Bob Dylan & The Band (The Basement Tapes): 50 Años del Santo Grial del Rock

Esta fotografía corresponde al álbum de Bob Dylan “The Basement Tapes”, donde le acompañan  The Band. Fue lanzado el 26 de junio de 1975. Las canciones con la voz de Dylan fueron grabadas en 1967, ocho años antes del lanzamiento del álbum, en casas en y alrededor de Woodstock (Nueva York), donde Dylan y The Band vivían. Aunque la mayoría de las canciones de Dylan habían aparecido en discos piratas, “The Basement Tapes” marcó el primer lanzamiento oficial de las canciones.

Finalmente en 2014 se publicaron todas las grabaciones efectuadas en aquel verano de 1967. Casi cincuenta años tuvieron que pasar para descubrir toda la magia que se creó en aquel sótano, de aquella casa pintada de rosa a las afueras de Nueva York. Canciones pensadas para no se grabadas, que te atrapan precisamente por eso, por su frescura y espontaneidad. Bienvenidos al Santo Grial del rock.

Bob Dylan en 1966

En julio de 1966, Bob Dylan estaba en la cima del éxito tanto creativo como comercial. “Highway 61 Revisited” había alcanzado el número tres en la lista de álbumes de Estados Unidos en noviembre de 1965; el recientemente lanzado doble LP “Blonde on Blonde” fue ampliamente aclamado. De septiembre de 1965 a mayo de 1966, Dylan emprendió una extensa gira por los Estados Unidos, Australia y Europa, respaldada por los Hawks, una banda que anteriormente había trabajado con el músico Ronnie Hawkins. The Hawks lo formaban cuatro músicos canadienses – Rick Danko, Garth Hudson, Richard Manuel y Robbie Robertson – y un americano, Levon Helm. El público de Dylan reaccionó con hostilidad al sonido de su ídolo respaldado por una banda de rock. El viaje culminó en un famoso concierto en Manchester, en mayo de 1966, cuando un miembro de la audiencia gritó “Judas!” a Dylan por supuestamente traicionar la causa de la música folk. Dylan descubrió que su manager, Albert Grossman, había organizado otros 63 conciertos a lo largo de los Estados Unidos ese mismo año.

El 29 de julio de 1966, Dylan se estrelló con su motocicleta Triumph cerca de su casa en Woodstock, Nueva York, sufriendo daños en sus vértebras y una leve conmoción cerebral. Los conciertos que estaban programados tenían que ser cancelados. Su biógrafo Clinton Heylin escribió en 1990 sobre la importancia del accidente: “Un cuarto de siglo después, el accidente de motocicleta de Dylan sigue siendo visto como el eje de su carrera, como un repentino y abrupto momento en que su vida realmente explotó. La gran ironía es que 1967 -el año después del accidente- sigue siendo su año más prolífico como compositor “.

The Band junto a “Big Pink”

Rick Danko recordó que él, Richard Manuel y Garth Hudson se unieron a Robbie Robertson en West Saugerties, a pocos kilómetros de Woodstock, en febrero de 1967. Los tres se trasladaron a una casa en Stoll Road apodada “Big Pink” por el color rosa de la fachada. Danko y Manuel habían sido invitados a Woodstock para colaborar con Dylan en una película que estaba editando, “Eat the Document”, un documental sobre la gira mundial de 1966.

En un cierto punto entre marzo y junio de 1967, Dylan y los Hawks (futuros The Band) comenzaron una serie de sesiones de grabación informales, inicialmente en el cuarto rojo de la casa de Dylan, Hola Lo, en el área de Byrd cliffe de Woodstock. En junio, las sesiones de grabación se trasladaron al sótano de Big Pink. El teclista Hudson instaló una unidad de grabación, usando dos mezcladores estéreo y un grabador prestado por Grossman, así como un conjunto de micrófonos prestados por el trío Peter, Paul y Mary. Más tarde, Dylan diría a Jann Wenner: “Esa es la manera de hacer una grabación, en un ambiente tranquilo y relajado, en el sótano de alguien, con las ventanas abiertas … y un perro tirado en el suelo”.

Las canciones grabadas en las primeras sesiones incluyeron material escrito o popularizado por Johnny Cash, John Lee Hooker, Hank Williams y Eric Von Schmidt, así como canciones y estándares tradicionales. Vincular todas las grabaciones, tanto nuevas como viejas, es la forma en que Dylan se reenganchó con la música tradicional americana. El biógrafo Barney Hoskyns observó que tanto la reclusión de Woodstock como la disciplina y el sentido de la tradición en la musicalidad de los Hawks eran precisamente lo que Dylan necesitaba después de la “psicosis trotamundos” de la gira 1965-66.

Bob Dylan durante los meses que pasó aislado en Woodstock

Dylan comenzó a escribir y grabar nuevo material en las sesiones. Según Hudson, “Estábamos haciendo siete, ocho, diez y, a veces, quince canciones al día. Algunas eran viejas baladas y canciones tradicionales … pero otras veces Bob se inventaba a medida que avanzaba … Jugábamos con la melodía, Él cantaba algunas palabras que había escrito, y luego inventaba algo más, o simplemente sonidos con la boca o incluso sílabas a medida que avanzaba, es una buena manera de escribir canciones”. Hudson agregó: “Me sorprendió la capacidad de escritura de Bob, cómo entró, se sentó a la máquina de escribir y escribió una canción, y lo sorprendente fue que casi todas esas canciones eran divertidas”. Dylan grabó alrededor de treinta nuevas composiciones con los Hawks, incluyendo algunas de las canciones más célebres de su carrera. 

Una de las cualidades de “The Basement Tapes” que lo distingue de las obras contemporáneas es su sonido simple y realista. Las canciones fueron grabadas a mediados de 1967, el “Summer of Love” que produjo “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band” de los Beatles, su álbum más elaborado técnicamente. En una entrevista de 1978, Dylan reflexionó sobre el período: “No sabía cómo grabar la forma en que otras personas estaban grabando, y yo no quería.” Los Beatles acababan de lanzar el Sgt. Pepper, Me pareció un disco muy indulgente, aunque las canciones en él eran muy buenas, no creía que toda esa producción fuera necesaria”.

Después de circular en innumerables discos pirata. En enero de 1975, Dylan inesperadamente dio permiso para el lanzamiento de una selección de las grabaciones del sótano. El álbum recibió numerosas críticas por ceñirse muy poco a las grabaciones originales. El 4 de noviembre de 2014, Columbia / Legacy publicó una caja de 6 Cd que contiene 139 pistas, que comprende casi la totalidad de las grabaciones del sótano de Dylan, incluyendo 30 pistas nunca pirateadas.

Portada de la Edición Completa de “The Basement Tapes” (2014)

Andy Gill describe perfectamente la particularidad de estas grabaciones: “Musicalmente, las canciones estaban completamente en desacuerdo con lo que estaba pasando en el resto del mundo, que durante el largo y caluroso verano de 1967 se celebra el nacimiento del movimiento hippie con una explosión llamada Psicodelia. Música que es en su mayoría, fáciles loas al amor universal envueltas en interminables solos de guitarra “.

Varios artistas han reconocido la influencia de The Basement Tapes en su música. Según Billy Bragg: “Escuchar ahora “The Basement Tapes” me parece el comienzo de lo que se llama americana o country alternativo”. Según Elvis Costello, el álbum “suena como si hubiese sido hecho en una caja de cartón. Creo que Dylan estaba intentando escribir canciones que sonasen como si las hubiese encontrado debajo de una piedra. Como si fuesen canciones de folk reales, porque si vuelves a la tradición folk, encontrarás canciones tan oscuras y profundas como éstas”. En el mismo sentido, varios críticos musicales han señalado la influencia del álbum en diversos grupos. Al respecto, Stuart Bailie escribió: «Si el rock & roll es el sonido de una fiesta, “The Basement Tapes” es el de la mañana siguiente: nublado y melancólico y con potencia emocional. Innumerables grupos  han tratado de volver a ese lugar”.

En 2016, la revista Rolling Stone revista clasificó a “The Basement Tapes” en el número 292 en la lista de los 500 mejores álbumes de todos los tiempos.

Enlace a la Lista de Reproducción del Álbum

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *