El gótico sureño (I)

En más de una ocasión has leído u  oído hablar del  “gótico sureño”. Retomamos hoy nuestras píldoras de teoría literaria y, para acompañar la lectura, te proponemos esta sugerente lista de reproducción.

 

El gótico sureño es un subgénero de la literatura gótica americana presente desde el siglo diecinueve hasta nuestros días.

Este subgénero evolucionó a partir de la tradición Gótica Americana. Este a su vez, tiene su origen en el gótico inglés, siendo El Castillo de Otranto (1765), del autor inglés Horace Walpole, la primera novela gótica.

GÓTICO AMERICANO

El Gótico se instala en América a comienzos del siglo XIX. La novela Wieland (1798) de Charles Brockden Brown se considera el comienzo de la tradición gótica americana. A parte de Brockden Brown, es difícil identificar otras figuras fundacionales del movimiento. En verdad, especialistas como Leslie Fiedler prefieren hablar de esta literatura como un “síntoma patológico” en vez de categorizarlo como un movimiento literario específico.

El gótico americano desafía las narrativas sobre el sueño americano señalando las limitaciones y aberraciones detrás de las ideas de progreso y movilidad. La narrativa tradicional americana se basa en el racionalismo, progreso e igualitarismo. Irónicamente, el gótico estadounidense se centra en cómo el pasado vuelve al presente, donde el coste del progreso provoca una ansiedad insoportable, y en cómo lo grotesco es parte de la vida cotidiana.

GÓTICO SUREÑO

El sur de los Estados Unidos es el lugar prolífico del gótico por excelencia. Para Flannery O’Connor, el gótico sureño combina la monstruosidad gótica con la preocupación por lo grotesco y deformado. Según Benjamin Fisher, la literatura gótica evoca  miedos, frustraciones, preocupaciones, en tándem con violencia, impulso sexual y muerte.

 

  • El gótico juega con ideas ya establecidas en la tradición sureña como la del sur como región “enferma”. El sur se considera una death trap.

 

Como nuestros ríos, como nuestras tierras:
opacas, lentas, violentas, moldean y crean la vida del hombre
a su ensimismada e implacable imagen”. Faulkner
 

  • Una característica única de la literatura gótica sureña es que está arraigada en las tensiones y aberraciones propias de la región. Por ejemplo, en los escenarios literarios no hay castillos góticos, sino plantaciones y mansiones en ruinas tras la Guerra Civil (1861-1865).

    Mansión abandonada . Iberville Parish, Louisiana, Belle Grove, 1938. Fotografía de Frances Benjamin Johnsto

    Mansión abandonada . Iberville Parish, Louisiana, Belle Grove, 1938. Fotografía de Frances Benjamin Johnsto

  • El gótico sureño desafía la noción del sur como espacio idílico y bucólico exponiendo cómo este concepto se ha sustentado en la ocultación de realidades como la esclavitud, el racismo y un sistema patriarcal. El concepto freudiano de retorno de lo reprimido tiene vigencia en esta tradición: las realidades históricas de la región cobran forma de elementos fantasmagóricos y de lo grotesco para llamar la atención sobre aquello silenciado en la versión oficial de su historia.

  • Lo grotesco o el grotesco sureño es un subgénero dentro de esta tradición. Personajes deformes habitan esta ficción sureña: personas bizcas, con cojera, patas de madera o miembros impedidos se usan para mostrar la corrupción de la moral y tratar la diferencia entre la normatividad y las realidades que ésta oculta.

Adaptado por Carla Abella Rodríguez a partir del artículo “Southern Gothic Literature” de Thomas Ærvold Bjerre.

Bjerre, Thomas Ærvold. “Southern Gothic Literature.” Oxford Research Encyclopedia of Literature.  June 28, 2017. Oxford University Press,. Date of access 27 Jun. 2019, <https://oxfordre.com/literature/view/10.1093/acrefore/9780190201098.001.0001/acrefore-9780190201098-e-304>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *