Archivo de la etiqueta: lectura

Ampliado el plazo del Concurso de fotografía “Lectura y Universidad: conectando generaciones”

Ampliado el plazo de presentación hasta el 31/01/2016

¿Quieres ganar un smartphone o una tablet?

Lo tienes muy fácil:

solo tienes que participar en el

Concurso de fotografía Lectura y Universidad (bases)

Un libro es un objeto mágico  que nos permite viajar a través de lugares, épocas e ideas distintas a las nuestras.

quijote screen-shot-2014-06-05-at-8-47-49-pm Euphorbia leyendo el Quijote header_Don-quixote-PAR290525 15719_101415_don_reading_dhf

La institución universitaria recibe cada año  nuevos grupos de alumnos a los que forma en disciplinas tanto del pasado como del presente para proyectar esos conocimientos al futuro.

IMG_20150125_224446
news_p6monumentos_universidad_larana
ASTRONAUTA

Tanto la lectura como la Universidad son auténticas máquinas del tiempo que pueden conectar vidas e ideas de generaciones muy alejadas entre sí.

¿Cómo plasmarías esas ideas en una imagen? Hemos ampliado el plazo del concurso para que puedas participar. CARTEL CONCURSO DE FOTOGRAFÍA LECTURA Y UNIVERSIDAD_PLAZO AMPLIADO

¿A qué esperas para participar?

Leer, no leer o leer ¿’pa’ qué?

Libros-piscina-440Estaba ayer en la piscina, como llevo haciendo por estas fechas desde hace muchos años, más deseosa de comenzar mi última novela tumbada al sol, que ya es como un ritual para comenzar el verano, que de toda la parafernalia de toalla, crema y sol. Porque es cierto, he de reconocerlo: soy una apasionada de la lectura. O como diría mi sobrina:

– Tía, eres una friki de las novelas.

Siempre me he sentido embrujada con la lectura, con los relatos, con las historias que nunca tienen que ver conmigo pero que siempre cuentan algo de mí.

Además, este año vengo de lo más contenta: estreno mi primer e-book, regalo de “mi churri” (como lo llama con cara picarona mi sobrina, mientras me guiña un ojo y se pone más colorada que al sol).

¿Qué más podría pedir? Luis estaba harto de verme cargando  con esos libros “gordos que lees tú”, esos libros “sin complejos“ como los llamamos los lectores a los que nos gustan todo tipo de novelas, hasta las que pesan de verdad, complicadas de leer en la cama y ya no digo nada en la piscina… Ha me he hecho con mi primer e-book y,  lo reconozco,  me encanta.

Al final de la tarde, no solo me llevé mi dispositivo y mi libro (¡mi primera novela  del verano, y en formato electrónico!) a  tomar el sol, sino que se me ocurrió la “genial” idea de  llevar también a mi preciosa sobrina y a cuatro de sus mejores amigas. No lo pensé bien… (bueno,  es un decir, porque son fantásticas, pero menuda tarde  me dieron. De leer, nada de nada).

– Hala, id a bañaros y a  pasarlo bien; si necesitáis algo, yo estoy por aquí. (¡Qué ganas, qué ganas de leer ya…!)
–  ¡¡¡Pero ¿vas a leer ahora?!!! ¿En serio? ¿Por qué?
– Está bien, está bien. Vayamos todas a la piscina (…y yo luego vuelvo y estreno mi regalo y mi novela).

¡Qué ilusa!

Nina Nolte

Nina Nolte

Y así fue como cinco personitas y yo comenzamos el debate sobre  si leer, no leer o leer ¿“pa qué”? bajo un sol radiante y metidas en un agua medio helada aun del mes de Junio. Menos mal que la mayoría del grupo, tres de sus amigas y yo, somos lectoras empedernidas. De las dos  restantes, una ni fu ni fa y solo la pecosa de Marta (menos mal…) es de las que piensan que “leer ¿’pa’ qué?”

Marta dice que no le gusta leer, que no le gusta y que no le gusta; y que ya, que la dejemos en paz. Estos son sus argumentos: “que no, que ¿’pa’ qué?” Resoplando, con los hombros encogidos y los brazos en jarras… Marta no nos entiende:

– Si está todo en Internet, hasta los resúmenes.

Abierto queda el debate, cuéntanos en qué grupo estás tú.

Dinos si lees, si no lees o si piensas que ¿’pa’ qué?

Mónica Fernández Freile

Cuando se ligaba leyendo, de Fernando Iwasaki.

 

¿Te gusta celebrar el día de San Valentín?

¿Eres de los que piensan que más que una fiesta para los amores es una fiesta para las compras? ¿Te mueres por recibir una rosa envuelta en celofán  o te espanta ver llegar a tu amor con su sonrisa más boba y cuarto y mitad de flores, que parece que las ha comprado al peso? ¿Te mata la presión de saber que tienes que ponerte en “modo romántico” cuando, sin caer en lo borde, lo tuyo es la delicadeza sin melindres? ¿Madrugas (y trasnochas) para que te dure más este día o no sabes dónde esconderte hasta que den las doce campanadas y pase el peligro?

Sea como sea, si has llegado a esta página, lo  seguro es que te gusta la lectura. Y para celebrar de forma apropiada el siempre gozoso entretenimiento del galanteo, te proponemos un texto de Fernando Iwasaki en el que libros, mujeres y amor más que de la mano van, como hoy corresponde,  abrazados.

Lorenzo Mattotti

Cuando se ligaba leyendo,

de Fernando Iwasaki

Es verdad. Hubo un tiempo glorioso en el que los libros, la lectura, el conocimiento y los idiomas provocaron un efecto afrodisíaco en una generación de mujeres sensibles, inteligentes y bellas que hoy tienen entre 40 y 50 años. Y no es que las mujeres menores de 40 ya no sean sensibles, inteligentes y bellas, sino que ahora las mujeres saben que la mayoría de los hombres no pasa del suplemento de deportes y por eso no hay tío que aguante dos rounds de vis-á-vis literario con una tía. Pero en los años 70 no era así, y uno se conmueve al recordarlo.

Yo entré a la universidad en 1978 y -a punto de cumplir los diecisiete- alcancé a estudiar con las últimas chicas que todavía creían en el «hombre ilustrado». A mi favor estaba que yo leía muchísimo y en contra tenía que todas eran mayores que yo. Pero entonces uno era optimista y cuanto más adulta e inalcanzable era la chica de mis sueños, más densos y enrevesados eran los libros que devoraba en vano, porque nadie me advirtió que una cosa era parecer interesante y otra muy distinta resultar rarísimo.

A fines de los 70 era inimaginable ligar presumiendo de borrico, pues el mínimo exigible a un manganzón en edad de merecer suponía Cien años de soledad, Historias de cronopios y de famas, El arte de amar de Erich Fromm, ciertas nociones de Marx y cualquier película de Fellini. ¿Quién no ha formado parte de algún círculo de estudios durante los años 70? Y es que en los círculos de estudios se ligaba más que en las convivencias, porque las chicas eran la mar de intelectuales y sólo se fijaban en eso: – ¿Sabías que Fulanito tiene una bien gorda?- Será el Ulises de Joyce. – Yo creo que es Guerra y Paz. Las chicas de los 70 me hicieron leer El Principito, Juan Salvador Gaviota, El viejo y el mar, Cartas a un joven poeta y todos los pensamientos de Khalil Gilbran, antes de cumplir los 15. Para impresionar a las chicas de los 70 tuve que leer a Freud, Althusser, Gramsci, Neruda y Carpentier antes de llegar a los 18. Para seducir a las chicas de los 70 me hice especialista en Borges, Tolstoi, Nietzsche y Mircea Elíade sin haber cumplido los 21.

Menos mal que ninguna me hizo caso porque entonces hoy sería un ignorante.Muchos contemporáneos míos presumen Lorenzo Mattotti 2de disfrutar de una segunda juventud al lado de chicas más jóvenes y hermosas. Puede que sean más jóvenes pero no más hermosas, porque las chicas más bonitas siguen siendo las mujeres de mi edad. Las únicas mujeres de las que me he enamorado siempre a través de sus conversaciones, sus ideales y sus reivindicaciones. Las únicas chicas que comparten conmigo melancolías, canciones y lecturas. Gracias a ellas puedo escribir una autobiografía y no una «autoviagrafía», porque ellas me enseñaron a soñar, a vivir y a leer.

Aquellos fueron unos años mágicos, maravillosos y emocionantes, porque la cultura y la belleza eran igual de conmovedoras para las chicas de los 70. Ellas querían saber qué libros leíamos y sus ojos relampagueaban sensuales cuando uno les hablaba de Poe, Jünger, Dumèzil o Lawrence Durrell.

Por eso las mujeres que hoy tienen entre 40 y 50 son así de tiernas, fuertes, brillantes, ilustradas y cómplices. Y a mí, que me hechizaron en la juventud, me siguen fascinando en su plenitud.”

Y si quieres,  te lo lee el autor…

La lectura y el canon a la lectura… si te la llevas a casa.

plataforma contre el prestamo de pago

Leer nos hace libres es uno de los lemas publicitarios que más se ha utilizado y con mayor acierto para  la promoción de la lectura. Ahora parece que esa libertad tiene un precio, tal y como se dispone en el controvertido canon de pago a autores y editores  por el préstamo de libros en la bibliotecas.

Este canon fue establecido  en 2007 por el gobierno español en la Ley de la lectura, del libro y de las bibliotecas  ante la obligación de hacer la transposición de una directiva comunitaria, y el pasado 1 de agosto de 2014 se publicó el Real Decreto 624/2014, de 18 de julio, por el que se desarrolla el derecho de remuneración a los autores por los préstamos de sus obras realizados en determinados establecimientos accesibles al público.

libro y dineroMuchas voces se alzan en contra de este decreto, e incluso una de ellas (aseguro que muy cualificada) lo califica de  injusto, inadecuado, ilícito, arbitrario, antisocial, erróneo, absurdo, desproporcionado, insidioso y pernicioso.

En un Estado de derecho, el acatamiento de la ley no solo es inevitable sino que garantiza la libertad del ciudadano. El derecho a la propiedad intelectual por parte de los autores es incuestionable; pero no parece sino que este derecho se ha hecho recaer directamente en un sistema bibliotecario español que, por fuerza, deberá mermar el gasto dedicado a compras de material bibliográfico, personal, inversiones y servicios y programas (tal vez, algunos de ellos, irónicamente destinados al fomento de la lectura)

La citada Ley de la lectura, del libro y de las bibliotecas señala en su preámbulo:

“La lectura y su fomento se consideran una herramienta básica para el ejercicio del derecho a la educación y a la cultura en el marco de la sociedad de la información, de ahí que diversos planes tienden a su fomento y subrayan el interés de la misma en la vida cotidiana de la sociedad, así como el papel fundamental que los medios de comunicación, en especial los de titularidad pública, deben tener en la promoción y el fomento del hábito lector y el libro”

A la vista de este párrafo tan inspirado cabría plan de fomentopensar en un trato , si no beneficioso, al menos no sancionador para los programas e instituciones que trabajasen en la difusión y el fomento de  la lectura. Todo ello sin  ahondar en la alarma que causaron los mediocres resultados del informe PISA sobre comprensión lectora para los estudiantes españoles, cuyos resultados son inferiores al promedio de los países de la OCDE en 8 puntos.

Traemos a continuación algunos párrafos del artículo titulado El canon, aparecido hace unos días en la revista Costa Digital, en el que  Tomás Hernández Molina valora lo absurdo de fomentar  la lectura por un lado y penalizarla económicamente por el otro.

Durante muchos años me he ganado la vida hablando de libros y de escritores. Una inmensa dicha. Durante todos esos años he sido renuente a imponer a los alumnos libros de lectura obligatoria. Me afirmaron en esa convicción las observaciones de Pennac; “algunos verbos no pueden usarse en imperativo”, dice el autor francés. Y así como el verbo amar, continúa Daniel Pennac, es una de esas conjugaciones de imperativo imposible, también lo es el verbo leer.

El escritor mejicano Juan José Arreola escribió uno de los libros más apasionantes sobre la enseñanza de la literatura. Dice que la literatura es una pasión y las pasiones no se enseñan, se comparten. La literatura de la que habla Arreola no tiene nada que ver con los manuales de literatura. La literatura es lectura, no una nómina de autores y obras; eso sería, en el mejor de los casos, una historia de los literatos, como me comentaba con ironía, hace años, el profesor y poeta Guillermo Carnero.

En esos años dedicados a la enseñanza, toda mi vida, he asistido, e incluso he participado, en algunas charlas, mesas redondas, congresos, dedicados a la lectura. En todos era unánime el lamento de que los alumnos mostraban escaso interés por los libros, que les aburría leerlos y que “a dónde vamos a ir a parar”. En todos esos encuentros se buscaban estrategias, se tramaban motivaciones o se sugerían pedagogías insólitas y extravagantes, pero en ninguno de ellos saboreamos juntos unas páginas de “El Quijote”, un diálogo de “La Celestina” o un soneto de Garcilaso. Ya sé que no son los tres autores preferidos por los alumnos, tampoco lo eran para mí cuando tenía su edad, pero inventa al lector y luego él buscará su camino y sus libros. Había junto a esos encuentros unos cursos subvencionados por los gobiernos que llamaban algo así como “animación a la lectura”.

Yo creo que se puede ser muy feliz sin haber leído un libro en la vida, y creo que la lectura y la ortografía son actividades sobrevaloradas. Lo que no quiere decir que quienes no leen en los libros maravillosos, se morirán sin haber visto los rostros de la extrañeza y el asombro, y quienes son desaliñados en la ortografía evidencian una carencia para expresarse según las convenciones que hemos ido adoptando entre todos; un friki, aunque vaya vestido de Armani.

Pues bien, ahora, después de todo el dinero gastado en promoción, incitación, y motivaciones para la lectura, el gobierno urde aplicar un canon, o sea, un impuesto, por cada libro que se retire de las bibliotecas públicas. Es decir, se pretende penalizar económicamente a esos lectores conseguidos, si es que así fuera, con tan tediosos congresos antes tan subvencionados.

La paradoja, el absurdo no merece más comentario.

La lectura es el alimento del espíritu o lo que sea “eso” que todavía nos diferencia de las bestias.

prestamo

Absurdos 

  1. Si lees una novela en la sala de lectura de la Biblioteca General San Isidoro todo sigue igual, pero si te la llevas el fin de semana a casa para leerla, tendremos que pagar los derechos del autor sobre la obra…
  2. …otra vez, porque ya los pagamos al comprar la obra.
  3. Parte de nuestro presupuesto irá destinado al pago  del canon por préstamo. Cada vez podremos comprar  menos libros para prestar.
  4. La institución podría verse obligada a modificar la política de circulación de libros, restringiendo  el acceso al préstamo por parte de los usuarios.
  5. No está muy claro que todos los autores ni todas las editoriales deseen cobrar dicho canon.
  6. Autores y editoriales que lo cobren, es muy probable que vean reducidas las ventas a instituciones que suponen  su mejor escaparate publicitario.imatgeAbsurdo

La lectura en cartel.

cartel lectura 1La exposición La lectura en cartel visita hasta el 27 de julio la ciudad de Ponferrada, para mostrar una  retrospectiva de las imágenes utilizadas en las actividades de promoción del libro y la lectura que comenzaron a realizarse en España desde los años 30 del XX hasta la actualidad.

La muestra se ilustra con la colección de  más de 150 carteles que se conservan en el Centro de Documentación del Observatorio del Libro y la Lectura. En estos carteles se puede apreciar la evolución de la ilustración y del diseño gráfico gracias a autores como Anibal Tejada, López Vázquez, Cesc, Mingote, Manuel Martínez Muñiz o el reciente ganador del Premio Nacional de Ilustración El Roto, que anteriormente firmaba como Ops; y en los carteles más recientes del Plan de Fomento de la Lectura con la obra de diseñadores como Pep Carrió, Óscar Mariné o Rafael Celda.

Esta exposición responde a la iniciativacartel lectura 1957 conjunta de Acción Cultural Española (AC/E) y del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte  para la promoción del sector cultural y creativo español y el análisis permanentemente la situación del libro, la lectura y las bibliotecas en su conjunto.

Además de esta exposición, la ciudad de Ponferrada organiza  a lo largo del mes de julio una serie de eventos participativos relacionados con el libro y la lectura:

  • Intercambio de libros (día 5 de julio en horario de 11:30 a 13:00 h.) El objetivo es fomentar la lectura a través del trueque. Para  ello, se instalará una mesa de trueque, en la que se parte de una serie de libros aportados inicialmente y a la que cada persona que acuda pueda llevarse uno y dejar a cambio otro que haya traído de su casa.
  • Libro encuadernado (día 9 de julio en horario de 11:30 a 13:00 h.) E elaborará un libro entre personas anónimas, animando  a los viandantes que paseen por la zona en ese momento  a  escribir en un folio una parte de una historia. Cada folio será un breve cuento. Posteriormente se recopilarán todas las historias para encuadernarlas.
  • Taller de ilustración (día 19 de julio en horario de 11:30 a 13:00 h.) Se pretende alimentar el gusto por la creación literaria. A partir de unos breves textos, cada participante deberá hacer una pequeña ilustración relacionada con los mismos.
  • Filandón nocturno (día 25 de julio en horario de 22:30 a 00:00 h.) Es necesario fomentar el gusto por las narraciones de tradición oral. Uno de los monitores narra una leyenda berciana. Posteriormente, se invita a los asistentes a contar más historias.
  • Gymkanas informativas (día 26 de julio en horario de 11:30 a 13:00 h.) Para fomentar la investigación literaria, los participantes tendrán que hacer de investigadores. Para ello habrán de resolver una pregunta cuya respuesta se encuentra en uno de los carteles informativos.

fondo1

 Si te gustan los carteles, si te gusta la lectura, si te gusta Ponferrada… ¡no te lo pierdas!

Lectura en dispositivos móviles.

Tal vez recuerdes nuestra entrada “Nos enseñaron a leer, pero no tenemos libros… “, en la que incluíamos el discurso de  Doris Lessing cuando le fue concedido el premio Nobel de Literatura.

Aludiendo a las “voces sin escuchar”  en una cultura fragmentada   y superficial que se especializa y valora  aspectos  mínimos o muy concretos de la realidad, la escritora denunciaba  la imposibilidad de acceder a la  lectura y a la escritura por parte de una gran mayoría de la población mundial deprimida  por razones sociales, económicas, ideológicas o de género, y señalaba  que una de las mayores barreras para la alfabetización en los países menos desarrollados  era la falta de acceso a los textos.

Todo esto viene a cuento del informe Reading in the mobile era sobre lectura en dispositivos móviles que la  UNESCO  publicó el pasado 23 de abril. En él se recopilan,  analizan y valoran  datos recogidos en más de 4.000 entrevistas realizadas en Etiopía, Gana, India, Kenia, Nigeria, Pakistán y Zimbabue, fundamentalmente a personas menores de 35 años

Según este informe de la UNESCO, de los 7.000 millones de habitantes del planeta, 6.000 disponen de teléfono móvil, y muchos de estos aparatos, en su versión  más económica,  se pueden encontrar con facilidad en lugares donde los libros escasean,  por lo que lectores de países poco desarrollados tienen la opción de acceder a textos en formato  electrónico. Las oportunidades que ofrecen las  tecnologías   para acceder a los textos se manifiestan como fundamentales para mermar la brecha digital incluso en países con un elevado porcentaje de analfabetismo. El resultado es un incremento del índice de alfabetización, una mejora cualitativa de la educación y una mayor democratización de la lectura.

Otros resultados interesantes extraídos del informe son (fuente:  Observatorio de la Lectura y el Libro, al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte):

  • La mayoría de la población que participó en el estudio, el 62%, dijo leer más al empezar a usar los teléfonos  móviles para leer. Por otro lado, muchas personas recién alfabetizadas o semialfabetizadas utilizan sus teléfonos  celulares para acceder a textos que pueden comprender más fácilmente.
  • Aunque en términos absolutos la investigación muestra que los hombres predominan en la lectura con el móvil (77% de hombres frente al 23% de mujeres), son las mujeres quienes más leyeron, concretamente seis veces más que los las hombres. Como media, las mujeres dedicaron a la lectura 207 minutos al mes, frente a los 33 minutos mensuales de los hombres. La UNESCO apunta a que en aquellos países donde el acceso de la mujer a la educación sea un tema polémico, leer en el móvil podría estar socialmente más aceptado que leer un libro físico. Un tercio de los “lectores móviles” utilizan sus teléfonos para leer historias a sus hijos, mientras que el 34% dijo no hacerlo pero, aún así, manifestó que le gustaría tener libros e historias para leer a sus hijos en el móvil, lo que muestra que el teléfono puede ser un instrumento ideal para acercar la lectura a los niños.
  •  Los géneros preferidos por los lectores que usan dispositivos móviles son el romántico, educativo y religión, mientras que muchos están interesados en acceder a textos publicados en sus lenguas locales y escritos por autores locales menos conocidos.
  • Entre los motivos esgrimidos para leer con el móvil, la mayoría de los encuestados, el 67%, manifestó que le resultaba cómodo porque siempre llevaban sus teléfonos. Mientras que el 13% dijo que era más económico que el libro impreso, el 9% manifestó que prefería leer en el móvil que en papel, y el 9% dijo que no accedía de otra manera a los textos.
  • Para el 60% de los encuestados la oferta limitada de títulos a los que pueden acceder es la principal barrera para la lectura con el móvil. Los problemas de cobertura y el coste de las telecomunicaciones fueron otros de los principales obstáculos apuntados.
  • El 95% de los entrevistados creía que la lectura con el móvil supondría una ayuda para el aprendizaje y el 92% manifestó que le ayudaría a mejorar sus vidas.

 

¿Conoces Worldreader?  

Worldreader es  una organización sin ánimo de lucro que trabaja con fabricantes, editores y otros colectivos  voluntarios para hacer llegar miles de libros electrónicos a niños y familias de toda el África subsahariana. Su objetivo es que haya libros para todos, pues se ha propuesto los libros lleguen  a las zonas más rurales de los países en vías de  desarrollo. Están transformando la lectura en esos países enviando libros electrónicos cargados de contenido local, internacional y culturalmente relevante para la infancia  de lugares donde el acceso a los libros ha sido, hasta ahora, tremendamente limitado.

Desde un entorno en el que  no tenemos problemas para acceder a los libros, ver la ilusión y la esperanza con que las personas reciben estos dispositivos, y el deseo que tienen de adquirir nuevos conocimientos y de “saber lo que pasa en el mundo” debería hacernos revisar el modo en el que o damos todo por supuesto, o recibimos todo con apatía.

Y como valor añadido para algunos, cuenta con la colaboración del F.C. Barcelona:

¡ Cada  libro es un gol !

Messi_Champions-Read

29 de abril: Día Internacional de la Lectura Universitaria.

 

dia-internacional-lectura-universitaria

La Red Internacional de Universidades Lectoras (RIUL) es la promotora de esta jornada festiva con la que se quiere contribuir a promover la lectura y la escritura en el ámbito universitario, y que tiene en el I Congreso Virtual  sobre Lectura Universitaria uno de sus actos centrales. opinión 5Hoy, 29 de abril, se celebrará por primera vez el Día Internacional  de la Lectura Universitaria. Se trata de una iniciativa impulsada por la Red Internacional de Universidades Lectoras (RIUL) que está dirigida a todas sus universidades y que también está abierta a toda la comunidad universitaria, así como a otras universidades y entidades que compartan el objetivo fundacional de RIUL que consiste en promover la lectura y la escritura en el ámbito universitario y, por extensión, en todos sus entornos, así como coordinar las políticas de lectura en colaboración con los diferentes agentes sociales, culturales y económicos.

opinion 3Entre las actividades desarrolladas en torno al Día de la Lectura Universitaria, destaca la celebración el mismo día 29 de abril del I Congreso Virtual sobre la Lectura Universitaria, VIII Plenario de la Red Internacional de Universidades Lectoras, cuyo acto central se desarrollará en Università degli Studi eCampus (Italia), en su sede Novedrate. El Congreso contará con la participación de un grupo de expertos de distintas universidades que intervendrán en mesas redondas presenciales o virtuales en las que se abordarán temas como: “Experiencias de lectura y escritura en entornos universitarios”; “Observatorios de la lectura en el ámbito universitario”; “Lectura y Universidad digital. La lectura en entornos digitales: nuevos dispositivos, nuevas formas de edición, nuevos lectores. e-Lectura: competencias técnicas y competencias críticas”; o “Alfabetización informacional y el Plan Lector en las Universidades. Aulas, bibliotecas, CRAI y otros espacios letrados”.

El día 3 de abril publicamos un cuestionario para sondear vuestros gustos y opiniones en cuanto al estado de la lectura en la Universidad. No se trata de una encuesta científica: se trata sólo de las respuestas de los lectores que desean exponer sus gustos

Según estas respuestas, nuestros usuarios parecen ser lectores habituales de obras de opinión 1carácter literario y obtener de ello experiencias valiosas sobre todo personalmente. No obstante,  nos  llama la atención constatar que,  aunque valoran el fomento de las habilidades de lectura y escritura en la formación universitaria, y lamentan el hecho de que se prime la memorización frente a la comprensión de los contenidos,  consideran que el fomento de las citadas habilidades debe circunscribirse únicamente a las titulaciones de humanidades o  de ámbito jurídico social.

Prima, en general, el aspecto de la lectura como actividad de recreativa e íntima que representa un fin en sí misma . Siendo eso cierto, no debemos olvidar que la lectura y la escritura constituyen un medio para recibir y transmitir nuestra interpretación del mundorazones

Viviana M. Estienne, en su ponencia “Enseñar a leer en la universidad. Una responsabilidad compartida” presentada al  I Congreso Internacional Educación, Lenguaje y Sociedad celebrado en  La Pampa  en julio de 2004, nos invitaba a reflexionar sobre el modo en  que se plantea esta cuestión en el entorno académico universitario.

Cuando en los espacios de reflexión con los profesores comenzamos a conversar sobre los aspectos observados, en muchos casos se sorprendieron de sus propias acciones. Comenzamos a analizar en forma conjunta los diferentes ítems de acuerdo a la forma en que fueron surgiendo (o no) en las clases. El objetivo apuntaba a hacer explícitas las observaciones y confrontarlas con la perspectiva del profesor.

Los docentes reconocieron dar por sentado que sus alumnos no leen, pero también que ellos no profundizan sobre las razones por las cuales no lo hacen. Se reflexionó sobre la manera que ellos esperan que los alumnos aborden la lectura de los textos. Por lo general esperan que lo hagan según el programa, buscando un objetivo e intentando trabajar en función de los contenidos de la clase, pero asumen que esto no lo explicitan o si lo hacen, es al comienzo del curso como un aspecto más de la metodología a seguir durante las clases. La interpretación de la lectura está en relación con un recorte temático realizado por la cátedra y se espera que los alumnos hagan una lectura crítica que permita construir nuevos conocimientos. Estas expectativas suelen estar planteadas en los programas de las asignaturas, pero en escasas ocasiones los profesores hacen referencia a los mismos en sus clases. 

BIRRETE Y LIBROS

Paula Carlino, doctora en Psicología de la Educación y autora de numerosas publicaciones sobre la formación de lectores y la alfabetización académica es muy clara en este aspecto: 

Lo que ha de ser reconocido es que los modos de escritura esperados por las comunidades académicas universitarias no son la prolongación de lo que los alumnos debieron haber aprendido previamente. Son nuevas formas discursivas que desafían a todos los principiantes y que, para muchos de ellos, suelen convertirse en barreras insalvables si no cuentan con docentes que los ayuden a atravesarlas.

                                    ¿No sería necesaria una reflexión sobre el                                                           planteamiento institucional de la lectura universitaria?                            
   

Lectura universitaria.

Queremos saber tu opinión 

El blog tULEctura nació inspirado por la filosofía de la RIUL para promover la lectura y la escritura en el ámbito universitario y, por extensión, en todos sus entornos, 

La Red Internacional de Universidades Lectoras,dia-internacional-lectura-universitaria ha decidido impulsar la celebración de un Día Internacional de la Lectura Universitaria el 29 de Abril de 2014 en todas sus universidades, abierta a toda la comunidad universitaria, y a otras universidades y entidades que compartan  sus objetivos fundacionales

Como parte implicada, nos gustaría recoger vuestras opiniones y  testimonios en relación al tema de la lectura y la escritura  como parte de la vida no solo académica, sino personal. Puedes contestar al cuestionario aportando tus experiencias,  aunque no pertenezcas a la Universidad de León. 

¿Nos ayudas?

¡Gracias por tu participación!

24 posturas para leer en una tablet.

 Un lector, un sofá, un libro y una mantita…

Con esos cuatro elementos, la  plataforma de lectura de libros digitales 24symbols ha creado una infografía en la que bromea con su propio nombre y con el término Kama Sutra, y en la que presenta 24 posturas para leer en una tablet (aunque vale para cualquier soporte digital o impreso). Cada postura está basada en el título de un libro o en un personaje de ficción literaria.

24sutra

24symbols es una plataforma de lectura de libros digitales  a los que se puede acceder desde cualquier dispositivo: ordenador, tableta o smartphone. sin descargas ni problemas de incompatibilidad o formatos. Ofrece un catálogo de más de 15.000 títulos de novelas, ensayos, relatos, poesía y libros de empresa que cada usuario registrado  puede organizar personalizando su propia biblioteca.  Y dado que es una red de lectura social, los lectores pueden compartir sus opiniones entre sí.

La plataforma está basada en un modelo de negocio  freemium, muy  popular por su uso por parte de las compañías relacionadas con la Web 2.0.

La lectura y la comunicación del futuro (desde el pasado).

hommer leyendo

En los primeros años del siglo XXI la generalización en el uso del libro electrónico ha cambiado de forma irreversible el porvenir de la lectura. Pero  en el pasado  los hombres imaginaron cómo sería los lectores del futuro. Optimistas deseosos de un mundo mejor, inventores, escritores o  estudiosos que, vistos ahora y desde nuestra perspectiva  se quedaron cortos o  intuyeron un camino que aún no existía.  Ideas atractivas, ingenuas y  esperanzadoras. Veamos qué visiones futuristas vaticinaban.

La mayor parte de estas imágenes pertenecen  a una colección de cromolitografías de  la Biblioteca Nacional de Francia que muestran los adelantos y maravillas de la técnica que en 1910 pronosticaban para el año 2000. El autor tiene muy presentes los avances tecnológicos  que a finales del siglo  XIX  tuvieron lugar en el campo del electromagnetismo y la comunicación inalámbrica y que condujeron a la invención del teléfono y la radio. Pese al esfuerzo y la fantasía que aplicó a los ingenios del futuro, presenta a  los protagonistas ataviados con la moda del momento, con lo que las imágenes resultan enternecedoras.

at-the-schoolEn el futuro, el aprendizaje  ya no necesita la molesta tarea del estudio. El maestro selecciona los libros y, con la fuerza aplicada a través de la manivela, se trituran para que la información pase directamente a los cerebros de los alumnos. Por muy pintoresco que  resulte, este es en esencia el principio del audiolibro o lo que hace Internet con la información.

La preocupación por el aula del futuro  también queda reflejada en estas viñetas de Shigeru Komatsuzaki, incluidas en la serie de artículos ilustrados que se agrupaban bajo el título “Computopía” y que  aparecieron en 1969 en la revista semanal Shūkan Shōnen Sunday.

future classroom1

future classroom2

 

 

 

 

 

                                                                                                                                    La previsión  de que los ordenadores formarían cada vez más parte de la vida cotidiana le llevó a imaginar una escuela computerizada, con un profesor virtual  que propone problemas que los alumnos han de resolver en el equipo informático de su pupitre.  La idea del ordenador personal encaminado al aprendizaje se ha hecho habitual, aunque el modo en que el sistema avisa de que la respuesta es errónea, por suerte, se ha resuelto  de una manera bien distinta a la prevista por Shigeru Komatsuzaki. 

correspondence-cinema-phonograph-telegraphic

La primera proyección cinematográfica de la historia se llevó a cabo en 1895 y en  1877 el estadounidense Alexander Graham Bell construyó el primer teléfono capaz de transmitir y recibir la voz humana con todas sus características. Estos revolucionarios inventos eran ya conocidos en 1910, por lo que imaginar  la combinación de ambos en el futuro  fue una fantasía que se ha demostrado bastante acertada, pues teleconferencias  y videollamadas son tecnologías que en la actualidad utilizamos a diario para el intercambio directo de información entre personas y máquinas distantes (multimedia, streaming). 

Televised Outside Broadcasting postcard 1900

cromolitografia

 

Mezcla de todo lo anterior y de la televisión por cable podríamos considerar la retransmisión de espectáculos tal y como la disfrutarían los espectadores desde la comodidad de su hogar.  

 

El dictado de un discurso se convierte, a través de una máquina que lo  transcribe automáticamente, en lenguaje escrito.  algo que hacen posible hoy día los numerosos servicios, programas y herramientas de transcripción de audio automatizados como (Voice Assistant,  DragonDictation o el reconocimiento de voz con Google). 

periodicos sin papel

Conocer las noticias del día sin tener un periódico entre las manos era  una fantasía  en 1910. En cambio, La Gaceta del siglo XXI llegaría a cada casa a través de un aparato más o menos asociado con la radio. Nada que ver con la información que en la actualidad los periódicos electrónicos y el community manager on line de cada medio ofrecen en tiempo real.

phonographic-missive

 

Mensajería de voz. El recadero entrega al criado, y este se lo entrega al señor  un cilindro de cera para ser escuchado en el fonógrafo. 

 

correo-aéreo

¡Me está llegando un WhatsApp! Un invento que ha revolucionado la sociedad, con 250 millones de usuarios. Una forma de comunicación rápida, sencilla y barata. A cualquier hora, en cualquier sitio y circunstancia, varios mensajes pendientes de lectura.  Al principio todos pensábamos que esta aplicación iba a hacernos la vida más fácil. Tan inocentes como en 1910…

1930En 1930, en una revista alemana aparecía esta ilustración, en la que dos mujeres  con sendos teléfonos con cámaras se comunicaban con sus respectivos hogares mientras disfrutaban de un refresco en el club de campo. Como profecía resulta bastante acertada en lo referente a la parte tecnológica, excepción hecha de las baterías con cascos para el audio. Es enternecedor observar que una de ellas dedica parte del tiempo libre que la tecnología le facilita  a la lectura de un libro que  aparece posado sobre la mesa.  

En el año 1935 esta imagen  fue publicada en la revista EverydayScience and Mechanics, una de las revistas de mayor importancia de la época y anticipaba un rudimentario The-book-reader-of-the-future-April-1935-issue-of-Everyday-Science-and-Mechanicsprototipo de   libro electrónico. Se trataba de un lector de microfilms montado sobre un poste o bien sobre un trípode que permitía al usuario de la época reproducir libros, música y otros formatos usando un proyector de microfilms que permitía, según recogía la revista que mencionamos antes; “fotografiar libros y poner las copias sobre el dispositivo para su examen”. El sistema actuaba de una forma sencilla y permitía grabar los microfilms,   mover la pantalla en el ángulo correcto, pasar de hojas con un botón y ajustar el foco de la pantalla, tal y como se puede hacer hoy en día en los libros digitales.treebook

Hoy la  tecnología puede ofrecernos libros vivos, acaso más cercanos a los videojuegos,  cuyas historias ya no son  estáticas ni definitivas, porque cambian según los hábitos, conductos y tipo de lectura de cada lector. ¿Conoces la tecnología TREEbook?

ficcion sensorialMás aún, el Instituto Tecnológico de Massachusetts  está desarrollando el proyecto Sensory Fiction (“Ficción Sensorial”) que, a través de estímulos corporales  provocados artificialmente por sensores, busca imitar los estados físicos de los personajes e integrar sus estados emocionales en el lector.

¿Cómo será la lectura del futuro? La universalización de las nuevas tecnologías ya ha cambiado radicalmente nuestros hábitos de lectura. Pero el semanal del New York Times en su edición del 30 de marzo de 2012 bromeó sobre este tema  y sugirió en el cómic “The book of the future” que quizá dentro de unos siglos la tecnología del libro llegue por fin… a su punto de partida.

libro del futuro

 Y tú ¿qué opinas?