Coloquio de los socios: Por si se va la luz

Fotografía de Marlus León

Por Rosa María Díez Cobo

Por si se va la luz es la ópera prima novelística de la escritora Lara Moreno y ha sido el último texto comentado en nuestro club de lectura. Hemos podido disfrutar con ella de numerosos aspectos que la convierten en una narración singular, muy auténtica y compleja. Y así lo han entendido los miembros de nuestro club.

Si algo caracteriza esta novela es que oculta más que revela: el trascurrir de sus páginas es un suceder de personajes y situaciones que nos retan a encontrar sentido a una situación que, aunque destaca por la anomalía general de los hechos que en ella ocurren, nos transmite, al mismo tiempo una sensación de enorme cotidianidad: los personajes nos resultan cercanos, reconocibles en un ambiente que no difiere del de cualquier pequeña localidad semidespoblada…pero, pese a eso, un aura de extrañeza lo impregna todo, el contexto y los protagonistas. Pero esta es solo una de las muchas paradojas que recorren la obra.

Porque, ante todo, a todos los lectores ha llamado la atención la dificultad de entender los motivos que mueven a los personajes. Los protagonistas de Moreno son seres en conflicto constante en lo psicológico y lo social y, aunque a través de los distintos capítulos focalizados en su mayoría en cada uno de los personajes tenemos un acceso privilegiado a sus pensamientos, el misterio, al llegar el final de la narrativa, persiste.

Entre los personajes de Moreno, el que sin duda ha concitado más comentarios y sensaciones es Elena, una mujer huraña y poco comunicativa con sus iguales pero, que, sin embargo, es capaz de evidenciar un amor maternal hacia los cerdos que cría. Algunas de las escenas correspondientes a este personaje han suscitado numerosos comentarios por lo insólito y, hasta cierto punto, sórdido de las situaciones. Pero no solo Elena, sino también personajes como el anciano moribundo Damián, la pareja urbanita compuesta por Nadia y Martín, entre otros, han ocupado buena parte de las reflexiones sobre la obra.

“Por si se va la luz”, de Lara Moreno

Esta sugerente ilustración de la cubierta de Nora Grosse se ha asociado al vínculo que se establece en la novela con el regreso a la tierra, a los orígenes, pero, como la quiebra que recorre la sección del tronco también nos inspira, este regreso no tiene nada de sencillo, al contrario, nos remite a una fractura esencial del ser humano consigo mismo y con el ámbito que lo rodea.

Si algo ha sorprendido a la mayoría de los lectores es la complejidad del escenario distópico-apocalíptico que enmarca la acción principal de la obra. El pueblo-isla en el que transcurre casi íntegramente la acción, se nos perfila como un refugio ante una hecatombe que se cierne sobre la sociedad; el tiempo de las ciudades parece haberse acabado: la falta de servicios básicos, el caos, la violencia, una posible pandemia, parecen hacer inhabitables las urbes. No obstante, el ámbito rural en el que se sitúan nuestros protagonistas tampoco parece muy promisorio: una tierra yerma, agostada por las inclemencias del tiempo y, por quizá, la misma catástrofe climática que afecta a las ciudades. Pero en la narrativa solo sabemos de este incipiente apocalipsis a través de impresiones y pensamientos de sus protagonistas.

La escapada de Nadia y Martín hacia un refugio rural permitió también enlazar a los lectores con la controvertida interpretación de esta narrativa dentro de un sesgo neorruralista. Así, se debatió sobre la relevancia del contexto natural en la obra y sobre las numerosas extrapolaciones que podemos encontrar en nuestra realidad en cuanto a proyectos de repoblación rural, de sostenibilidad urbana del modelo social y económico actual, etc.

En definitiva, la obra nos permitió adentrarnos en un microcosmos de sugerencias veladas y poética y de enigmas donde, sin embargo, nos hemos podido reconocer fácilmente ya que, si algo caracteriza la condición humana es la ambivalencia, la inseguridad y la paradoja.

(Y  en breve… el vídeo de la visita de la escritora a nuestro club de lectura. )

7 pensamientos en “Coloquio de los socios: Por si se va la luz

  1. Manuel Rodríguez De La Fuente

    Mi opinión sobre el libro ‘Por si se va la luz’ es la siguiente:
    Me ha parecido muy interesante el punto de vista de la autora y la crítica que yo pienso que hace sobre nuestra sociedad. Pues nos crea una posible situación de si algún día se nos acabaran los recursos.
    De todas formas, no me gusta mucho porque me transmite tristeza , oscuridad y un ambiente muy frío.
    Me hubiera gustado preguntar a la autora en qué se inspiró para escribir el libro pero lamentablemente no pude acudir a la cita.

    Responder
  2. Jose Prieto Parrilla

    El tema del que trata la obra me gusta bastante la verdad ya que me parece que es lo que está pasando en la sociedad actual puesto que todos los jóvenes estamos sin trabajo, y o nos vemos abocados a abandonar España, o tenemos que volver al mundo rural como se hacía anteriormente para poder labrarnos un futuro.Esta obra siendo sincero me transmite una sentimiento de tristeza pero porque me da la sensación de que la autora intenta reflejarnos una realidad que puede pasar (o está pasando). Lo que más me ha gustado de la obra es que los personajes me parecen muy cercanos, es decir, me parecen muy reales, puedo ver reflejadas a personas conocidas en ellos, en algunas ocasiones, claro está.
    Siento mucho tener que haberme ido antes del coloquio con la autora, puesto que al día siguiente tenía un examen y necesitaba ir a clases particulares, así que no dudaré en ver el vídeo de su visita.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *