Love (Forever Changes) 50º Aniversario

Nunca tanto odio generó tanta belleza. Podría ser el resumen del contenido de este álbum imprescindible. De los muchos clásicos perdidos producidos durante la explosión creativa del apogeo psicodélico de finales de los sesenta, el más grande puede ser este trabajo, el tercer álbum del grupo Love, con sede en Los Ángeles.

La portada de “Forever Changes”, es un mosaico caleidoscópico de las caras del grupo en forma de corazón. “Forever Changes” se grabó en el epicentro del sueño hippie californiano, pero la atmósfera alrededor de su creación ofreció una prueba temprana de cómo el verano del amor pronto se agriaría. El amor ya estaba desesperadamente agotado cuando comenzaron a grabar, pero de alguna manera enterraron sus problemas (más una contundente enemistad personal) para cumplir la visión apocalíptica de su líder Arthur Lee.

Arthur Lee estaba seguro de que estaba a punto de morir. El líder negro de Love, de 26 años, el grupo de rock más cool de la escena underground blanca de Los Ángeles, tenía la premonición de que el verano del 67 iba a ser el último. Entonces, cuando se dedicó a grabar “Forever Changes” determinó que debería ser su testamento final.

El resultado es un álbum de increíble intensidad y ternura. En una época en la que el rock evolucionaba semanalmente, “Forever Changes” aún logró establecer un nuevo ritmo. Love usó su mentalidad psicodélica para producir un folk-rock barroco y hermoso, como nunca antes se había escuchado, ni nadie lo superaría después.

John Echols, Bryan MacLean, Ken Forssi, Arthur Lee, and Alban Pfisterer. (Fotografía de Ronnie Haran)

Desde el principio, Love prosperó con la combinación de dos compositores mal avenidos. Nacido en Memphis, Lee creció en el duro ghetto de Crenshaw en Los Ángeles. Fuertemente influenciado por Mick Jagger, presentó lo que la crítica de rock Lillian Roxon llamó “una paradoja divertida”, un afroamericano cantando como un inglés blanco cantando como un viejo afroamericano.

En contraste, el compañero de Lee, Bryan MacLean, era hijo de un arquitecto de Hollywood que creció nadando en la piscina de su vecina Elizabeth Taylor. Su primera novia fue Liza Minnelli, y se crió con la música clásica y los estándares de Broadway. “Se escucha más de mi influencia sobre Arthur que su influencia sobre mí”, le dijo al periodista Alan Vorda en el libro “Psychedelic Psounds”.

Todo ello da como resultado, que en lugar de basar sus escritos en la floreciente escena hippie de Los Ángeles, el material de Lee para “Forever Changes” se extrajo de su estilo de vida y su entorno. Las canciones reflejaban toda la tristeza y el escepticismo de Lee con el movimiento surgido del verano del amor. El escritor Andrew Hultkrans explicó el estado de ánimo de Lee en ese momento: “Arthur Lee fue un miembro de la contracultura de los sesenta que no compró flower power al por mayor, que intuitivamente entendió que había que dejar que la luz del sol no vaporizara instantáneamente las cosas oscuras del mundo”. 

Love comenzó a grabar “Forever Changes” en junio de 1967. Sin embargo, a partir de las primeras sesiones de grabación, la banda, excepto Lee, estuvo plagada de conflictos internos y falta de preparación para los intrincados arreglos de su líder. Bruce Botnick, coproductor del álbum junto con Lee, Tuvo una idea  para obligar a la banda a participar, Botnick reclutó a los mejores músicos de sesión de la escena de Los Angeles: Billy Strange (guitarra), Don Randi (piano), Hal Blaine (batería) y Carol Kaye (bajo) para trabajar con Lee, completando dos canciones en una sola sesión de tres horas. Impresionados por las implicaciones de perder su rol en el desarrollo del álbum, el plan de Botnick logró motivar a los miembros de Love a grabar las otras nueve canciones que aparecen en “Forever Changes”.

Lee pasó tres semanas con el arreglista David Angel, tocando y cantando las partes de la orquesta para él. Lee imaginó los vientos y las cuerdas desde el principio, y no se agregaron como una ocurrencia tardía. Una sesión de grabación del 18 de septiembre finalizó el álbum, añadiendo los arreglos, así como también partes de piano adicionales.

Tras su lanzamiento a finales de 1967, “Forever Changes” no tuvo éxito comercialmente. Pasó 10 semanas en la lista de álbumes Billboard 200, alcanzando su punto máximo en el número 154 en 1968. El álbum tuvo una recepción mucho más positiva en Gran Bretaña, donde alcanzó el puesto 24 en la lista de álbumes del Reino Unido en 1968. 

Pero el paso del tiempo ha reivindicado esta obra maestra absoluta. No hay listado que se elabore de los mejores discos de la historia, que no aparezca en los lugares de honor. Un álbum que surgió del caos creativo y existencial de sus creadores, todo aderezado con ciertas sustancias que campaban a sus anchas. Esa extraña mezcla de guitarras acústicas, sones latinos, ecos de los Byrds y poderosos arreglos orquestales, dieron como resultado unos de los mejores discos de la historia.

Si se me permite una apreciación personal. “Forever Changes” ha sido el álbum que más me ha impresionado en la primera escucha de cualquier disco que haya llegado a mis manos, y puedo asegurar que han sido miles.

Enlace al Álbum Completo

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Hit Counter provided by Curio cabinets