Navidad Nadal

Este fin de semana ya toca recoger los últimos archiperres navideños. El día de Reyes finalizó la época del año con mayor número de  defensores y detractores.a  recoger “¡Qué bien que estamos en Navidad“ y ¡Otra vez el mismo rollo de la Navidad” son exclamaciones frecuentes hasta la noche del 6 de enero de cada año. Más o menos hasta la hora en que se hace público el ganador del Premio Nadal.

También este premio suscita  en la actualidad opiniones encontradas. Convocado por primera vez en 1944 con el objetivo de desvelar jóvenes valores y vivificar la aletargada  narrativa española de  la posguerra, el certamen ha celebrado su 70 aniversario viendo cómo su prestigio se viene cuestionando ultimamente.

Las críticas se orientan a considerar al premio más vinculado a su repercusión en los medios de comunicación  que (en ocasiones) a la calidad literaria. Los objetivos iniciales quedan diluidos en la táctica  editorial de publicitar obras que consideran que pueden llegar a ser bestsellers, bien respaldadas por estrategias publicitarias y campañas de marketing de imagen y ventas. No hay que olvidar que se trata de un premio literario comercial, concedido por una editorial.

La eliminación en 2010 de la categoría de finalista del Premio Nadal hizo sospechar que se pretendía evitar el posible sonrojo de que este segundo puesto poseyera una mayor calidad literaria que el ganador (como ya parecía haber ocurrido). Desde ese año, el reconocimiento de autores noveles,  uno de los objetivos iniciales del premio Nadal, quedó tácitamente desligado del mismo  y  vinculado al Premio de novela Francisco Casavella para jóvenes valores. Y todo ello unido a  la acusación de  que el jurado, que ha sido a veces calificado como “grupo” más o menos privado, premia a los nombres en lugar de premiar  a los talentos. Aunque esto tampoco sería nada nuevo en las relaciones endogámicas entre las distintas familias de escritores.  

No obstante todo ello, y aunque la dotación económica es relativamente modesta (18.000 €) para la gran resonancia mediática que genera, el hecho de ser el premio literario más antiguo que se concede en España, unido a la categoría de  algunos de los escritores que lo han merecido, lo convierte en un galardón muy deseado. El éxito de ventas está garantizado,  ya que se trata de obras que se dirigen a un amplio número  de lectores. Y en definitiva, lo que desea un escritor es que le lean. 

En la última edición del premio ha resultado ganadora Carmen Amoraga por su obra ‘La vida era eso’. La autora no es nueva en los certámenes literarios del grupo editorial, ya que además de obtener el Premio Nadal de Novela 2014 ha sido finalista del  Premio Planeta de Novela 2010 y finalista de  Premio Nadal de Novela 2007.

premio-nadal-2014-escritoras.com-

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *