Johann Sebastian Bach (La Pasión Según San Mateo)

La segunda esposa de Bach, Ana Magdalena, confiesa en su Diario que su admirado Sebastián, así le llamaba, fue la persona más sensible a los valores religiosos que conoció en su vida.

De esa profunda y sincera piedad surgieron sus dos inigualables Pasiones: “la Pasión según San Juan” (1724) y “la Pasión según San Mateo” (1729).

“La Pasión según San Mateo” es, posiblemente, la más grande obra religiosa de la historia de la música: texto y música, fidelidad al relato evangélico, elevada creación poética, piedad…, se unen en ella de manera que no podemos separar ningún aspecto como más sobresaliente.

La Pasión según San Mateo, representa el sufrimiento y la muerte de Cristo según el evangelio de San Mateo. Con una duración de más de dos horas y media (en algunas interpretaciones incluso más de tres horas), es la obra más extensa del Bach.

“la Pasión según Mateo” fue interpretada el 15 de abril de 1729 (Viernes Santo) en la iglesia de Santo Tomás en Leipzig bajo la dirección del compositor, en una representación para la cual Bach no pudo disponer de los recursos idóneos (en un memorándum al Consejo de la ciudad de Leipzig, se quejó de que únicamente 17 de los 54 miembros del coro hubieran estado a la altura).

La obra no fue muy estimada en su tiempo por su estilo “operístico”.  Bach revisó algunas de las partes de la obra varias veces, la última de ellas en 1736, en donde incluyó un grupo de continuo con órgano para cada uno de los dos coros.

Tras la muerte de Bach, la obra cayó en el olvido (como, en general, toda la obra del compositor) y no fue hasta 1829 cuando el compositor y director Felix Mendelssohn volvió a interpretarla con la Sing-Akademie de Berlín en una versión abreviada.

ENLACE A LA OBRA COMPLETA

Print Friendly, PDF & Email

2 thoughts on “Johann Sebastian Bach (La Pasión Según San Mateo)

  1. Obra de un espíritu profundamente religioso con la sensibilidad de un artista genial, pero creo que no pudo componer esta obra sublime sin una inspiración sobrenatural.
    Cuantos elevamos el alma al Señor, cuantos experimentamos una profunda conversión. Y cuantos aun siendo ateos se sienten conmovidos con esta obra, tenemos una deuda de gratitud con Johann Sebastian Bach. Que el Señor le tenga en su gloria.
    ¡Gracias Johann!

    • No ha habido compositor como Bach. Padre de la música y culmen absoluto de esta. Y por supuesto, la faceta religiosa en sus composiciones, es el hilo que la vertebra. Muchas gracias por su presencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *