Clara Wieck Schumann (1819-1896). Mucho más que la señora de …

Clara a la edad de 17 años (1836)

En la discriminación secular de las mujeres, las artes no han sido una excepción en este injusto fenómeno. Su labor artística y creativa ha sido menospreciada hasta hace no demasiado tiempo. Muchas veces sus creaciones fueron atribuidas a un varón, firmaron con un seudónimo masculino, o directamente tuvieron que abandonar su carrera artística, ante la imposibilidad de lograr un mínimo reconocimiento y difusión de sus obras.

La protagonista de esta entrada no fue una excepción. Clara Wieck, porque ese era su verdadero apellido, vivió siempre a la sombra de su renombrado marido, el compositor Robert Schumann, hasta el punto de ser conocida con el apellido de él. Fue una extraordinaria compositora y concertista de piano, que, seguramente, de haber nacido hombre, estaríamos hablando de una de las cumbres de la música del siglo XIX, sobretodo, porque hubiera podido desarrollar al máximo su carrera. En el año que se conmemora el 200 aniversario de su nacimiento, reivindiquemos su figura, su genio creativo e interpretativo. Clara Wieck fue mucho más que la señora de …

Clara Schumann geborene Wieck

Esta imagen es una fotografía de una pintura al óleo del pintor Carl Ferdinand Sohn, destruida en la Segunda Guerra Mundial. Está datada en 1853.

Clara Josephine Wieck nació el 13 de septiembre de 1819, en Leipzig, Alemania. Clara comenzó su aprendizaje como pianista a los 5 años con su padre, el conocido profesor de piano Friedrich Wieck. A principios de 1825, sus padres se divorciaron. Este acontecimiento fue traumático para Clara. Madre e hija, sin embargo, continuaron escribiéndose cartas, y sin duda Clara fue influenciada musicalmente por ambos padres, su madre, Marianne, era una reconocida pianista.

El año 1830 fue importante para Clara en dos aspectos: dio su primer recital completo, a los 11 años, y conoció al amor de su vida, cuando Robert Schumann comenzó a recibir clases de piano de su padre y alquiló una habitación en la casa familiar. Su amor por Schumann pasó por varias etapas, comenzando con un enamoramiento platónico. Pero a mediados de la década de 1830, los dos estaban apasionadamente enamorados. Su relación se profundizó por sus intereses musicales comunes; tocaron el piano juntos, estudiando obras de otros compositores.

Finalmente, Robert Schumann le propuso matrimonio en 1837, pero Friedrich Wieck se negó a dar su permiso y amenazó con dispararle a Schumann si alguna vez volvía a acercarse a su hija. Sus objeciones fueron numerosas; Schumann tenía fama de mujeriego y fiestero, y sufría episodios de depresión severa. Los dos enamorados se escribieron cartas en clave, se comprometieron en secreto y finalmente llevaron a Friedrich Wieck a los tribunales para obtener el derecho a casarse. Robert y Clara ganaron el caso y se casaron el 12 de septiembre de 1840, un día antes de cumplir Clara 21 años.

Clara y Robert Schumann, en un daguerrotipo de 1850.

Clara y Robert Schumann, en un daguerrotipo de 1850.

Su historia de amor se hizo famosa, y la devoción de Clara por su marido nunca disminuyó. Sin embargo, el matrimonio no estuvo exento de problemas. La actitud de Robert Schumann hacia la carrera musical de su esposa fue ambivalente. Durante su noviazgo, él siempre la había animado a componer, y organizó la publicación de su música y, a veces, incorporó citas de sus piezas en sus propias obras.

Sin embargo, Schuman se dejó arrastrar por la opinión pública conservadora de la época, que  favorecía la idea de que las mujeres deberían quedarse en casa y criar a sus hijos. Robert Schumann empujó a su esposa hacia la vida doméstica, y ella solo pudo salir de gira como pianista cuando las finanzas, muchas veces inestables, de la familia, requerían que lo hiciera.

A pesar de estas limitaciones, la carrera de Clara continuó durante la década de 1840. Su producción total publicada es de 23 obras, pequeña para los estándares del siglo XIX, pero obtuvo respuestas muy positivas al publicarlas. Recientes estudios de su obra, han revelado a una compositora cuyo estilo no era un clon del de su marido, sino que se basó en las influencias de varios contemporáneos, incluidos Felix Mendelssohn y Frédéric Chopin, cuya música a menudo tocaba.

Imagen relacionada

Clara a los 38 años. Fotografía: Franz von Hanfstaengl

Los últimos años de la vida de Robert Schumann fueron difíciles tanto para Robert como para Clara. Su salud empeoró progresivamente. Se volvió delirante y agresivo, y en 1854, temiendo que pudiera dañar a su esposa o a sus hijos, se le internó en una institución. Clara reanudó las giras y la composición para mantener a la familia. Robert falleció en 1856.

Durante este difícil periodo, Schumann encontró apoyo moral en un joven compositor, Johannes Brahms. Brahms visitó por primera vez a la pareja en Düsseldorf el 30 de septiembre de 1853, y se quedó durante cuatro semanas. Ambos lo recibieron calurosamente, y Robert estaba muy entusiasmado con las composiciones del joven. Claramente, las consecuencias personales y musicales de esa reunión tendrían implicaciones de largo alcance.

Brahms finalmente se fue a Leipzig, pero al enterarse de un intento de suicidio de Robert regresó rápidamente a Düsseldorf. Visitaba a Robert en el hospital. Pero también vivía con Clara y los niños en la casa de Schumann. Se mire como se mire, es evidente que Brahms estaba intensamente enamorado de Clara. Él escribió frustrado durante 1855, “No puedo hacer nada más que pensar en ti … ¿Qué me has hecho? ¿No puedes quitar el hechizo que me has lanzado? La situación era, por decirlo suavemente, bastante desordenada. Sin embargo, los dilemas morales, los sentimientos de culpa, y la frustración amorosa, encontraron expresión en algunas de las músicas más íntimas y emocionales del siglo XIX.

Clara y Johannes Brahms hacia 1853. Fotografías: autor desconocido

Brahms traslucía en sus sus cartas a Clara un fuerte elemento de pasión sugerida, pero una aventura a espaldas del internado Robert Schumann era impensable. Después de su muerte, los dos habrían sido libres de casarse, pero siguieron siendo solamente amigos, probablemente platónicos, durante el resto de sus vidas, muriendo con meses de diferencia.

Si la muerte de Robert Schumann puso fin a la carrera compositiva de Clara, tuvo el efecto contrario en su faceta como intérprete. Con libertad y la motivación financiera añadida, reinició su carrera como concertista y ganó el reconocimiento internacional, viajando regularmente a Inglaterra, e incluso a Rusia. Sus interpretaciones destacaban por su profundidad y sus programas por su variedad. Interpretó muchas de las obras de Beethoven, y, en un momento en que muy pocos pianistas lo hicieron, recordó la era barroca, interpretando obras de Johann Sebastian Bach y Domenico Scarlatti.

Clara se mudó a Frankfurt-am-Main, en 1878, y en sus últimos años enseñó piano en el Conservatorio Hoch. Ella continuó actuando hasta 1891. Murió el 20 de mayo de 1896.

Banknote 100 DM 1993 BRD FRG bank note 100 DM Clara Schumann, uncirculated uncirculated

Billete de 100 Marcos alemanes con la efigie de Clara

Selección de Obras de Clara Wieck Schumann

 

Hector Berlioz (1803-1869). La Pasión Romántica

Fotografía: Pierre Petit (1863)

El compositor archirromántico. La vida de Berlioz fue todo lo que usted esperaría de un artista del Romanticismo: turbulenta, apasionada, pasando continuamente del éxtasis a la melancolía. Excéntrico, excesivo, egoísta. Su influencia en el sonido orquestal moderno fue profunda; propagó el ideal de la música programática (música que tiene por objetivo evocar ideas e imágenes en la mente del oyente, representando musicalmente una escena, imagen o estado de ánimo). Fue una vida extraordinaria y su mejor relator fue él mismo, escribiendo probablemente la mejor autobiografía de cualquier compositor. Este año se cumple el 150º aniversario de su muerte.

Louis Hector Berlioz nació en Francia, en La Côte St. André en 1803, cerca de Grenoble. Su padre era médico y el joven Hector también fue enviado a París para estudiar medicina. Berlioz se horrorizó por el proceso de disección y, para sorpresa de sus padres, abandonó su carrera de medicina para estudiar música. Luego asistió al Conservatorio de París estudiando ópera y composición. Se identificó desde el principio con el movimiento romántico francés. Entre sus amigos había escritores como Alejandro Dumas, Victor Hugo y Honoré de Balzac. Más tarde, Théophile Gautier escribiría: “Hector Berlioz me parece que forma con Hugo y Delacroix, la Trinidad del arte romántico”.

Se dice que Berlioz fue innatamente romántico, experimentando emociones profundamente desde la primera infancia. Esto se manifestó más tarde en una serie de asuntos amorosos. A los veintitrés años, su primer amor no correspondido por la actriz irlandesa Henrietta Constance Smithson fue la inspiración para su “Symphonie Fantastique”. Las cartas de Berlioz fueron consideradas tan apasionadas por Smithson que inicialmente rechazó sus intenciones. La naturaleza autobiográfica de esta pieza es más que evidente. En el mismo año del estreno de la sinfonía, 1830, Berlioz ganó el Premio de Roma. Después de su regreso a París, tras sus dos años de estudio en Roma, finalmente se casó con Smithson. Cuando ella finalmente asistió a una actuación de la “Symphonie Fantastique”. Rápidamente se dio cuenta de que era la descripción de sus apasionadas cartas a ella. Sin embargo, después de unos pocos años, la relación se desintegró rápidamente.

Retrato de Berlioz pintado por Emile Signol (1832)

Además de la “Symphonie Fantastique”, otras obras suyas destacadas son: “La Damnation de Faust”, “Romeo et Juliette” (ambas obras a gran escala para voces y orquesta), y el ciclo de canciones “Les Nuits d’Été” (originalmente para voz y piano, más tarde con un acompañamiento orquestal). Y “Les Troyens” (Los troyanos ), ópera en cinco actos (1859), inspirada en el poema épico de Virgilio, “La Eneida”.

El estilo poco convencional de Berlioz irritó el gusto establecido de la época y la escena operística. Berlioz tuvo que organizar sus propias actuaciones, así como pagarlas él mismo. Esto le afectó económicamente y emocionalmente. Tenía alrededor de mil doscientos asistentes leales a sus actuaciones que garantizaban la venta de entradas, pero la naturaleza de sus grandes obras con cientos de artistas dificultaba el éxito financiero. Sus habilidades periodísticas se volvieron esenciales para que se ganara la vida y sobrevivió como un crítico ingenioso que enfatiza la importancia del drama y la expresividad en la obra musical.

Durante su vida, Berlioz fue más famoso como director que como compositor; realizó regularmente giras por Alemania e Inglaterra, donde dirigió óperas y música sinfónica, tanto propias como de música compuesta por otros.

Archivo: Hector Berlioz por Kriehuber.jpg

Hector Berlioz en 1845. Autor: Josef Kriehuber 

La faceta literaria de Berlioz no se limitó a la crítica musical. Sin perder su estilo, audaz y vigoroso, a veces sarcástico. Escribió obras como “Les soirées de l’orchestre”(1852) que es una sátira mordaz de la vida musical provinciana en el siglo XIX en Francia. Su autobiografía, “Memorias de Berlioz” (1870), pinta un retrato magistral de la época romántica a través de los ojos de uno de sus principales protagonistas.

Una obra pedagógica, “Tratado de Instrumentación y Orquestación Moderna”, estableció su reputación como maestro de la orquestación. El trabajo fue estudiado de cerca por Mahler y Strauss, y sirvió de base para un libro de texto posterior de Nikolai Rimsky-Korsakov, quien, como estudiante de música, asistió a los conciertos que Berlioz realizó en Moscú y San Petersburgo.

La música de Hector Berlioz se cita como extremadamente influyente en el desarrollo de la forma sinfónica, la instrumentación y la representación de ideas programáticas, características centrales del Romanticismo. Sus innovaciones en la música fueron atrevidas, y con frecuencia prefiguraron nuevos estilos y técnicas.

indefinido

Retrato de Hector Berlioz (1850). Autor: Gustave Courbet

Como Harold Schonberg escribió en “The Great Conductors”, “Ningún compositor antes de Berlioz, y con toda probabilidad ninguno después, ni siquiera Mahler, tuvo una visión tan pura del sonido y cómo conseguirlo. Se deleitó con nuevas combinaciones tonales, en la potencialidad de cada instrumento, en una especie de súper música interpretada por una súper orquesta”.

Murió en 1869 a la edad de 65 años. Sus últimas palabras aseguran que fueron: “Enfin, on va jouer ma musique” – “Por fin, ahora tocarán mi música”. Está enterrado en el Cementerio de Montmartre.

Resultado de imagen de hector berlioz 150

Actos de la celebración del 150º aniversario de la muerte de Hector Berlioz. http://berlioz150.org/

Symphony Fantastique Op.14

La Damnation de Faust, légende dramatique op. 24

Roméo et Juliette

Les Nuits d’Été

Les Troyens

Hal Blaine (1929-2019). Adiós a las manos mágicas de la batería

Imagen relacionada

Imagen sin acreditar

Hal Blaine puede ser el batería más prolífico en la historia del rock & roll. Sin duda, ha tocado en más discos de éxito que cualquier batería en la era moderna, incluidos los cuarenta sencillos número uno y ciento cincuenta que llegaron al Top Ten. Ocho de los álbumes en los que participó, ganaron el Grammy de “Record of the Year”. Según las propias estimaciones de Blaine, actuó en 35,000 pistas grabadas durante un cuarto de siglo de trabajo.

Estas cifras absolutamente mareantes, dan fe de la calidad del músico al que nos estamos refiriendo. Fallecido el pasado 11 de marzo a los noventa años. Fue miembro muy destacado de The Wrecking Crew (Equipo de Demoliciones) sobrenombre que se dio a lo más granado y selecto de los músicos de sesión de la Costa Oeste.

Resultado de imagen de hal blaine beach boys

Fotografía: Michael Ochs Archives / Getty Images

Blaine, nacido Harold Simon Belsky en 1929, se convirtió en batería profesional en 1948 y se unió a la banda del ídolo adolescente Tommy Sands a finales de los años cincuenta. Fue el batería de sesión más solicitado de Los Ángeles durante los años sesenta y principios de los setenta, y la lista de músicos con los que tocó, se puede leer como el “quién es quién” de la música popular.

En 1961, Blaine empezó a trabajar en las grabaciones de Elvis Presley, y tocaría en las bandas sonoras de sus películas a lo largo de los años sesenta. Sin embargo, la relación más productiva de Blaine es con el productor Phil Spector, donde se convirtió en la columna vertebral de la percusión del “Wrecking Crew”. Era un componente clave de la producción del “Wall of Sound” (“Muro de Sonido”) de Spector, que produjo éxitos como “Be My Baby” de las Ronettes, y “Da Doo Ron Ron” de las Crystals.

Blaine también estableció una fructífera relación con el líder de los Beach Boys, Brian Wilson, para quien fue su batería de referencia. Blaine apareció en innumerables éxitos de Beach Boys, que van desde “Surfer Girl” hasta “Good Vibrations”. También tocó la batería con músicos pop de la costa oeste, incluyendo a Jan y Dean, The Mamas and Papas, Byrds, Johnny. Rivers, The Asociación, Sonny & Cher, Nancy Sinatra y Simon & Garfunkel. En el lado más “adulto” del pop, Blaine tocó la batería en las grabaciones de Frank Sinatra y Herb Alpert y los Tijuana Brass.

Hal Blaine y Brian Wilson. Fotografía: https://twitter.com/BrianWilsonLive

Al enterarse de su muerte, Brian Wilson de los Beach Boys declaró: “Hal Blaine fue un gran músico y amigo que no puedo expresarlo con palabras”, “Hal me enseñó mucho y tuvo mucho que ver con nuestro éxito: fue el mejor batería de todos los tiempos”

Selección de temas que grabó

The Ronettes (Be my Baby) 1963

The Byrds (Mr. Tambourine Man) 1965

The Beach Boys (Good Vibrations) 1966

The Mamas And The Papas (California Dreamin’) 1966

Nancy Sinatra (These Boots Are Made For Walking) 1966

The 5th Dimension (Up, Up And Away) 1967

Simon & Garfunkel (Mrs. Robinson) 1968

Elvis Presley (A Little Less Conversation) 1968

The Fifth Dimension (Aquarius – Let The Sunshine In) 1969

Captain & Tennille (Love Will Keep Us Together) 1975

 

Alberto Cortez (1940-2019). En un Rincón del Alma

Imagen: http://www.albertocortez.com/

Se nos ha ido Alberto Cortez. Calladamente, como siempre vivió. Cortez era mucho más que un cantautor que domesticaba las palabras y las melodías, era sobretodo una buena persona. Era así de grande porque su corazón no hubiera podido caber en otro cuerpo más pequeño.

Hubo muchos “Albertos”. El cantante pop de sus inicios. El caminante por la senda de los versos de Machado, Lope de Vega, Góngora, Quevedo, Miguel Hernández…

Recorrió también la llanura musical de su Argentina Natal: Atahualpa Yupanqui, Jaime Dávalos, su hermano, más que amigo, Facundo Cabral.

Y todas sus composiciones, ese linaje de melodías cotidianas del hombre común, de aquel que se despierta para vivir, pero quisiera seguir soñando. “En un rincón del Alma”, “Distancia”, “El Abuelo”, “Castillos en el Aire”. Son capítulos del libro de nuestra existencia, donde sus versos, más que letras, son los marcapáginas que señalan los días más lucidos y más nublados de nuestras vidas.

Imagen: http://www.albertocortez.com/

Nace en Rancul, provincia de La Pampa, República Argentina, el 11 de marzo de 1940. Comienza a componer canciones a los 12 años. Una de sus primeras obras es “Un cigarrillo, la lluvia y tú”. En 1958 Llega a Buenos Aires e ingresa en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. Canta con su guitarra en las boites de la época, con lo que se ayuda económicamente mientras estudia.

Abandona la Universidad para dedicarse de lleno a su vocación de cantante y músico. La orquesta de Jazz San Francisco lo contrata como vocalista. Con esta orquesta recorre el país. Durante los intervalos de descanso de la orquesta, él con su guitarra entretiene a la gente cantando canciones folklóricas ante el regocijo de todos.

Imagen: http://www.albertocortez.com/

Posteriormente fue contratado para integrarse en un espectáculo que tenía que recorrer Europa. La propuesta no funcionó bien y con poco más de veinte años Alberto se encontró en Bélgica sin contrato, sin dinero y sin billete de regreso. Comenzó a cantar en pequeños locales a cambio de comida o de modestas retribuciones, hasta que se puso de moda el baile llamado “Sucu-sucu”. Alberto grabó el tema y tuvo un rotundo y espectacular éxito en los países de Centroeuropa, hasta el punto que fue rebautizado como “Mr Sucu-Sucu”, título que llevó en su primer disco editado en España.

En 1964 se establece en Madrid. Su disco con el “Sucu Sucu” y, sobre todo, “Las Palmeras” es un gran éxito en España. Enrique Martín Garea le propone un contrato con Hispavox para grabar discos destinados a España y países de Latinoamérica. Graba su primer disco acompañado por Waldo de los Ríos y su orquesta.

Las Palmeras (1960)

Sucu Sucu (1963)

En 1965 Participa como autor en el festival de Mallorca con la canción “Me lo dijo Pérez”. No gana, pero el tema interpretado por cantantes como Karina, Mochi o Los Tres Sudamericanos se convierte en un éxito mundial.

En abril de 1967 decidió dar el paso definitivo y ofreció un recital en el Teatro de la Zarzuela de Madrid. En él interpretó canciones latinoamericanas de autores como Falú, Dávalos o Yupanqui, junto a musicalizaciones propias de poetas como Machado o Lope de Vega. De este concierto surgió el álbum “Poemas y Canciones” en dos volúmenes, y la imagen de un nuevo artista que sería de gran influencia en muchos cantautores del país. Afianzado en su nueva línea, reorientó su carrera profesional, en la cual casi todas las canciones que cantaba eran propias. Supo sumar la inspiración de su tradición latinoamericana con los aires de la chanson francesa que había conocido en su periplo europeo y comenzaron a aparecer temas como “En un rincón del alma”, “Distancia”, “Cuando un amigo se va” y “El abuelo”.

Resultado de imagen de Poemas y Canciones (1967) alberto cortez play list

Los Ejes de mi Carreta (1967)

Indiecito Dormido (1968)

Su producción discográfica en aquellos años fue enorme ya que, hasta 1980, editó un álbum anual. A parte de interpretar sus propias composiciones, añadió temas ajenos como “No soy de Aquí” y “Pobrecito mi Patrón” de Facundo Cabral, con quien hizo dos giras triunfales en los años noventa que se reflejan en el álbum “Lo Cortéz no quita lo Cabral” (1995)

En 1996, durante unas actuaciones e Mar del Plata sufre un ictus cerebral y es operado el 18 de enero de una obstrucción de carótida. Sale airoso de la operación, pero le quedan secuelas que no le permiten volver a acompañarse con su guitarra, sin embargo continuó dando recitales con sus músicos bajo la dirección musical de Ricardo Miralles por todo el mundo. Desde entonces no dejó de actuar y grabar, siendo su trabajo más reciente el álbum “Tener en Cuenta” (2011) que fue nominado al Grammy como Mejor Disco de Cantautor.

No habrá otro Alberto, porque solo hubo uno. Habrá más silencio, porque nos robaron la palabra. Ya no tendremos el notario de nuestras horas, se marcho para registrar las gaviotas y las azucenas. Feliz viaje maestro. Feliz viaje Alberto.

En un Rincón del Alma (1967)

Cuando un Amigo se Va (1969)

El Abuelo (1969)

Distancia (1970)

No Soy de Aquí (1971)

Callejero (1974)

Miguitas de Ternura (1974)

A Partir de Mañana (1979)

Castillos en el Aire (1980)

Como el Primer Día (1983)

Imagen: http://www.albertocortez.com/

 

Giovanni Pierluigi da Palestrina (1525-1594). ¿El hombre que salvó la música?

Resultado de imagen de giovanni pierluigi

Johann Joseph Fux, fue compositor y maestro de capilla de San Esteban en Viena. En 1725 publicó su obra más importante, “Gradus ad Parnassum”. Este importante tratado sobre el contrapunto, se reconoció de inmediato como una obra maestra y consolidó la reputación de Fux como un talentoso músico y teórico. Sin embargo, Fux, con toda humildad, reconoció en su prefacio: “Palestrina, la célebre luz de la música … a quien le debo todo lo que sé de este arte, y cuya memoria nunca dejaré de apreciar con un sentimiento de la más profunda reverencia.” Palestrina ha sido permanentemente admirado por infinidad de músicos a lo largo de la historia.

Aunque escribió un número considerable de madrigales profanos, Giovanni Pierluigi da Palestrina fue principalmente un compositor de música sacra. Fue extraordinariamente prolífico, y escribió al menos 104 misas, más de 300 motetes y muchas otras obras religiosas. A diferencia de casi cualquier otro compositor, Palestrina ha gozado de un respeto constante. En 1607 , Agostino Agazzari lo llamó “el salvador de la música de la iglesia”. Casi 100 años después de su muerte, Angelo Berardi lo describió como “el príncipe y el padre de la música”. Y después de la publicación del citado texto de Johann Joseph Fux, “Gradus ad Parnassum”, La música de Palestrina se convirtió en el modelo principal para los estudiantes de composición en los siglos XVIII y XIX. Incluso hoy en día, a los estudiantes de composición casi siempre se les enseña a escribir en el estilo de Palestrina.

Pero es difícil separar el mito de la realidad en la vida de Giovanni Pierluigi da Palestrina. Fue uno de los músicos más aclamados del siglo XVI. Es considerado por muchos el mejor compositor de música litúrgica de todos los tiempos. Pero, ¿fue el “Salvador de la Música”? como muchos le consideran. Después de un apunte biográfico veremos que hay de cierto en esta aseveración.

Resultado de imagen de giovanni pierluigi da palestrina

Giovanni Pierluigi da Palestrina nació en Palestrina, una ciudad cerca de Roma, entonces parte de los Estados Pontificios. Pasó la mayor parte de su carrera en Roma. La documentación existente sugiere que visitó la ciudad por primera vez en 1537, cuando figura como miembro del coro en la basílica de Santa Maria Maggiore.

Desde 1544 hasta 1551, Palestrina fue organista de la iglesia principal de su ciudad natal (San Agapito). Sus primeras composiciones publicadas, un libro de misas causaron una impresión tan favorable al Papa Julio III (anteriormente Obispo de Palestrina), que fue nombrado director musical de la Capilla Juliana. Además, este fue el primer libro de misas de un compositor nativo: en los estados italianos de su época, la mayoría de los compositores de música sacra eran de Países Bajos, Francia, Portugal o España.

Palestrina ocupó cargos similares a su nombramiento en la Capilla Juliana en otras capillas e iglesias en Roma durante la próxima década (especialmente San Juan en Letrán, de 1555 a 1560, y Santa María Maggiore, de 1561-1566). En 1571 regresó a la Capilla Juliana y permaneció en San Pedro durante el resto de su vida. La década de 1570 fue difícil para él personalmente; perdió a su hermano, dos de sus hijos y su esposa en diversas epidemias. Parece haber considerado convertirse en sacerdote en ese momento, pero en cambio se volvió a casar, esta vez con una viuda adinerada; esto finalmente le dio independencia financiera (no estaba bien pagado como maestro de coro) y fue capaz de componer prolíficamente hasta su muerte. Murió en Roma de pleuresía en 1594.

File:Retrato de Palestrina.jpg

En cualquier relato de la vida de Palestrina, inevitablemente se encontrará alguna referencia a su papel como “salvador” de la música de la iglesia de la destrucción por parte del Concilio de Trento (1545-63). El incidente ha sido bastante exagerado.

En el siglo XVI, la polifonía dominó la música del Renacimiento, pero la iglesia la criticó a menudo por la falta de comprensión del texto. Sin embargo, se dice que Giovanni Pierluigi da Palestrina evitó que fuera prohibida por la iglesia. Como el musicólogo Richard Taruskin escribe en “The Oxford History of Western Music”: “Tal música, en su preocupación por su propia belleza de forma, ejemplificó el pecado del orgullo e interfirió con la inteligibilidad de los textos sagrados a los que debía estar subordinada”. Algunos autores hablan incluso que Palestrina impidió un retroceso de cinco siglos en el desarrollo y evolución de la música, y que la ópera pudo nacer y desarrollarse gracias a su defensa de la música polifónica.

Toda la confusión se centra en una de sus obras más importantes, la “Missa Papae Marcelli” (“Santa Misa del Papa Marcelo”), ha sido asociada históricamente con información errónea relacionada con el Concilio de Trento. Según cuenta la leyenda, se compuso para persuadir a los miembros del Concilio de que una prohibición draconiana del tratamiento polifónico del texto en la música sacra (en oposición, es decir, a un tratamiento homofónico más directamente inteligible) era innecesaria. Sin embargo, estudios más recientes demuestran que esta misa se compuso en realidad antes de que los cardenales se reunieran para discutir la prohibición (posiblemente hasta diez años antes). Los datos históricos indican que el Concilio de Trento, como organismo oficial, nunca prohibió ninguna música eclesiástica y no tomó ninguna decisión oficial sobre el tema.

Missa Papae Marcelli

Missa Brevis

Missa O Sacrum Convivium

Primer Libro de Madrigales

Stabat Mater

Lista de reproducción con una amplia selección de su obra

Françoise Hardy. La reina del pop francés cumple 75 años (III): Modernidad, amores locos, tantas cosas bellas… (1993-2018)

Resultado de imagen de françoise hardy l'amour fou

Como comentábamos al final de la anterior entrada dedicada a Françoise Hardy, “Décalages” no supuso el punto final a la carrera de la artista francesa. Fue la pausa entre dos etapas bastante diferenciadas. Los noventa supusieron un renacer artístico de Hardy. Pasadas las “experimentaciones ochenteras”,  Hardy fue sorprendiendo con cada nuevo trabajo, cuya publicación era un acontecimiento en el mundillo musical, hasta llegar a nuestros días plena de energía, después de superar sus problemas de salud, confiando que cada nuevo trabajo siga siendo un hasta luego, nunca un adiós.

Después de un parón creativo de cinco años. En 1993 Hardy regresó brevemente, grabando un dúo con Alain Lubrano, un joven cantante y compositor procedente del sur de Francia. “Si ça fait mal”, era una canción sobre el amor, el sexo y el SIDA. Se grabó originalmente dentro de un álbum recopilatorio para recaudar fondos destinados a la investigación del SIDA titulado “Urgence”. Aunque después fue re-grabada para su publicación como single.

Dos años más tarde, Françoise Hardy hizo una reaparición inesperada, firma un contrato con el sello británico Virgin en 1995. En 1996, Françoise Hardy regresa a la canción con su álbum “Le Danger”. Marca una ruptura musical con los 80 y con su propio estilo, gracias a sus colaboraciones con Rodolphe Burger y Alain Lubrano. La música es más rock que nunca. El álbum es claramente oscuro, torturado, eléctrico. Nada que ver con la imagen pop de Hardy. La voz es seria, profunda, pero también muy dulce. Los arreglos son oscuros y las letras a menudo también lo son. A destacar especialmente la canción “Dix heures en été”, pura modernidad. Su regreso no pudo ser más triunfal.

Resultado de imagen de Cantante

Françoise Hardy y Jacques Dutronc  en Córcega. Fotografía: Jean-Claude Deutsch / Paris Match

Françoise Hardy confirmó la firmeza de su regreso en la primavera de 2000, lanzando un nuevo álbum titulado “Clair-obscur”. De un estilo mucho más clásico que “Le Danger”, su álbum anterior, “Clair-Obscur” tiene mucho que ofrecer. Sus baladas mágicas, brillantes, eternas. Sus duetos con Jacques Dutronc e Iggy Pop (solo estas dos justificarían la compra de este disco). Este álbum es la prueba definitiva del hecho de que Hardy se perfecciona con la edad, ofrece una mezcla única de creatividad poética y musical. Y demuestra que la paleta de colores de Françoise Hardy no se limita a los años sesenta. “Clair-obscur” recibió excelentes críticas que elogiaron la actuación de Hardy y los excelentes arreglos del álbum.

Françoise Hardy regresó al estudio en septiembre de 2004 para grabar un nuevo álbum, “Tant de belles choses” (lanzado en noviembre de ese año). Palabras y melodías se combinan con delicadeza y precisión, para hacernos emprender un vuelo poético y filosófico sobre el tema eterno del amor. Sí, estas son las cosas hermosas a las que Françoise se refiere en este álbum, y nos tocan muy de cerca, estas cosas son simples: la vida, lo efímero, la nostalgia. Las letras son hermosas, los arreglos impecables, la voz de Françoise Hardy sigue siendo pura y cercana, casi balsámica. Es un álbum clásico desde el día mismo de su publicación.

Doce suntuosos duetos elegidos entre sus canciones favoritas. Tras el éxito de “Tant de Belles Choses” (200,000 álbumes vendidos), Françoise Hardy regresa en 2006 con un álbum mágico, “Parenthèses”. Ella invitó a algunos de sus ídolos para recuperar una colección de sus canciones favoritas que eligió en su repertorio y entre las canciones más queridas para ella. Un elenco impresionante … Imagina grabar con Alain Bashung, Alain Delon, Jacques y Thomas Dutronc, Julio Iglesias, Ben Christophers, Alain Souchon, Rodolphe Burger, Henri Salvador, Arthur H, Maurane, Hélène Grimaud y Benjamin Biolay.

Resultado de imagen de françoise hardy 2010

Fotografías: Gilles-Marie Zimmermann / Parlophone France (2010)

“La Pluie Sans Parapluie”, publicado en 2010, es su primera colección de material original en seis años. Comparado con el elegante “Tant de Belles Choses” de 2004,  es un álbum mucho más radiante, que recuerda inmediatamente el exuberante e íntimo pop de su trabajo de principios de los setenta como “Message Personnel”. Hardy firma las letras de una docena de canciones sobre la música ofrecida por “cómplices” como: Ben Christophers, Daniel Pascale o Alain Lubrano. En una entrevista realizada por Karine Vouillamoz para Le Matin Dimanche declara: “en una canción, siempre comienzo por una melodía que se prestará a mis emociones”. “He estado hablando de los mismos temas durante más de cuarenta años: soledad, fantasías que no se materializan…”

La suprema sensibilidad de Hardy para expresar con decencia y delicadeza un “amor imposible” para compartir con el hombre de su vida (la sombra de Jacques Dutronc es alargada) y el delicado paso por sus problemas de salud. Todo eso encontramos en su álbum de 2012 “L’Amour Fou”, quizás el más autobiográfico de su carrera. Bellos textos, Música sentida e íntima. Y esa voz que ha tomado el poso de los años y que todos reconocemos con ese sello particular. Un álbum hechizante. Palabras en movimiento, voz incomparable, música cincelada con los mil matices de su presencia. Destacar especialmente la canción “Pourquoi vous ?”: “No sé si lo que me gusta de ti, eres tú. Mis ideas se vuelven borrosas, estoy agotada. ¿Por qué tú?”.

Resultado de imagen de hardy francoise le large

Fotografía: Benoit Peverelli (2018)

Después de seis años de silencio, y después de superar un cáncer que la tuvo postrada y convencida de su cercana muerte. Hardy regresó en 2018 con “Personne d’autre”. Este álbum es una combinación de melancolía, nostalgia y esperanza, que están asociadas con el paso del tiempo, en la vuelve a aparecer, de una manera evidente, el recuerdo de Jacques Dutronc. Por supuesto, la melancolía es la fuerza impulsora detrás de muchos de sus álbumes, pero su objetividad y su perspectiva lúcida sobre la vida que pasa y muere, es un catálogo de recetas de como envejecer y saber enfrentarse con calma a la muerte, que ella sintió tan cercana.

Gracias, Françoise. Todavía quedarán tantas cosas bellas para compartir con nosotros.

Si Ça Fait Mal (1993) Dueto con Alain Lubrano

Revenge of the Flowers (1995) Dueto con Malcolm McLaren

To the End (La Comedie) (1995) Dueto con Blur

Mode d’emploi (1996)

Un Peu D’Eau (1996)

Dix Heures en Eté (1996)

Puisque vous partez en voyage (2000) Dueto con Jacques Dutronc

I´ll Be Seeing You (2000) Dueto con Iggy Pop

Tant de Belles Choses (2004)

Partir Quand Même (2006) Dueto con Julio Iglesias

Soleil (2006) Dueto con Alain Souchon

Modern Style (2006) Dueto con Alain Delon

Noir Sur Blanc (2010)

Champ d’honneur (2010)

Normandia (2012)

Pourquoi vous ? (2012)

Rendez-Vous Dans une Autre Vie (2012)

A Cache-Cache (2018)

Dors Mon Ange (2018)

Le Large (2018)

You’re My Home (2018)


Françoise Hardy. La reina del pop francés cumple 75 años (II): Preguntas, mensajes personales, evoluciones… (1971-1988)

El cambio de década supone para Hardy una evolución total, tanto estilística como musical. Françoise Hardy continuaría su carrera como cantante, reinventándose por completo en la década de 1970. Comenzó por desprenderse de la imagen de “mujer sofisticada” que su antiguo novio, Jean-Marie Périer, había creado para ella. Françoise Hardy, más madura, emergería de las cenizas y exigiría interpretar canciones que reflejaran su ser interior, en lugar de melodías pop que irían bien en las listas de éxitos.

A lo largo de su carrera, la mayoría de los arreglos de sus canciones han tendido hacia la exuberancia, aunque de una manera exquisita. “La Question” (1971) es uno de sus trabajos más escasamente producidos, por lo general, se encuentra su voz acompañada por poco más que una guitarra acústica, toques de bajo y una orquestación muy sutil. Gran parte del ambiente del disco se puede atribuir a la cantante, compositora y guitarrista brasileña Tuca, que tocó la guitarra, hizo arreglos y coescribió la mayoría de las canciones, aunque Hardy contribuyó a la composición de algunas pistas. Es uno de sus mejores trabajos posteriores a su producción de los sesenta, para muchos el mejor. Pocas veces su voz sonó más susurrante y seductora.

“La Question” se convertiría en un álbum de culto. A pesar del hecho de que no tuvo un gran impacto comercial, la prensa lo calificó como una obra maestra absoluta. Hardy parecía estar completamente impasible por las malas ventas de sus álbumes, prefiriendo encontrar una audiencia que respetara su verdadero ser, en lugar de millones de admiradores que fueran seducidos por una imagen superficial.

Resultado de imagen de françoise hardy alhambra

Fotografía: Catherine Rotulo (1974)

Habiendo dejado el sello Sonopresse, Françoise Hardy firmó en 1973 con la discográfica WEA. La cantante regresó pronto al trabajo en el estudio, grabando un nuevo álbum, uno de los mejores de su carrera, “Message personnel” bajo la dirección de Michel Berger. A pesar de varias diferencias artísticas entre la pareja durante las sesiones de grabación, que fueron cada vez más difíciles, el álbum demostró ser un gran éxito comercial y crítico. De hecho, la canción principal del álbum, “Message personnel”, se convirtió en una de las canciones más icónicas de Françoise Hardy. Fue su tabla de salvación a nivel personal y artístico.

Mientras tanto, la relación de Françoise Hardy con Jacques Dutronc era una especie de montaña rusa que desequilibraba profundamente a Hardy. Comenzaban a llevar vidas cada vez más separadas. Dutronc no solo estaba continuando una exitosa carrera como cantante, también había comenzado una carrera de actor y se estaba convirtiendo rápidamente en una importante estrella del cine francés. El hecho de que casi nunca tuvo tiempo para pasar con Françoise pronto comenzó a poner una tensión cada vez mayor en su peculiar relación. Sin embargo, la pareja logró sobrevivir y el 16 de junio de 1973, Françoise dio a luz a un hijo llamado Thomas. Después del nacimiento de su hijo, Jacques se mudaría a vivir con Françoise y la pareja comenzó a pasar más de tiempo juntos.

En 1974 regresó al estudio para comenzar a trabajar en su nuevo álbum titulado “Entracte”. Este es el más introspectivo y retraído de todos los álbumes de Francoise Hardy. Con aires folk-rock, es una especie de catarsis personal, de registros en el diario de una mujer herida. Jean-Marie Périer también participó en los preparativos para el nuevo álbum, diseñando la portada tal como lo había hecho para todos los trabajos anteriores de Françoise Hardy. (Esta sería la última ocasión en la que Périer diseñó para su ex pareja). “Entracte” ha sido cruelmente ignorado a lo largo de los años y es un trabajo esencial en la discografía de Francoise Hardy. Fue un fracaso comercial y ella no regresó al estudio de grabación hasta tres años después.

Resultado de imagen de françoise hardy Michel Berger

Francoise Hardy, Michel Berger y France Gall (1975). Fotografía: PICOT / Gamma-Rapho

Sin embargo, en 1977 Françoise Hardy iba a hacer una gran reaparición después de conocer al músico Gabriel Yared a través de un amigo editor. Yared, un gran fanático del trabajo de la cantante, se ofreció a trabajar en un nuevo álbum con Hardy, creando todos los arreglos musicales. A pesar de sus disputas en el estudio, Françoise y Gabriel Yared continuaron trabajando juntos hasta 1982, y su colaboración produjo otros cuatro álbumes.

Sin embargo, el álbum “Star”, que contó con excelente material de prestigiosos compositores como Michel Jonasz, Serge Gainsbourg, William Sheller y Catherine Lara, fue un gran éxito. Lanzado en el sello Pathé-Marconi (con quien Françoise acababa de firmar un contrato de 3 años), “Star” reveló un lado completamente nuevo de la cantante. Y Françoise Hardy pronto se hizo extremadamente popular entre toda una generación que nunca habían oído hablar de su trabajo en los años sesenta. De hecho, “Star” catapultaría a Hardy de nuevo a los medios de comunicación y las ventas de discos pronto empezaron a despegar de una manera importante.

Françoise publicó en 1978 un nuevo álbum, titulado “J’écoute de la musique saoûle”. Este álbum (en el que casi todos los arreglos musicales fueron compuestos por Gabriel Yared y las letras escritas por Michel Jonasz y Alain Goldstein) marcó otro cambio de dirección musical. Françoise Hardy continuaría su carrera a un ritmo de un nuevo álbum al año. El lanzamiento de 1980, titulado “Gin Tonic”, contó con excelentes contribuciones, como las del reconocido compositor Jean Claude Vannier. De todas formas, muchos críticos franceses comenzaron a expresar dudas sobre la nueva dirección que tomaba la carrera de Hardy, e incluso algunos empezaron a insinuar que el trabajo de la cantante era mucho mejor cuando ella misma estaba a cargo de la composición.

Resultado de imagen de Jacques Dutronc

Françoise Hardy y Jacques Dutronc (1981). Fotografía: Benjamin Auger / Paris Match

En 1981, Françoise regresó al estudio para dar los toques finales a un nuevo álbum, “A suivre”. Como sus compositores habituales, Jonasz y Goldstein, estaban ocupados trabajando en otros proyectos musicales, Françoise contrató los servicios de Pierre Groscolas, Jean Claude Vannier y Louis Chedid. Gabriel Yared compuso una vez más los arreglos musicales. De “A suivre”, se publicaron dos exitosos singles, “Tamalou” y “Villégiature”. A pesar de este nuevo éxito, Françoise Hardy continuó alejándose de la atención de los medios de comunicación, sus apariciones públicas fueron extremadamente raras.

Después de firmar con el sello Flarenash, Hardy volvió al estudio en 1982 para comenzar a trabajar en un nuevo álbum, titulado “Quelqu’un qui s’en va”. El título del álbum está tomado de la 2ª canción del disco. Esta obra es la última colaboración de Françoise Hardy con Gabriel Yared. Tres de las diez canciones del álbum están escritas por ella. Destacar que hay también composiciones de Serge Gainsbourg, Alain Souchon y el propio Gabriel Yared.

Desde el principio de su carrera, Françoise Hardy siempre había prometido que dejaría de cantar antes de los 50 años. De hecho, la cantante comenzó a preparar su álbum de despedida “Décalages” a la edad de 44 años. Durante su grabación, Françoise Hardy anunció su intención de terminar su carrera de cantante al anunciar que “Décalages” sería el último: “Lo que más me interesa en el negocio discográfico es escribir. Creo que ha llegado el momento de dedicar más tiempo a lo que me gusta y renunciar a toda la seducción [relacionada con] la promoción de un disco. No sé cómo hacerlo, no está en mi personaje. Es una profesión paradójica que exige cualidades completamente opuestas. Tienes que ser introvertido y extrovertido a la vez”.

Resultado de imagen de francoise hardy cat

Fotografía: Benoit Gysembergh / Paris Match (1980)

Hardy fue la autora de todas las letras, musicadas en su mayoría por Jean-Noël Chaléat.  Su esposo Jacques Dutronc compuso la excelente “Partir quand même”, una canción que originalmente iba a grabar el mismo. A pesar de la evidente calidad del álbum, los fanáticos de Hardy parecían decepcionados por este trabajo final, obviamente esperando un final más grandioso que “Décalages”.

Afortunadamente, “Décalages” no fue el punto final de la carrera de Françoise Hardy, Hubo que esperar a mediados de los noventa para volver a disfrutar de su música. Esta última etapa mantiene la esencia de su estilo musical, pero adaptándose perfectamente a los nuevos sonidos imperantes, y siendo sorprendida por las incontables muestras de admiración por músicos ya consagrados, e incluso, por músicos mucho más jóvenes, con los que acabaría colaborando.

La Question (1971)

Rêve (1971)

Message Personnel (1973)

L’habitude (1973) Dueto con Georges Moustaki

Je Suis Moi (1974)

Comment Lui Dire Adieu (1976) Dueto con Jane Birkin

A Vannes (1977)

Star (1977)

J’écoute de la Musique Saoûle (1978)

Gin Tonic (1980)

Tamalou (1980)

Sentimentale (1981)

Villégiature (1981)

Tirez Pas Sur l’ Ambulance (1982)

Quelqu’un Qui S’en Va (1982)

Laisse Moi Rêver (1988)

Partir Quand Même (1988)

Françoise Hardy. La reina del pop francés cumple 75 años (I): Los años Vogue y primeras rebeldías (1961-1970)

Resultado de imagen de françoise hardy: the vogue years cd

El pasado 17 de enero, la reina indiscutible del pop francés cumplió 75 años. Françoise Hardy, con más de 55 años de carrera a sus espaldas, ha sido siempre el referente femenino de la canción popular francesa.

Sin lugar a dudas, Françoise fue la artista más talentosa del movimiento yé-yé. Un ícono de los años sesenta, que era, en muchos aspectos, lo opuesto a la época inquietante, desordenada y tumultuosa en la que floreció. Nunca ha estado muy segura de su voz, pero su forma de cantar, manteniendo siempre un estilo sobrio, nos conmueve con su suavidad, timidez, elegancia y romanticismo. Que sea mundialmente famosa no es una coincidencia: pocos artistas pueden presumir de haber podido escribir tantas melodías habitadas de una belleza tan pura, que a veces resulta casi inverosímil.

Françoise Hardy sigue siendo una especie de enigma, una cantante que aún no está convencida de su singular don y del efecto que ha tenido en aquellos que cayeron bajo su hechizo. “Siempre me ha sorprendido mucho que mi voz conmueva a la gente, incluso a muy buenos músicos”, dice. “Sé cuales son mis limitaciones, siempre las he tenido. Pero he elegido con cuidado. Lo que una persona canta es una expresión de lo que es. Por suerte para mí, las canciones más hermosas no son canciones felices. Las canciones que recordamos son las canciones tristes y románticas”.

Resultado de imagen de George Harris françoise hardy

Fotografía: George Harris

Tanto por sus canciones nostálgicas, impregnadas de esa melancolía tan bella como casi enfermiza, su voz suave y su físico angulosamente hermoso, el público siempre quedó fascinado por lo que escondía su interior, misterioso y aparentemente fuera de lo común. Hardy, con todas sus evoluciones, ha sido una artista única e irrepetible.

Françoise Madeleine Hardy nació el 17 de enero de 1944 en París. Ella creció con su hermana Michèle, dieciocho meses más joven en un apartamento en el noveno distrito. Su madre las cría sola, con su sueldo de contable. Su padre no vive con ellas. Los visita dos o tres veces al año y paga la manutención de los hijos muy raramente. Las únicas personas con las que se relaciona la joven Françoise, son sus abuelos maternos que tienen una casa en Aulnay-sous-Bois.

Vive en un mundo agobiante y represivo. Encuentra en la música su válvula de escape. Lo único que le interesa en la vida es escuchar música. Desde las operetas con Georges Guétary, que adora desde una edad temprana, hasta el pop de Paul Anka o el ídolo de la chanson Charles Trenet. Ella retoma y canta en su habitación los éxitos de sus ídolos.

Sacha Distel y Françoise Hardy (1963). Fotografía: Albert Courand / INA

Después de haber completado con éxito el bachillerato, su padre le regala una guitarra. Comenzó a hacer canciones y se inscribió en el Petit Conservatoire de la chanson de Mireille Hartuch, una escuela de canto muy conocida en los años sesenta.

A pesar de su gran timidez y falta de confianza, se atrevió a asistir a una audición abierta organizada por Pathé Marconi, el primer sello discográfico de Francia. “Es difícil de explicar, pero aunque no creía que fuera muy buena, de alguna manera necesitaba que eso se confirmara. Necesitaba que me dijeran que debía rendirme. Además, sabía que si no aprovechaba esta oportunidad, por muy humillante que fuera el resultado, lo lamentaría por el resto de mi vida. Así es como encontré el coraje para ir”.

La audición no fue un éxito, pero tampoco fue el fracaso que ella anticipó: “Me fui tan contenta de no haber sido expulsada rápidamente”. Perseveró, asistió a otras audiciones y poco después, en 1961, le ofrecieron un contrato con el sello discográfico Vogue. Su sesión inicial de estudio duró menos de cuatro horas y produjo cinco canciones terminadas. Para su horror, el sello eligió una composición pop, “Oh oh chéri”, compuesta por el equipo de composición de Johnny Hallyday, como la cara A de su single debut.

Resultado de imagen de amanda lear salvador dalì

Paco Rabanne, Françoise Hardy (con el mítico vestido del diseñador), Salvador Dalí y Amanda Lear (19/Mayo/1968). Fotografía: REPORTERS ASSOCIES / Gamma-Rapho

Pero el verdadero reconocimiento del público llegará la noche de la elección presidencial de octubre de 1962. Durante la espera de los resultados, Françoise interpreta “Tous les garçons et les filles”. El tema impacta enormemente, vendiendo más de dos millones de copias, convirtiéndola en la estrella del pop más grande de Francia de la noche a la mañana.

En 1963, su frustración con la naturaleza impuesta del pop francés fue tal, que insistió en grabar en Londres. Allí, encontró a un productor, Charles Blackwell, y un grupo de músicos de sesión que escucharon lo que tenía que decir. “Fui feliz desde ese momento”, dice ella. “Tenía la libertad de hacer otro tipo de música, no esta música mecánica en la que había quedado atrapada”.

Françoise Hardy jugaba, posiblemente, en una liga propia. Hardy se separó de sus contemporáneos, tanto musical como visualmente. Las canciones de sus compañeros “yé-yés” tenían una exultante alegría de vivir y una exuberancia única. Por el contrario, incluso los números más optimistas de Hardy, tenían una calidad más madura y serena, que coincidía con su imagen más equilibrada.

Françoise Hardy y Serge Gainsbourg (1969). Fotografía: AKG-Images / Hugues Vassal

Pero ella era más que un fenómeno adolescente: sus fans incluían a los Beatles, el trompetista de jazz Miles Davis y Mick Jagger, quien la declaró su “mujer ideal”. Mientras que Bob Dylan le dedicó un poema en la cubierta de su álbum de 1964 “Another Side of Bob Dylan”.

En 1963, durante una sesión de fotos, Hardy conoció y se enamoró de Jean-Marie Perier, un fotógrafo que decidió cambiar su imagen tímida por algo más mundano, elegante y sofisticado. William Klein y Richard Avedon también la fotografiaron para Vogue y muchas otras publicaciones. Su rostro apareció en el Paris Match tan regularmente que se convirtió en la chica de portada francesa de los años sesenta. Françoise recientemente le dijo al New York Times, que era muy consciente de que la prensa extranjera en ese momento estaba más interesada en la forma en que se vestía que en sus canciones. André Courrèges y Paco Rabanne estaban entre los modistos que la vestían. Pero ella siempre tuvo una preferencia por el traje “Le Smoking” de Yves Saint Laurent.

En 1962 aparece su primer larga duración. “Tout le Garçons et les filles” es un álbum muy completo que rápidamente se convirtió en un clásico. Incluía temas como “Ton Meilleur Ami”, “Oh Oh Chéri” o “Le temps de L’Amour”, maravillosas melodías inteligentemente arregladas. Esta misma línea musical continuó con “Le premier bonheur du jour” (1963), “Mon amie la rose” (1964), “L ‘Amitié” (1965) y “La maison ou j’ ai grandi” (1966).

Françoise Hardy et Jacques Dutronc en 1967.

Françoise Hardy y Jacques Dutronc (1967). Fotografía: BESTIMAGE

La participación de Hardy en sus discos no solo se ha limitado a componer la mayoría de sus canciones, sino que siempre ha tomado parte activa en la producción y los arreglos, a pesar de haber trabajado con nombres tan importantes en la música francesa y europea como Serge Gainsbourg, Jean-Pierre Sabar, Charles Blackwell, John Paul Jones, Arthur Greenslade o el guitarrista Mickey Baker, su estilo personal siempre prevaleció en su trabajo.

Con el lanzamiento del LP “Ma Jeneusse fout le camp” en 1967 cambiaron muchas cosas en la vida de Hardy. Aunque este álbum figura en el sello Vogue, (el distribuidor del álbum), fue el primer lanzamiento de Productions Asparagus, la productora de Françoise. Asparagus fue un movimiento de Françoise para tomar un papel más activo en las decisiones de su carrera y en la producción de su material. Pero fundamentalmente, fue bien titulada, “Ma jeunesse fout le camp” (“mi juventud se ha ido”) era una despedida del sonido de su etapa anterior.

Resultado de imagen de Grand Prix

Yves Montand y Françoise Hardy fotografiados durante el rodaje de la película “Grand Prix” en Londres (1966). Fotografía: KEYSTONE-FRANCE / Gamma-Rapho

En lo personal, ella rompió su relación con Perier y comenzó un romance con el cantante Jacques Dutronc. La pareja terminó formalizando su relación y tuvo un hijo, Thomas. Mientras Hardy publicó uno de los mejores álbumes franceses de la década de los sesenta, “Comment te dire adieu”, que salió a la luz en 1968.

En 1970, cambiaría de sello discográfico, fichando por Sonopresse. Con él editó “Soleil”, que logró un gran éxito en su época. Un álbum hermoso, inmaculadamente orquestado, con un aporte considerable del guitarrista Micky Jones y el batería Tommy Baker, quien ayudó a organizar y producir el álbum. Hardy escribió solo la mitad de las canciones, pero toda la música está en consonancia con su estilo personal. 

Resultado de imagen de françoise hardy soleil

Tous les garçons et les filles (1962)

Le premier bonheur du jour (1963)

Mon amie la rose (1964)

Le temps des souvenirs (1965)

L’ Amitié (1965)

Peut etre que je t’aime (1966)

Je changerais d’avis (1966)

Voilá (1967)

Des ronds dans l’eau (1967)

Comment Te Dire Adieu (1968)

A quoi ça sert (1968)

Soleil (1970)

Stan Getz & Joao Gilberto (Getz / Gilberto) 1964

Hace 55 años, el saxofonista Stan Getz colaboró ​​con el cantante y guitarrista brasileño Joao Gilberto, su esposa Astrud Gilberto y el pianista y compositor Antonio Carlos Jobim, para producir lo que yo llamaría el “álbum definitivo” del jazz brasileño.

Para aquellos que quieran familiarizarse con la belleza de esta fascinante fusión de sonidos, “Getz / Gilberto” es imprescindible, simplemente porque es una música atemporal interpretada por músicos atemporales en la cima de sus carreras. Este es también un álbum importante que definió una época y una cultura en la década de los sesenta, que exploraba y probaba cosas nuevas y emocionantes, como la fusión del Cool Jazz con melodías y ritmos brasileños.

La música en “Getz / Gilberto” también mostró que el jazz podría ser innovador y popular sin volverse demasiado abstracto. Era una música tranquila y fácil, con Stan Getz improvisando líneas geniales con su saxo y las voces de Joao y Astrud añadiendo una sutileza romántica a la música. Jobim puede parecer haber jugado un papel secundario en el álbum, pero este no se concibe si sus composiciones, como “So Danco Samba”, “Corcovado” y el gran éxito “The Girl From Ipanema”.

Resultado de imagen de getz gilberto

João Gilberto, Tom Jobim y Stan Getz. Fotografía: David Drew Zingg

Pero no fue el primer éxito de la bossa nova pasada por el filtro del jazz. El propio Getz y el guitarrista Charlie Byrd lanzaron “Jazz Samba” dos años antes, siendo el punto de partida del boom de la música brasileña en Estados Unidos.

Lo que es sorprendente es, cómo este remanente de una era, tan aparentemente identificado como un sonido plenamente sesentero, se siente completamente actual. No es solo que los músicos de jazz sigan tocando bossa nova hoy, cincuenta y cinco años después; es que esta música todavía suena moderna, hermosa, y sencillamente perfecta.

Stan Getz y Astrud Gilberto interpretando “The Girl From Ipanema”

Tiao, Jobim, Getz, Joao, Milton

Los músicos que grabaron el álbum: Tião Neto, Tom Jobim, Stan Getz, João Gilberto y Milton Banana. Fotografía: David Drew Zingg

Enlace a la Lista de Reproducción del Álbum

Cómo “Thriller” de Michael Jackson cambió los vídeos musicales para siempre. 35 años de su estreno en España

Michael Jackson y los zombies en el set de Thriller.

Fotografía: Sony / Legacy

El “Thriller” de Michael Jackson (1983) sigue siendo el vídeo musical más popular de todos los tiempos: una parodia de los clásicos del terror de 14 minutos de duración, que cambió el negocio musical para siempre. Fue estrenado en España dentro del programa especial de Nochevieja de 1983. 35 años después sigue siendo insuperable.

Fue el vídeo de “Thriller” lo que empujó a Jackson a la cima, consolidando su posición como el Rey del Pop. “Thriller” fue el séptimo y último single y tercer vídeo (después de “Billie Jean” y “Beat It”) que se lanzó desde el álbum del mismo nombre, que ya llevaba casi un año en las listas desde su lanzamiento, en noviembre de 1982. La frenética recepción del vídeo, provocada por las exhibiciones continuas en la MTV, llevaría al álbum homónimo a los libros de registro como el disco más vendido de todos los tiempos, una distinción que mantiene todavía hoy.

Más que cualquier otro artista, Jackson marcó el comienzo del apogeo del video musical, demostrando su poder de promoción, elevando el nivel creativo y allanando el camino para una mayor aceptación de los músicos negros

John Landis y Michael Jackson en el rodaje de 'Thriller'

John Landis y Michael jackson en el rodaje de “Thriller”. Fotografía: Sony

John Landis estaba en Londres en 1983 cuando Michael Jackson llamó para preguntar si estaba interesado en hacer un vídeo para “Thriller”, la canción principal del álbum que había lanzado poco menos de un año antes. Al parecer, sin darse cuenta de la diferencia horaria, Jackson había llamado a las 2 de la madrugada, hora del Reino Unido y el director, adormilado, tuvo que fingir el conocimiento de la canción, que no había escuchado. Jackson, por su parte, no había visto las películas de Landis, excepto una, quería a Landis por “Un hombre lobo americano en Londres”. Landis dijo que haría el vídeo si pudiera ser un cortometraje, y Jackson aceptó la idea. La película de 14 minutos acabó convirtiéndose en mucho más que un clip promocional, fue, y sigue siendo, un fenómeno cultural. En 2009, se convirtió en el primer vídeo musical que se incorporó al Registro Nacional de Películas de la Biblioteca del Congreso.

“Thriller” fue un evento incluso cuando se filmó en octubre de 1983. El 21 de noviembre, se mostró al público por primera vez. Para ser elegible para los Oscar, se necesitaba un estreno de una semana, por lo que Landis hizo los arreglos para que se hiciera en un solo cine en Los Ángeles. Y luego, en la medianoche del 2 de diciembre, después de semanas de avances y expectación, la MTV lo mostró al mundo por primera vez.

Sin embargo, no se esperaba que el vídeo de “Thriller” fuera tan caro: 900,000 dólares, para pagar no solo la filmación y los efectos, sino 10 días de ensayos de las coreografías del vídeo, Landis y Jackson tenían que encontrar una manera de financiarlo. Fue el productor de Landis, George Folsey Jr, quien se le ocurrió la idea de la realización de un documental con el making of del vídeo, que podría venderse a las diferentes cadenas para su emisión. MTV y Showtime adquirieron los derechos del documental, Jackson se hizo cargo de los costos iniciales y el vídeo pudo seguir adelante. Cuando se lanzó el documental en VHS, que se vendió por 29.95 dólares, produjo más de 100,000 pedidos anticipados.

Fotografía: Allstar / SONY

Enlace al Vídeo