ruega puntualidad.

 Sinopsis

Una joven madre recibe consuelo inesperado por la muerte de sus tres hijos, otra mujer reacciona de forma insólita ante la humillación a la que la somete un hombre; otros cuentos describen la crueldad de los niños y los huecos de soledad que se crean en el día a día de la vida de pareja. Como broche de oro, en el último cue nto acompañamos a Sofia Kovalevski, una matemática rusa que realmente vivió a mediados del siglo XIX, en su largo peregrinaje a través de Europa en busca de una universidad que admitiera a mujeres como profesoras, y viviremos con ella su historia de amor con un hombre que hizo lo que supo por decepcionarla. Anécdotas en apariencia banales se transforman en las manos de Munro en pura emoción, y su estilo muestra estas emociones sin dificultad, gracias a un talento excepcional que arrastra al lector dentro de las historias casi sin preámbulos

Puedes empezar a leer el relato Demasiada_felicidad

 

Print Friendly, PDF & Email

5 pensamientos en “Lectura 3: Demasiada felicidad.

  1. javier

    Ayer, jueves, mientras los alumnos de la Universidad se reunían en una macro fiesta en la oscuridad, eso nos parecía a los mayores, una treintena de personas nos encerrábamos voluntariamente en la Biblioteca General San Isidoro, para charlar, reflexionar y reír amigablemente teniendo como disculpa el libro “Demasiada felicidad” de Alice Munro.
    Dos visiones del mundo.
    Todos esperábamos que Raquel, llena de pasión, nos descubriera las maravillas literarias que encontró en este libro, pero me pareció breve, quizá no le dejamos hablar lo suficiencia y tuvo que marcharse pronto. Una pena.
    Natalia tuvo su punto de duda ante la insistente pregunta de la descripción física de Lea en Madera.
    Ana nos sacaba de todos los apuros, sabía, al igual que Natalia y Raquel, dónde estaban todas las citas. Y que no era verdad todo lo que yo decía, aunque hacía reír y cambiaba el ambiente.
    Nos acompañaron dos nuevas personas, Ana Para y Conchita Mallo. El grupo tiene su evolución.
    Hombres sólo éramos dos, sentados juntos, para parecer más y apoyarnos, ellas dicen que nuestras intervenciones son bastante diferentes de las de las mujeres.
    Podéis leer el libro como unos cuentos o buscando sus frases. Me quedo con esa que dice: “la vida puede ser plena sin grandes éxitos”. Vale para muchas personas.
    Al final una gran satisfacción, los participantes sembramos la inquietud, picamos la curiosidad y no pocos salieron con el deseo de releer el libro.

    Responder
    1. Raquel

      Cuánto me alegra tu comentario, Javier. La verdad es que yo me marché muy frustrada por la falta de tiempo para ponernos a debatir, con un solo cuento hubiéramos podido estar horas. Y sí, yo hablé deprisa y con tantas ganas de decir tantas cosas que al final no dije nada con sentido, así que me voy a resarcir con una entrada que saldrá este viernes ahondando un poquito más en algunos cuentos. Y en el mejor de los casos…pues si hay discordancias nos queda este formato para manifestarlas.

      Responder
  2. Yaiza

    Más que una reflexión, los cuentos de Munro suscitan una emoción, una sensación, una vaga inquietud.
    Esta es precisamente la palabra que me deja el libro: Inquietud.

    Responder
  3. Yaiza

    Una frase que resuma lo que podemos encontrar en cada cuento quizá podría ser:

    “Es terrible pero maravilloso. Un nuevo comienzo. La verdad desnuda. La vida desnuda.” (2013, Debolsillo, p. 50)

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *