Archivo de la etiqueta: Vicerrectorado de Estudiantes y Empleo

II Concurso de microrrelatos “Unidos por generaciones” (V)

“Let Me Help”, Hussain Khalaf

El próximo viernes 31 de marzo termina el plazo de presentación de originales para el II Concurso de Microrrelatos “Unidos por generaciones” (consulta las BASES del concurso), en el que pueden participar todos los miembros de la comunidad universitaria de la Universidad de León y cualquier persona mayor de 60 años residente en la provincia de León. Para poder ganar un lote de libros por valor de 100€ o 1h de vuelo para dos personas en el Centro de Simulación Áerea de la Universidad de León, además de la difusión de tu microrrelato en este blog y en la web del CEI Triangular, solo tienes que crear una historia de un máximo de 150 palabras sobre las relaciones intergeneracionales y enviárnosla a la dirección electrónica tulectura@unileon.es junto con tus datos personales y de contacto. 

Anteriormente ya te hemos ofrecido unas pocas ideas que pueden inspirarte para crear un relato que hable de aquellas cosas que unen a los jóvenes y a los mayores. Hoy te traemos este entrañable prólogo de Doris Lessing a su obra Alfred y Emily, en la que imagina cómo habría sido la vida de sus padres de no haber estallado la Primera Guerra Mundial:

Mis padres eran asombrosos, pero cada uno de forma muy distinta. En cambio, lo que tenían en común era su vitalidad. La Primera Guerra Mundial pudo con ambos. La metralla le destrozó una pierna a mi padre y le obligó a llevar una prótesis de madera. Jamás se recuperó de su época en el frente. Murió a los sesenta y dos años, convertido en un anciano. En el certificado de defunción deberían haber escrito «Causa de la muerte: la Gran Guerra». El gran amor de mi madre, un médico, se ahogó en el canal de la Mancha. Ella nunca se recuperó de esa pérdida.

En este libro he intentado darles la vida que podrían haber vivido de no haber estallado la Primera Guerra Mundial. Algo fácil en el caso de mi padre. Creció jugando con los hijos de los granjeros en los campos que delimitaban Colchester. Toda la vida había deseado ser granjero en Essex o en Norfolk. No tuvo dinero para comprarse una granja, por eso he hecho realidad su deseo más anhelado: ser granjero en la campiña inglesa. Destacaba en los deportes, sobre todo el críquet.

Mi madre fue enfermera de heridos de guerra durante los cuatro años que duró el conflicto. Trabajaba en el hospital Royal Free, que por entonces se encontraba en el East End londinense. A los treinta y dos años le ofrecieron el puesto de comadrona en el hospital Saint George, uno de los mayores centros hospitalarios de la época; en la actualidad es un hotel. El puesto de matrona solía ofrecerse a mujeres que ya habían cumplido los cuarenta. Mi madre era de una eficiencia formidable. De niña yo la hacía rabiar diciendo que, si hubiera estado en Inglaterra, habría dirigido el Instituto de la Mujer o, como Florence Nightingale, habría sido la precursora de la reorganización hospitalaria. Además, tenía un gran talento para la música.

Esa guerra, la Gran Guerra, la guerra que acabaría con todas las guerras, se instaló en mi niñez. Para mí, las trincheras estaban tan presentes como cualquier otra realidad visible. Y aquí sigo, intentando descargarme del peso de ese monstruoso legado, intentando liberarme de él.

Podría haber conocido a Alfred Tayler y a Emily McVeagh en la actualidad, tal como los he descrito, tal como podrían haber sido de no haber estallado la Gran Guerra. Espero que habrían aprobado las vidas que he imaginado para ellos.

¡No esperes más y participa! 

II Concurso de microrrelatos “Unidos por generaciones” (IV)

— ¿Y las azules, las del abuelo? -preguntó Marius  sacando dos varitas del arcón.
— ¿Funcionan?— le contestó su madre sin mirar.
El niño las examinó despacio. Una era celeste con un remate blanco en la punta. Tipo Merlín, sin duda. Conjuros de transformación. Hizo una filigrana y un chorro de chispas salió disparado, impactó sobre una tela y la convirtió en hierro.
La segunda era muy oscura. De Nigromancia. Hizo un movimiento y un humo negro y espeso serpenteó hasta alcanzar una mosca muerta, que empezó a frotarse las patitas.
— Sí. Las dos.
— Pues escóndelas aquí, rápido. La Inquisición no tardará en llegar.

(Pepe Fuertes Tarazona. VIII Edición de Relatos en Cadena, de la SER. Ganador Semana 29)

Ahora te toca a ti:
¡Participa!
(ya estamos esperando tu relato…)

 

II Concurso de microrrelatos “Unidos por generaciones” (III)

Queridos abuelos:

Siempre me habéis dado las lecciones más importantes de mi vida. Parece que fue ayer cuando el abuelo me enseñaba a escribir mi nombre en una hoja de periódico y la abuela me leía en voz alta todas sus recetas de cocina, cuidadosamente anotadas a mano en cuartillas azuladas. Veinte años después, he visto al abuelo entrar en la página web del periódico para comentar en un artículo de opinión, y a la abuela participando en blogs de cocina, donde sus recetas causan furor. Mis amigos me advirtieron que internet os volvería adictos, que me atosigaríais con cientos de videollamadas, comentarios edulcorados en todas mis fotos y cadenas de mensajes falsos sobre virus letales en el zumo de piña. Se equivocaban. La semana pasada, tarde lluviosa en Berlín, recibí vuestra primera llamada de Skype. “Hija mía, es como si estuvieras aquí con nosotros”. 

Esta historia sobre abuelos y nietos en la era tecnológica solo tiene 145 palabras. Si eres capaz de crear un relato así de breve sobre las relaciones intergeneracionales, no puedes perderte la II edición del concurso de microrrelatos “Unidos por generaciones”.

¡Lee ya las BASES y participa! 

II Concurso de microrrelatos “Unidos por generaciones” (II)

¿Ya has participado?

(Esta historia tiene casi 300 palabras, pero nosotros solo te pedimos 150. Consulta las BASES DEL CONCURSO)

Me gusta que me lean cuentos cuando estoy en la cuna

Me gusta que me lean el cuento del pato Renato cuando estoy en la cuna. Me hablan, me miran y se ríen. Ponen voces extrañas, usan palabras que son nuevas para mí y me narran la vida de animales y personas que no conozco. Yo hago como que les entiendo: les miro muy atentamente y de vez en cuando respondo a sus gestos haciendo gestos  parecidos.

A pesar de que no comprendo mucho lo que dicen, noto que cada día usan los mismos grupos de palabras; ya voy reconociendo algunas de ellas, e incluso entiendo varias cosas. Lo extraño es que aún con el mismo cuento, cada miembro de mi familia narra la historia de forma distinta y así, ante el pato Renato que no sabe nadar (yo ya sé lo que es un pato porque lo he visto cuando me llevan al parque)  mi mamá se muestra tierna,  mi papá valiente, mi abuelo experimentado y mi hermana audaz.  Al final Renato  siempre aprende a nadar muy requetebien y todos se ríen y se ponen muy contentos. Yo también. peinados-bebe-600x600

Luego me dicen que yo aprenderé  muy pronto a caminar y que en casa vamos a escribir un cuento sobre ello, como el de Renato. Yo creo que contarán su propia historia, porque ahora, aunque Renato hace todas las noches lo mismo, parece que lo que ocurre  es distinto según quien me lo lea.

Cuando sea mayor yo también escribiré historias y leeré cuentos, y quien los escuche sabrá si soy tierno, valiente o aventurero. Y sabrá que a pesar de contarla una y otra vez, siempre la misma,  cada día será una historia nueva.

 

II edición del Concurso de fotografía “Lectura. Conectando Generaciones” (VIII)

Serie “Reflections”, de Tom Hussey ©

Hoy es el último día para participar en la II edición del Concurso de fotografía “Lectura. Conectando Generaciones“. ¡Muéstranos mediante una fotografía el poder de la lectura para unir a jóvenes y mayores! Si necesitas inspiración, echa un vistazo a la serie fotográfica “Reflections”, de Tom Hussey, todo un ejemplo de arte sobre el diálogo intergeneracional.

Recibiremos fotografías hasta las 00:00 de esta noche

Envíanoslas a tulectura@unileon.es

 

II edición del Concurso de fotografía “Lectura. Conectando Generaciones” (VII)

Serie “Reflections”, de Tom Hussey ©

“Libros, caminos y días dan al hombre sabiduría”, reza un antiguo proverbio. Así es que los más sabios son aquellos que más libros han leído y más caminos han recorrido, que suelen ser también quienes han vivido más años. A menudo infravaloramos la experiencia vital de los mayores, pero las fotografías de Tom Hussey nos recuerdan que a todos nos llegará el día en que nos miremos al espejo y comprendamos que sin todos esos libros, caminos y días, por arduos o temibles que en su día resultaran, no nos habríamos convertido en quienes somos.

Tal como demuestra Tom Hussey, jóvenes y mayores tienen más en común de lo que podemos imaginar. En la  II edición del Concurso de fotografía “Lectura. Conectando Generaciones“, te animamos a que intentes plasmar en forma de fotografía qué puede aportar la actividad de la lectura al diálogo intergeneracional.

Quedan 2 días para participar

Envíanos tus fotos a tulectura@unileon.es

II edición del Concurso de fotografía “Lectura. Conectando Generaciones” (VI)

Serie “Reflections”, de Tom Hussey ©

Hay experiencias que son capaces de marcar nuestras vidas para siempre: un viaje, una charla con un ser querido, una película, un libro. La serie fotográfica “Reflections”, de Tom Hussey, es una oda a la memoria y a todas aquellas almas inquietas que siempre mantendrán la pasión por soñar, crecer y mantener sus horizontes abiertos, incluso en  la vejez.

La lectura es una de esas actividades capaces de brindarnos experiencias inolvidables y de apasionar a jóvenes y mayores por igual. ¿Te gustaría expresar mediante una fotografía cómo la lectura es capaz de acercar a las generaciones? Si es así, participa en la II edición del Concurso de fotografía “Lectura. Conectando Generaciones”

Aún tienes 3 días para participar

Envíanos tus fotos a tulectura@unileon.es

II edición del Concurso de fotografía “Lectura. Conectando Generaciones” (V)

Serie “Reflections”, de Tom Hussey ©

¿Será cierto que, como decía Shakespeare, “Los viejos desconfían de la juventud porque han sido jóvenes”? En su serie fotográfica “Reflections”, el estadounidense Tom Hussey propone más bien lo contrario: los  sujetos de sus fotografías son personas mayores que conservan intacto el recuerdo de una juventud de la que se sienten orgullosos, una evocación que nos transmite sentimientos de nostalgia pero también de optimismo, pues incluso en la vejez, el hombre que remueve pacientemente la cucharilla en su taza de té sigue siendo un brillante químico.

Contra los prejuicios de falta de entendimiento entre generaciones, Tom Hussey nos insta, a través de sus fotografías, a reflexionar acerca de lo que tenemos en común. Ahora, tú también puedes hacerlo en la II edición del Concurso de fotografía “Lectura. Conectando Generaciones”.

Aún te quedan 4 días para participar

Envíanos tus fotos a tulectura@unileon.es

 

II edición del Concurso de fotografía “Lectura. Conectando Generaciones” (IV)

Serie “Reflections”, de Tom Hussey ©

Decía Aristóteles que “la memoria pertenece a la parte del alma llamada imaginación”. El fotógrafo norteamericano Tom Hussey nos demostró en su serie “Reflections” que la idea de nosotros mismos que prevalece en ese frágil imaginario llamado memoria trasciende el paso del tiempo. Pasado y presente coexistirán siempre en cada uno de nosotros.

¿Te gustaría mostrarnos tu propia visión sobre cómo la lectura consigue conectar a las generaciones jóvenes con las mayores? Entonces participa en la II edición del Concurso de fotografía “Lectura. Conectando Generaciones”.

Aún quedan 5 días para participar

Envíanos tus fotos a tulectura@unileon.es

II edición del Concurso de fotografía “Lectura. Conectando Generaciones” (III)

Serie “Reflections”, de Tom Hussey ©

“No me puedo creer que vaya a cumplir ochenta años”, le dijo en una ocasión un veterano de la Segunda Guerra Mundial al fotógrafo norteamericano Tom Hussey, “Me siento como si acabara de volver de la guerra. Me miro en el espejo y veo a un viejo”. Este emotivo encuentro inspiró su aclamada serie de fotografías Reflections, en las que personas mayores se miran en el espejo y contemplan una versión joven de sí mismos.

Las fotografías de Tom Hussey propician una emotiva reflexión sobre cómo nuestro pasado habita dentro de nosotros. En la mirada de nuestros mayores sigue viva la llama de todo lo que un día fueron, y pese a esa irremediable separación entre la mente y el cuerpo, el arte es capaz de mostrarnos que los sueños, desengaños, encuentros e historias de sus vidas son también los de las nuestras.

Ahora tienes la oportunidad de mostrarnos tu propia visión sobre cómo la lectura es capaz de unir a las generaciones con lazos que traspasan el tiempo. Envíanos tu foto para la II edición del Concurso de fotografía “Lectura. Conectando Generaciones”

Aún te quedan 6 días para participar.

Envíanos tus fotos a tulectura@unileon.es