Club de Música ULE. Exposición “Los Discos del Cambio” (V) Las grandes bandas americanas de los setenta. Entre la tradición y la modernidad

Resultado de imagen de manassas music

Manassas (Manassas) 1972

Durante el transcurso de su carrera, Stephen Stills ha sido miembro de varios grupos. En Buffalo Springfield compartió liderazgo creativo con Neil Young. Los eternos Crosby, Stills & Nash son básicamente tres artistas solistas que crean su música y luego se unen de vez en cuando para grabar y hacer una gira. Manassas, a pesar de su corta duración, fue una banda en el sentido clásico de la palabra, aunque con el completo control de Stills. Su álbum de debut  fue uno de sus mejores logros creativos.

Stills reunió lo que era casi un grupo perfecto. Su amigo Chris Hillman, que estaba aburriéndose como una ostra con los Flying Burrito Brothers, era el guitarrista rítmico, tocaba la mandolina, y probablemente lo más importante, era la segunda voz del grupo. El resto eran los extraordinarios músicos que acompañaban entonces a Stills, e incorporaciones de lujo como el guitarrista Al Perkins.

Lanzado en abril de 1972, su auto-titulado álbum debut, fue uno de los mejores lanzamientos de la década. Fue uno de los pocos álbumes dobles que realmente merecieron dos discos. El nombre del grupo surgió por casualidad, al fotografiarse en la estación de Manassas (Virginia), después de una de sus primeras actuaciones. Es la foto que ilustra la cubierta del álbum.

El concepto del álbum es más fácil de seguir en el formato original en vinilo. Se dividió en cuatro secciones, cada una de ellas subtitulada y comprendiendo una cara de cada disco. Cara rara tenía un estilo musical definido: una combinación de rock y sonidos latinos, country y bluegrass, sonidos cercanos al folk y un conjunto explosivo de rock y blues.

Desafortunadamente, el álbum ha sido ignorado a lo largo de los años, a pesar de que Stills lo considera uno de sus mejores trabajos.

Imagen relacionada

Eagles (Hotel California) 1976

“Hotel California” fue el punto álgido de la carrera de los Eagles, y la culminación y casi el punto final de un sonido, plenamente californiano, que había estado presente desde finales de los sesenta, el country rock.

Fue el quinto álbum de la banda, fue de transición de varias formas, incluida la música y el personal. El guitarrista Bernie Leadon, una fuerte influencia en el sonido country de la banda de los primeros años, fue reemplazado por el guitarrista Joe Walsh.

Los Eagles utilizaron California como un microcosmos de todo Estados Unidos, con comentarios sobre la naturaleza del éxito, y como resultado: una visión extremadamente pesimista del país.

Hay una gran injusticia en este trabajo. Es tal la popularidad del tema homónimo del álbum, que ha eclipsado al resto de las composiciones del mismo. “New kid in town” es una proeza compositiva, delicada canción con una cadencia country evidente. “Life in the fast line” es un tema rockero, con un sonido cercano al rock sureño, pero eso sí, dando su sello personal con las voces. “Wasted time” es un tema lento, pero bello a más no poder. El álbum termina con “The last resort”, una melodía devastadóramente hermosa con piano y la voz de Henley perfectamente a tono con la canción, que describe una historia épica. Una manera única de cerrar un disco único como pocos.

Nº 37 en la lista de los 500 mejores álbumes.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *